23 de enero de 2020, 6:58:57
Medio Ambiente


Solà: "La eficiencia energética es una oportunidad de crecimiento"

Por C.M.G.

Martí Solà es el nuevo director de la Fundación Gas Natural Fenosa. En esta entrevista explica su visión sobre la relación entre la energía y el medio ambiente, así como las oportunidades de negocio que está generando, la temática del último seminario que ha realizado la fundación en Madrid.


¿Qué objetivos tiene al frente de la fundación?
Desde la Fundación Gas Natural nuestro objetivo es la información, la sensibilización y la divulgación en temas de energía, medio ambiente y sociedad. Para nosotros desde el punto de vista de la energía hay tres pilares fundamentales: los costes, el medio ambiente y la seguridad del suministro. Toda nuestra dedicación y nuestros recursos los dedicamos a este punto, porque entendemos que la sociedad tiene que comprender que la energía no es gratuita, que cuesta, que tiene efectos sobre el medio ambiente y que hay que buscar equilibrios sobre los tres puntos que antes comentaba. En la fundación venimos desarrollando seminarios como este, 'La energía y el medio ambiente como oportunidad empresarial'. Concretamente, en Madrid llevamos desde 2001 haciendo este tipo de seminarios y hemos realizado 37 ya. Queremos dedicarnos también a otro tipo de público. Trabajar con escuelas para sensibilizar a las personas desde una edad temprana en todos estos temas. Además, tenemos un Museo del Gas, en el que explicamos la historia de nuestro grupo desde 1843 hasta ahora. El último hito importante es la fusión con Unión Fenosa. En este museo hay una parte que llamamos 'las herramientas del futuro' en la que nosotros hacemos una visión de cómo van a ser la energía y el medio ambiente en los próximos diez años. Queremos que esta sección sea itinerante para que llegue a más público.

¿Cómo va a ser la energía dentro de diez años?
Siempre hablamos del mix energético, concepto que nos viene a decir qué energías hay en cada uno de los países. El mix es cuestión de política energética. Los Gobiernos apuntan y priorizan unas energías frente a otras. En el caso español se han dedicado muchos recursos a la energía eólica y en estos momentos se está viendo que quizás el impulso ha sido desmesurado y que esto ha provocado que tengamos un déficit de tarifa que ronda los 30.000 millones de euros. La política debería consistir en atajar este déficit para que no crezca. Aquí se pone una vez más de manifiesto los tres pilares que comentaba anteriormente: económico, medioambiental y seguridad de suministro. Estos pilares tienen que tener una sostenibilidad, porque si no, los ciudadanos tienen que pagar más por la energía de lo que podría costar. 

La temática del curso que se ha impartido en Madrid trata sobre las relaciones entre energía y medio ambiente y las oportunidad empresariales vinculadas. ¿Qué nichos hay?
Hay distintas líneas. La eficiencia energética es un factor de actualidad porque recientemente el Gobierno español ha aprobado unos reales decretos de eficiencia energética y de rehabilitación de edificios. Aquí hay una oportunidad de crecimiento del producto interior bruto muy importante. Concretamente, el instituto de la diversificación y el ahorro energético (IDAE) ha hecho un estudio para el periodo 2012-2020 y da un dato muy interesante. Dice que el número de nuevos empleos dedicados a eficiencia energética en este período será de 380.000. Aparte en junio hemos conocido un dato de empleo que es esperanzador. A ver si conseguimos que el empleo pueda despegar, y que la energía y la eficiencia energética colaboren en esta mejora. 

Se ha referido al déficit de tarifa y lo ha achacado a las renovables, pero influyen más factores, ¿no es así?
Históricamente podemos analizar el déficit de tarifa: este se inicia porque con lo pagan los usuarios en el recibo de la luz no se cubren los costes de la energía y por unas cuestiones de contención del IPC se fue creando este déficit, pero se ve un despegue muy importante cuando aparecen las energías renovables. El Gobierno ya ha aplicado medidas para reducir las primas a este tipo de energía. Pero se da una paradoja y es que estas energías, viento y sol, son intermitentes. Cuando no tenemos viento y sol tiene que haber otras energías dispuestas a entrar y poder satisfacer las necesidades de los usuarios, y en estas energías la potencia está infrautilizada. Esto hace que haya que tener duplicada la potencia y hay que pagarlo. De ahí que se haya generado este déficit de tarifa.


De qué manera están superando estos inconvenientes países que están apostando por las energías renovables, por ejemplo, Alemania.

Como decía anteriormente, el mix energético de un país es una cuestión de política. El Gobierno prima unos tipos frente a otros. Francia es un ejemplo muy claro. Ha apostado por la energía nuclear y es uno de los países con el precio de la electricidad más competitivo. Todas estas alternativas pueden hacer que determinados países en determinados momentos no sean competitivos. Estados Unidos, por otra parte, con el shale gas (procedente del fracking) están teniendo la energía muy económica. ¿Qué ocurre? Que en otros países, como Alemania, el precio de la energía es más alta. Y hay empresas intensivas energéticas, como pueden ser las de productos químicos que plantean realizar sus inversiones en un país o en otro en función de los costes energéticos

Pero también hay que tener en cuanta el medio ambiente y pensar en el largo plazo...
Sin duda, cualquier medida tiene que tener en cuanta el medio ambiente, como comentaba antes. Está como condición sine qua non. No se puede desarrollar una política energética prescindiendo del medio ambiente. Lo primero es la seguridad y el medio ambiente, pero dentro de esto se pueden elegir múltiples alternativas. 

Volviendo a la eficiencia, qué podemos hacer también a nivel ciudadano, industrial, público...
La industria tiene mucho trabajo ya realizado porque, como comentaba antes, los costes finales de una empresa tienen mucho que ver con su coste energético y se ha hecho mucho en este ámbito. Ahora bien queda mucho trabajo por hacer en las viviendas, en el sector terciario, los hospitales, locales comerciales... Y hay otro factor muy importante como es la movilidad, que es una asignatura pendiente y un factor muy importante porque afecta a la salud de los ciudadanos. En este sentido, estamos apostando por el vehículo a gas. Aquí hay un potencial muy importante. Desde hace años, Madrid es uno de los lugares donde más se ha hecho en el transporte público. Pero en España hay 3.200 vehículos a gas natural, mientras que Italia tiene 700.000. Si nos comparamos con Alemania, 95.000. Es decir, el trabajo que nos queda por hacer en el sector del transporte es muy importante. También ha aparecido el vehículo eléctrico. El de gas natural es un sector que tiene que despegar. Ya podemos ir a un concesionario y adquirir un vehículo a gas natural. Al vehículo eléctrico le falta todavía vencer una serie de barreras, como las baterías, las zonas  de carga, pero a medio plazo va a ser una solución también para las ciudades como lo es el gas natural ahora. En el sector del taxi, el gas está muy difundido y es un sector que a corto plazo va a despegar.

¿Cómo cree que será el sector energético dentro de cincuenta?

Hacer previsiones a muy largo plazo es muy difícil y las probabilidades de equivocarse son muy altas, porque están saliendo nuevas cosas. Ahí está Estados Unidos, que antes era un país importador de gas natural y ahora está siendo exportador. Las tecnologías están avanzando y hacer previsiones a cinco o diez años es para equivocarse, seguro.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es