6 de diciembre de 2019, 18:46:41
Distritos


Gallardón arrincona al coche con la bici

Por Enrique Villalba

El candidato del PP a la reelección en la Alcaldía de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presentado este lunes su plan de infraestructura ciclista. Si gana las elecciones, construirá un mallado de 500 kilómetros de vías para bicicletas que unirá todos los distritos de la ciudad, quitando espacio al coche.


La propuesta pretende crear una red básica de vías que se añada a los 250 kilómetros de carril bici ya existentes. El candidato logra así un cuádruple objetivo. En primer lugar, incentiva el uso de la bici. Según los cálculos del equipo de Gobierno, puede multiplicar su uso por diez en cuatro años, pasando a representar un 0,3 por ciento de la movilidad a un 3 por ciento. Colateralmente, reduce la capacidad de las vías del centro para el acceso al coche. Ruiz-Gallardón ha utilizado siempre la estrategia disuasoria para disminuir el número de coches en el centro, aunque sin tomar medidas estrictas. Los carriles bici se unen a las peatonalizaciones y los carriles bus en este sentido. Esta reducción del acceso fomentará el transporte público. Y la suma de estas medidas reducirá la contaminación. Los planes del candidato popular se articulan en la creación de tres tipos de vías y de un mallado jerarquizado de caminos para la bicicleta.

Los tres tipos de vía que responderán a las necesidades técnicas que requiera la red en cada lugar. Las más importantes son los carriles segregados en calzada. Actualmente, existen carriles segregados en aceras, como en Serrano u O´Donnell. La separación en carretera responde al criterio de no restarle espacio al peatón. Para ello, quitarán en vías principales que ya contaban con carril bus, un segundo carril. De esta manera, permitirán al transporte público transcurrir por una vía propia diferenciada de las de automóvil con aletas de tiburón. Las bicicletas recorrerán la senda más cercana a la acera. El equipo de Ruiz-Gallardón todavía no sabe cómo diferenciará ambos carriles separados.

La M-10 de la bici
Los otros dos tipos de carril son las ciclocalles y los ciclocarriles. Su diferencia principal es que los primeros transcurrirán por calles de un solo carril, y  los segundos por calles de varios carriles. La estrategia de movilidad en este caso es habilitar un carril en el que coches y bicis compartan tráfico. En ellos, habrá señalética especial y la velocidad estará limitada a 30 kilómetros por hora.

Carril bici en Marqués de CorberaLa distribución de este tipo de vías también tendrá tres disposiciones. En primer lugar, los populares crearán una M-10 de la bici de 16 kilómetros que recorrerá los bulevares. Este primer cinturón tendrá por itinerario: Génova, Sagasta, Carranza, Alberto Aguilera, Marqués de Urquijo, Ferraz/Pintor Rosales, Bailén, Gran Vía de San Francisco, ronda de Toledo, ronda de Valencia, ronda de Atocha, paseo del Prado y paseo de Recoletos. Casi todo el recorrido en bicicleta se hará por carriles segregados en calzada, lo que reducirá a dos los carriles de tránsito de vehículos privados. Pero el trazado para la bici también pasará por zona verde (como en el paseo de Pintor Rosales) y ciclocarriles (como en el viaducto y la Gran Vía de San Francisco). Esta M-10 también se estructurará en los carriles de autobús.

Un carril por la Castellana
La segunda medida del alcaldable será crear 9 ejes ciclistas conectores de los distritos de la ciudad que responderán también a la filosofía de los carriles segregados en calzada. Se extenderán a lo largo de casi 90 kilómetros y serán los siguientes: Toledo- Bailén- Paseo de Moret- Moncloa; Bravo Murillo- Santa Engracia; Méndez Álvaro; Paseo de la Castellana- Colón- Plaza de Castilla; Puerta del Sol- Alcalá- Plaza de la Independencia- O´Donnell; Marqués de Viana- Sor Ángela de la Cruz- Alberto Alcocer; Menéndez Pelayo- Comercio; Atocha- Puerta del Sol; Carrera de San Francisco- Cavas- Mayor. En particular, el delegado de Movilidad municipal, Pedro Calvo, explicó que el paseo de la Castellana incluirá los carriles bici en los laterales de la vía, lo que reducirá en algunos tramos a un carril las sendas para automóviles (porque el tercer carril está reservado para el autobús).

Carril bici en la calle de los Hermanos García NoblejasLa última estrategia será la creación de un enorme mallado de ciclocalles y ciclocarriles secundarios por toda la ciudad que añadirán un poco menos de 400 kilómetros a la red. De esta manera, Ruiz-Gallardón pretende que Madrid cuente en 2015 con 750 kilómetros de carril bici, 175 más que los comprometidos para la candidatura olímpica de Madrid 2016.

El candidato a la reelección explicó que tienen otros proyectos de Gobierno en el apartado de la bicicleta. Cuando haya capacidad económica, pretenden implantar el sistema de alquiler de bicicletas 'Mybici' y ampliar la red de aparcabicis, que ya cuenta con 10.000 plazas. Por último, propondrán un censo voluntario de bicicletas para mejorar la recuperación de estos medios de transporte.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es