www.madridiario.es
Alumnos en el colegio María Inmaculada de la Asociación de Escuelas Católicas.
Ampliar
Alumnos en el colegio María Inmaculada de la Asociación de Escuelas Católicas. (Foto: Escuelas Católicas)

Premio Iniciativa Educativa: Escuelas con pasado volcadas en la innovación

La Asociación Escuelas Católicas de Madrid reúne 350 colegios, 210.000 alumnos y 15.000 profesores. La solera de algunos de sus centros no es óbice para que la principal apuesta sea la innovación pedagógica. El jurado de los Premios Madrid ha reconocido su labor con el Premio Madrid Iniciativa Educativa por sus programas innovadores de enseñanza.

Escuelas Católicas de Madrid nació en 2004, pero su origen se remonta a 1957. Aglutina labores de asociación, patronal, asesoría o fundación y todo ello para dar servicio a 350 centros concertados asociados, entre los que se encuentran congregaciones como los jesuitas, los escolapios, los salesianos o los maristas... "Nuestra escuela siempre ha sido muy abierta, tolerante y plural", asegura Emilio Díaz, secretario general de la asociación. Se trata sobre todo de centros que llevan décadas, si no siglos, demostrando su compromiso por la educación, con un perfil diferente a la llamada 'nueva concertada', que utiliza concesiones temporales de terrenos y en ocasiones tiene detrás a fondos de inversión.

La labor principal de Escuelas Católicas es dar soporte en todo lo que necesitan sus centros y representarles ante las instituciones y en los diversos consejos en los que participan. La asociación ofrece asesoramiento jurídico y laboral, pero el servicio más importante es el pedagógico, que desarrolla en diversos programas a los que se pueden unir sus centros, así como la labor formativa del profesorado. El programa bilingüe BEDA llega a 250 centros en Madrid y a 500 en toda España y en los campeonatos deportivos de Escuelas Católicas participan 105 colegios y 11.000 alumnos solo este año. Por su parte, el de Artes Escénicas "tiene un gran futuro", según Díaz.

La estrella, no obstante, es el programa de innovación 43,19, que recoge su nombre de un versículo de Isaías: "Algo nuevo está brotando. ¿No lo notáis?". "Estamos trabajando en una innovación que para poco en las herramientas y se detiene mucho en la mentalización. Estamos hablando de inteligencias múltiples, de estimulación temprana. Todo esto no sirve de nada si no tienes previamente una mentalización del claustro y del equipo directivo", explica Díaz.

Se trata de que el profesor deje la tiza y la pizarra y se convierta más bien en un orientador del aprendizaje de los alumnos. "Es evaluación continua, aprendizaje continuo, una evolución constante y mucha exigencia. La innovación es muy complicada, necesita mucho trabajo. No es ningún chollo para el profesor, que tiene que multiplicarse, tiene que estar en lo que habla uno, lo que habla otro, ordenar los roles de los miembros del grupo, dividir la materia en distintos niveles en función de la mesa. Y exige por parte del profesorado mucha formación y preparación continua. No vale lo de 'abran el tema por tal página'". En la actualidad, este método se está implantando gradualmente en todos los colegios de Escuelas Católicas de Madrid, y 15 de ellos han pasado al nivel dos (de cuatro) del programa, tras ser acreditados por una auditoria externa.

Escuelas Católicas se ha sumado al cambio en el paradigma educativo para seguir siendo una referencia en la educación en Madrid como hasta ahora, pero en un contexto de mayor competitividad entre centros por la baja natalidad, la emigración de muchas familias y una mayor oferta educativa. Y es que el componente religioso continúa siendo un atractivo para muchas familias. De hecho, en el Educabarómetro que realiza la asociación, cuando se pregunta a profesores o directivos por los motivos por los que cree que se elige el colegio las respuestas van desde el prestigio a la disciplina, pasando por el nivel académico y el nivel religioso que ocupa el penúltimo lugar, pero cuando se realiza esa encuesta a las familias la condición religiosa es el segundo motivo más valorado.

Ahora, el objetivo de la asociación en Madrid es "combatir la orfandad política y social" de las escuelas católicas y reivindicar su función en la sociedad. "Hemos hecho ciudad", recuerda Díaz sobre la labor de que vienen haciendo y quieren seguir haciendo estos 350 colegios en la región.

Más información:

Luis Cobos, premio Iniciativa cultural: "Madrid tendría que convertirse en la ciudad de la música"

Banco de Alimentos: el supermercado benéfico más grande de Madrid

Bultaco desarrolla motos eléctricas con tecnología 'made in Madrid'

Felipe VI, José Sacristán y Consuelo Madrigal, entre los galardonados con los XIII Premios Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.