26 de octubre de 2021, 12:01:51
Distritos


Un Colegio para todos los madrileños

Por Enrique Villalba

El Colegio de Arquitectos de Madrid ultima los detalles de su nueva sede, situada en las antiguas Escuelas Pías de San Antón, dos años y medio después del inicio de las obras. Entre otros proyectos, está negociando con el Ministerio de Fomento la instalación de una parte del Archivo del Museo Nacional de Arquitectura. La ya ex decana de la institución, Paloma Sobrini, mostró a Madridiario, cuando aún regía la organización,estas instalaciones.


El proyecto ha sido posible gracias a una negociación a tres bandas entre el COAM, el Ayuntamiento de Madrid y FCC. La organización colegial recibe la concesión municipal por 75 años de los dos edificios históricos protegidos, con un nuevo diseño. El Consistorio se hace con un inmueble nuevo de 8.000 metros cuadrados y seis plantas en el que se ubicarán los siguientes equipamientos, costeados con dinero reservado del Fondo Estatal de Empleo y Sostenibilidad Local de 2010: una escuela infantil, un centro de día, un centro de mayores, una piscina, una sala de ejercicios y un mirador. Está previsto que se concluyan para finales de junio. El coste de la obra (28,1 millones) lo asume la constructora, que recibe a cambio la sede del COAM de la calle Barquillo (25 millones de euros) y el resto en función de la venta de las plazas de aparcamiento con que contará el nuevo complejo.

El ábside de la iglesia de San Antón se apoya en las Escuelas PíasEl arquitecto del proyecto, Gonzalo Moure, ha trabajado sobre 35.000 metros cuadrados edificados, divididos en cuatro ámbitos: la iglesia de San Antón, el edificio municipal y los dos edificios colegiales. El primer paso que hubo que resolver fue la estabilidad del ábside del templo, cuya cimentación estaba apoyada en los muros del colegio. Moure ideó un armazón de hormigón armado para contener el empuje de la estructura de la iglesia. La reforma continuó con la construcción de un aparcamiento de 480 plazas alrededor del jardín sobre talud ubicado en el patio central del complejo. 120 aparcamientos corresponderán al Colegio, 80 al Ayuntamiento y el resto se pondrá a la venta como estacionamiento para residentes al precio que fije el Gobierno municipal.

Estancias de una de las plantas del complejoUn museo nacional
Los dos edificios colegiales sobre rasante pretenden ser permeables a la naturaleza y al ser humano. La luz natural se introduce a través de amplios ventanales para aprovechar la iluminación y el uso energético. El patio ajardinado es el punto de atracción de un complejo con varios accesos (calles Farmacia, Hortaleza y Santa Brígida) que incardina los caminos entre inmuebles. El cuerpo principal del ámbito tiene forma de 'L', con cinco plantas y dos sótanos. La institución colegial ocupará 6.000 metros cuadrados en los niveles bajo, primero y segundo. El inferior, a ras del jardín, iba a reservarse para un salón de actos de 200 butacas y una sala de exposiciones. Según Sobrini, en estos momentos, se está negociando con el Ministerio de Fomento la instalación de una parte del Archivo del Museo Nacional de Arquitectura. Si la operación se culminase, el salón de actos se llevaría a la segunda planta y se reservaría todo este nivel para un espacio expositivo basado en planos, libros y pantallas interactivas.

Plataforma flotante del inmuebleLa primera planta, a pie de calle, acogería un recibidor, una zona expositiva, espacios de atención al público (oficina de certificación de licencias y oficina de concursos, entre otras) y un pasaje conductor en forma de puente cubierto sobre el jardín que conecta con el segundo edificio, denominado 'El Cubo'. La segunda altura acogería despachos, oficinas, salas de juntas y el presumible salón de actos. Estas instalaciones estarían a disposición de los inquilinos del tercer y cuarto nivel (6.000 metros cuadrados con accesos propios). Según Sobrini, "compartir espacios con otros colegios permite aprovechar sinergias y mejorar el diálogo entre profesionales para fomentar proyectos conjuntos". Hasta ahora, han mostrado interés por alquilar espacios los colegios de Geólogos y Químicos, y la Unión Interprofesional. Del mismo modo, también se ubicarán aquí instituciones vinculadas al Colegio como la Fundación (para lo que tendría que vender su sede de la calle Piamonte), la Caja de Arquitectos y la aseguradora de salud; así como la asociación de antiguos alumnos del Colegio San Antón. Los alquileres servirían como fuente extra de financiación.

