23 de agosto de 2019, 4:51:31
Social


La tutela no cierra por vacaciones

La Agencia de Tutela de Adultos ha atendido a 6.300 personas desde su creación en 1995

Por Alberto Grados

La tutela no cierra por vacaciones. Casi 2.200 adultos que han sido declarados por sentencia judicial como personas con limitaciones físicas o mentales están siendo tutelados por la Comunidad de Madrid, que mantiene este recurso social al cien por cien durante el verano.


Hasta 43 personas mayores de 45 años y con discapacidad intelectual gravemente afectadas, viven día a día en la Casa Familiar 'San Francisco de Asís', situada en el número 12 de la plaza de la Marina Española, entre plaza de España y Santo Domingo.

Ver la televisión, leer el periódico, pintar o realizar diversos talleres forma parte de la vida cotidiana de estas personas, siete de ellas tuteladas por el Gobierno regional, que buscan siempre la mejor compañía y atención de los encargados del centro, dependiente de la Comunidad a través de conciertos.

 El director de la instalación, Antonio Luis, asegura que "es importante resaltar esta labor de tutela y custodia de estas personas que en la mayoría de los casos no tienen ningún referente".

En la misma línea se ha expresado Jesús Mas, director general de la Agencia Madrileña de Tutela de Adultos, que califica de "valioso" este recurso social que atiende en la actualidad a 2.191 adultos que han sido declarados por sentencia judicial como personas incapaces de administrar sus bienes y valerse por sí mismas. Esa cifra asciende a 6.300 adultos atendidos desde la creación de la Agencia en el año 1995.

Dice Mas que "el fin último es la integración en la sociedad" de estas personas con capacidad legal limitada como consecuencia, principalmente, de enfermedad mental, discapacidad intelectual o diferentes grados de demencia asociada a la vejez.

Además, "en muchos casos se encuentran en situaciones de desamparo", como ha destacado el director de la Agencia.

Pisos tutelados
Como la residencia, que a finales de año se trasladará a Torrelodones, los franciscanos también supervisan el funcionamiento de dos pisos habilitados para ocho personas que, aunque con apoyos sociales, pueden manejarse para desarrollar las labores diarias y emprender una vida independiente.

Jesús Mas visitó el situado en el número 5 de la calle Fomento en el que viven ocho adultos con diversas limitaciones, seis de ellos tutelados por la Comunidad.

Allí, recibió varios regalos como un cuadro o unos textos realizados por dos de los inquilinos de la casa que supone, como señaló Antonio Luis a Madridiario, un gasto de 1.250 euros por plaza al mes entre el mantenimiento, el personal o el alquiler.

"Son pisos que hacen mucha falta. Madrid debería tener más", señalaba Carmen López, una de las psicólogas de 'San Francisco de Asís' que detalló el funcionamiento diario de una casa en la que "se pretende hacer una vida normal".

Así, asegura que cada miembro del piso suele realizar un rol: "uno cocina y otro controla si está todo el mundo", comenta; y que todos "se organizan perfectamente solos durante los fines de semana".

De lunes a viernes reciben la visita de una educadora con la que, por ejemplo, suelen salir a hacer la compra, además de recibir la atención de un trabajador social o un psicopedagogo. La vida para estas personas es tan normal que, incluso, obstentan en la actualidad la presidencia de la comunidad de vecinos que dirigen a ellos todas las quejas o demandas.

Tanto los pisos como la residencia son recursos que pertenecen a la red pública regional de atención social de personas con discapacidad o enfermedad mental, que dispone de más de 16.000 plazas, tal y como destacó Jesús Mas.

Afirmó que, del mismo modo, la apuesta de la Comunidad de Madrid por reforzar este sistema de protección de adultos "vulnerables" se ha traducido en que se haya incrementado un 31 por ciento el presupuesto para este año respecto a 2006. "Aquí se cumple con una atención de calidad para unas personas que sobre todo buscan cariño y afecto", concluyó.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es