12 de diciembre de 2019, 0:16:25
Deportes


El Madrid, mejor sin Ronaldo

Por Pedro Fernández Vicente

Lejos de padecer la ausencia del portugués, el Real Madrid, disfrutó de un partido de conjunto que dominó y ganó con soltura. La jornada fue buena también para el Atlético de Madrid que hizo recordar tardes de gloria a sus seguidores. La parte negativa de los equipos madrileños de primera la puso el Getafe que perdió en Gijón.


Tarde triunfal y además de conjunto para un Madrid que reivindicó el balón como propio y supo manejarle. Desde hace mucho tiempo venimos diciendo que  el individualismo de Ronaldo perjudica y mucho al juego de conjunto del equipo. Ayer se vio con claridad. Ozil, con espacio para moverse y sin ser eclipsado por Ronaldo, por el que pasan todos los balones de ataque y pierde más del sesenta por ciento de ellos, se convirtió en el organizador que necesita el equipo de Mouriño.

Si Cristiano, con la calidad que tiene, entrase en ese esquema, en esa forma de jugar y lo hiciera como uno más, veríamos  un juego espectacular, pero el individualismo que tantas veces hemos criticado es un inconveniente para llevar a cabo un juego como éste, el exceso de regates no le permite jugar al fútbol. Mou tendría que dar unos días de descanso al astro portugués. Pero eso no va a ser tan fácil como con Kaká, porque este es la estrella de la selección portuguesa.

Benzema notó esa circulación de balón, esa velocidad que se imprimió al equipo entre Xabi, Granero, Di María, Marcelo y por supuesto Ozil. Buen trabajo de Adebayor.

El Real Madrid marcó tres goles, falló un penalti, mando dos disparos al poste y tuvo un sin fin de llegadas al área del Racing. Tanto iba el cántaro a la fuente que en el minuto 23 una magistral jugada entre Di María, Ozil y Adebayor terminó con el 1-0 en el marcador. Creo que nunca hemos visto al Madrid marcar un gol de estas características en esta temporada. El 2-0 un pase inteligente de Ozil que terminó Benzema.

En esta primera parte solo podemos recordar una gran jugada del Racing. Giovani llegó después de varios pases hasta el área blanca y puso un balón en la cabeza de Kennedy que envió fuera.

En la segunda parte salieron más relajados y Xabi hizo un penalty al propio Kennedy que cedió el lanzamiento a Pinillos. Casillas adivinó el recorrido del balón y lo paró. Mal se ponían las cosas para los locales. Menos mal que volvió a aparecer Kennedy en el minuto 71 y terminó con habilidad un pase a la espalda de los defensas blancos y puso el 1-2 en el marcador. Pero duró poco tiempo la alegría cántabra porque en el 77 Benzema recibió de Di Maria y dejó el marcador en el 1-3 definitivo. También el Madrid tuvo la ocasión de tirar un penalty hecho a Di María pero Adebayor, que ayer no tuvo su día, lo falló.

Creo que la parroquia blanca espera ver este juego en otras ocasiones con o sin Ronaldo.

El Calderón todavía recuerda los cánticos. Jugaron los tres y se les notó. Reyes, Forlán y Agüero. Entre los tres destrozaron al Villarreal. Tres goles que le han dado al Atlético la victoria, un punto de confianza, que tanta falta les hacía, y les aproxima a los puestos europeos, su gran reto de esta temporada. Reyes, que se ha convertido en el gran organizador y creador de los rojiblancos, fue el primero en ver la portería contraria y en el minuto 5 hizo el 1-0.

Los aficionados se rindieron ante un golazo que pasará a la historia como aquel que marcó Zidane en la final de la novena copa de Europa del Real Madrid. Un gol de una belleza que seguro marcará una época. Nadie podrá olvidar el gol de Reyes al Villarreal. Magistral. El estadio lo celebró. Pero por muy bonito que fuera fue solo un gol y sol vale eso para la estadística. Y, aunque más modesto, en el minuto 34, Rossi con un disparo potente, pero más normalito empató el partido.

Fue preciso esperar a la segunda parte, pero llegó. En el 69, fue Agüero, el otro protagonista de la noche, aprovechó un pase de Filipe para superar a Diego López por alto, que ya es difícil, y poner el marcador en 2-1. Todo iba viento en popa para los locales que estaban que lo bordaban y en el 71 Forlán, abandonó la sequía goleadora al finalizar una pared con Reyes.
El Atlético de Madrid tuvo en todo momento el domino del encuentro y ganó por méritos propios.

En Gijón, el Getafe, estuvo a merced del Sporting. El encuentro estuvo dormido durante más de veinte minutos. Los de casa tenían muchas necesidades de ganar pero no encontraba el camino y los minutos pasaban sin que se viera fútbol. Pero las cosas cambiaron  y los propietarios del terreno se lanzaron contra los madrileños que no podían sujetarlos. En el 31 llegó el primer tanto de los locales. Fue De las cuevas el que se encargó de poner el 1-0 en el marcador. Como la presión seguía, en el 41 llegó el segundo obra de Castro y casi hay un tercero de Barral, que encontró un pase de Cases, pero se le marchó fuera.

El segundo tiempo fue similar. El Sportíng apretaba y el Getafe no sabía como deshacerse de los asturianos. A partir del minuto 15, los azulones recuperaron un poco de dominio pero siempre lejos del área y sin crear problemas.
Al final el Getafe vuelve a perder fuera de casa.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es