TEl techo del edificio está compuesto de dos telas de teflón y una lámina de vidrioecho de teflón
La quinta planta y última tiene techo acristalado con una doble capa de teflón resistente, se convertirá en un mirador del barrio de Universidad. El Colegio pretende arrendar buena parte de este espacio, que cuenta con un jardín que lo bordea, a un restaurante gourmet. Además, estudia ubicar en el resto del espacio, incluida una plataforma flotante, un vivero de empresas destinado a emprendedores que creen proyectos relacionados con la arquitectura, la biblioteca y el servicio histórico de la institución.

El edificio del cubo acogerá una cafetería, un conservatorio y un salón de música'El Cubo' será un área estancial del nuevo Colegio. Tendrá accesos desde la calle y desde el puente sobre el talud ajardinado. A uno de los lados de este último acceso, sobre una plataforma estructural, se ha situado una escultura de César Portela que asemeja a un ángel (al que, cariñosamente, los obreros han bautizado como Paula). La estructura se erige en cinco plantas. La baja, también al nivel del jardín, será la cafetería del complejo y la primera, la librería. El resto se le cede al Ayuntamiento para que ubique en ellas un conservatorio y una sala de música de cámara.

Techos de cemento visto se combinan con paredes de granitoLa antigua fachada de San Antón
Los edificios colegiales cuentan con las últimas tecnologías para dotar al complejo de un mayor rendimiento energético, un mínimo impacto medioambiental y una total accesibilidad. Las paredes interiores que dan al patio están construidas con dobles hojas de cristal que permiten retener el calor en invierno y mantener una temperatura adecuada en verano. Tanto estas, como las paredes vidriadas interiores cuentan con estructuras de madera que sirven a un doble propósito: evitar el deslumbramiento y convertirse en espacio expositivo. Las tuberías vistas apoyan este acondicionamiento térmico, mientras que la climatización y el resto de servicios (luz, agua, teléfono) recorren falsos suelos. El techo de hormigón es visto y va a juego con las paredes, recubiertas de granito.

El mirador del complejo permite conocer las alturas del barrio de UniversidadLos inmuebles colegiales serán concluidos en las próximas semanas. La licencia de actividad ya está solicitada, con lo que, según Sobrini, el COAM podría estar funcionando después del verano. Desde el Colegio estiman necesario realizar algunas actuaciones urbanísticas para poner en valor el inmueble, que consideran se convertirá en referencia desde su apertura. Entre otras peticiones, consideran que habría que cambiar de sentido la circulación de la calle de Santa Brígida o, incluso, peatonalizarla. "No queremos un centro cerrado, sino un espacio abierto a todos los ciudadanos. Los profesionales somos parte de la sociedad y tenemos que abrir nuestras instituciones para que los madrileños puedan hacer uso de ellas", concluye Sobrini. El actual decano, José Antonio Granero, coincide con Sobrini. "La sede es una extraordinaria demostración de cómo un edificio sirve plenamente a sus funciones y a la ciudad, dentro de un presupuesto establecido", sentencia.

El único trabajo pendiente es la remodelación y limpieza de la fachada de la iglesia de San Antón. Cuenta con dotación presupuestaria y permiso de la comisión de Patrimonio municipal. El Colegio quiere que la iglesia recupere su imagen original, basándose en escritos y dibujos de la época. Principalmente, habría que colocar las pilastras y los adornos originales. El proyecto está a la espera de que el departamento de patrimonio del Arzobispado de Madrid dé el visto bueno a la operación.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es