24 de agosto de 2019, 18:03:07
Sucesos


Una reyerta entre porteros, posible causa del tiroteo mortal en 'Heaven'

Por MDO/Agencias

La Policía Nacional cree que el tiroteo que se produjo en la madrugada de este lunes en la discoteca "Heaven. Sala Palace" de Madrid se debió a un ajuste de cuentas entre dos clanes que intentan controlar la seguridad de los locales de ocio nocturno de la capital.


El tiroteo tuvo lugar en las proximidades de la discoteca, situada en la calle de la Priora junto a la Plaza de Isabel II, en Madrid. Según las primeras hipótesis policiales, Carlos M.H., el presunto homicida, español, con antecedentes por tenencia de armas, amenazas y lesiones, acudió a la discoteca 'Heaven' a "solucionar" alguna cuestión relacionada con el mundo de la delincuencia, concretamente de la extorsión y de las luchas de poder entre las mafias de porteros de discotecas. El resultado fue una brutal paliza de los encargados de seguridad del local, que entre otras lesiones, le provocaron la rotura del tabique nasal. Sangrando, Carlos M.H., regresó a su vehículo, cogió de su interior una pistola Glock, del calibre 9 milímetros, y regresó a la discoteca, donde tiroteó a los fallecidos.

Según las primeras investigaciones, el agresor disparó a trata Catalin Estefan, alias 'Cata', de 31 años de edad y nacionalidad rumana a quemarropa en el cuello. La herida le provocó la muerte prácticamente en el acto. La víctima quedó tendida en las puertas de la discoteca que vigilaba y cuando llegaron los sanitarios del Samur no pudieron hacer nada por su vida. 'Cata' era portero de 'Heaven Palace'. Tenía antecedentes por secuestro y, según estiman estas mismas fuentes estaba considerado un importante jefe de la mafia de rumanos y búlgaros que se dedican en Madrid a controlar el tráfico de drogas en las discotecas a través de la seguridad privada de los locales y de la extorsión a empresarios.

Persecución
Tras disparar, Carlos escapó y el resto de porteros de discoteca de la zona comenzaron una persecución, para la que avisaron a otros colegas que controlaban en ese momento el acceso a la discoteca Joy Eslava. En plena carrera, Carlos se revolvió y disparó a sus perseguidores, impactando a  Alejandro Muñoz Rojas-Marcos, español de 24 años, desvinculado de actividades delictivas -según fuentes policiales-, relaciones públicas de la Joy Eslava e hijo de un conocido médico español, en el costado. Tras el suceso, Alejandro fue trasladado por el Samur al Hospital Gregorio Marañón, donde murió mientras era intervenido quirúrgicamente.

Agentes del Grupo Décimo de Homicidios y cinco dotaciones del Samur-Protección Civil se acercaron al lugar de los hechos. Carlos M.H. fue arrestado cuando huía hacia su coche, aparcado en la calle de Maestro Victoria. Se le intervino una pistola. Cinco personas, aparte de los finados, tuvieron que ser atendidas por diversas heridas. Uno de ellos, que se encontraba en el interior de la discoteca fue atendido de una herida de bala en el muslo izquierdo, que fue trasladado al Hospital de la Concepción. Otro tenía una herida contusa en la cabeza de la que fue dado de alta en el lugar de los hechos.

Vinculado al 'caso Coslada'
Con respecto a 'Cata', la revista 'Interviú' publicó el pasado mes junio un reportaje en el que aparecía el fallecido fotografiado en la boda de otro delincuente búlgaro. A ese enlace también acudió Carlos Nogales Romeo, el que fuera titular del Juzgado número 3 de Coslada y al que se investiga por su relación con Ginés Giménez, el ex jefe de la Policía local de Coslada. El juez Nogales, según relata la revista, se mostró muy afectuoso tras la ceremonia con el novio y el hombre fallecido la pasada madrugada.

La Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) de Madrid ha puesto a disposición del Juzgado que investiga la corrupción policial en Coslada grabaciones telefónicas en las que el juez Nogales y Ginés Giménez mantienen una cordial conversación. En la misma, el magistrado anuncia las presiones que va a ejercer sobre una joven que había denunciado a uno de los policías que integraban 'El Bloque', la red de corrupción policial a las órdenes de Giménez vinculada presuntamente a la prostitución y el tráfico de drogas, entre otros delitos.

Tanto el presunto homicida como Catalin Stefan Craziun son 'viejos' conocidos de la Policía. Carlos M.H. tiene 34 años y luce estética 'skin head', con pelo rapado y grandes patillas. Cuenta con antecedentes por tenencia de armas, amenazas, lesiones y robo con fuerza.

Asesinatos
Por otro lado, la Policía ha descartado que el hombre hallado la madrugada de este lunes herido con un disparo de bala en el número 6 de la calle Puebla esté relacionada con el tiroteo desarrollado en la sala 'Heaven'. El hombre fue herido de bala en la cabeza por un arma de fogeo la pasada madrugada, según fuentes de la Policía, que investigan ahora las circunstancias del suceso.

Al respecto, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mostró este lunes su preocupación por los últimos asesinatos cometidos en Madrid, aunque se ha mostrado cauteloso a la hora de pronunciarse sobre un hipotético recrudecimiento de la delincuencia.

Además, reconoció que los 70 homicidios cometidos en Madrid el pasado ejercicio no hacen de 2008 "un buen año" respecto a las cifras de 2007, pero que, en todo caso, "está muy lejos de los datos de asesinatos que hubo en Madrid en 2002", cuando gobernaba el PP. Al respecto, el portavoz del Grupo Popular en la Asamblea, David Pérez, ha afirmado lamentado que Rubalcaba se remita a datos de hace siete años para justificar el aumento en un 20 por ciento de los homicidios en la región.  Según David Pérez, "lo que los madrileños esperan del Ministerio de Interior es que dé respuesta a la inseguridad de hoy en día, no que busque justificaciones en el pasado remoto".

La discoteca Heaven en la que se desencadenó el tiroteo, cumplía la legalidad administrativa, ya que tenía la licencia de funcionamiento y actividad en regla desde 1981, según informó la Junta de Distrito Centro del Ayuntamiento de Madrid. No obstante, otras fuentes aseguran que tenía alguna denuncia policial menor por haber sobrepasado el aforo del local, situado en la calle Isabel II de la capital.

El hombre detenido anoche conocido como Carlos M.H, se ha negado a declarar en el día de hoy ante la Policía, según informó la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

El arrestado, de 36 años, y de nacionalidad española, tenía antecedentes por tenencia ilícita de armas, municiones y explosivos; amenazas, coacciones, lesiones y robo con fuerza. El hombre, un conocido delincuente, se negó a prestar declaración ante la Policía, después de salir del hospital, al que llegó con contusiones tras el suceso.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es