www.madridiario.es

HEMEROTECA

Sueños para todos los gustos

miércoles 18 de marzo de 2015, 07:30h
Dicen que Madrid nunca duerme, pero lo cierto es que cada vez más turistas lo hacen a diario en alguno de sus 1.452 hoteles, hostales y pensiones abiertos a lo largo y ancho de la región. La oferta de camas, una de las mejores de Europa en relación calidad-precio, y la variedad de opciones a la hora de alojarse son dos de los principales alicientes turísticos de la región.
  • Lobby de The Westin Palace

    Lobby de The Westin Palace
    Juan Luis Jaén

  • Lobby del Hotel Ritz by Belmond

    Lobby del Hotel Ritz by Belmond
    Kike Rincón

  • Parador de Alcalá de Henares

    Parador de Alcalá de Henares
    Diego Sánchez

  • Hostales en la Gran Vía

    Hostales en la Gran Vía
    MDO

  • Entrada del Hotel Intercontinental

    Entrada del Hotel Intercontinental
    MDO

  • Turistas llegando a un hotel

    Turistas llegando a un hotel
    Juan Luis Jaén

Buscar un lugar donde dormir es una de las decisiones clave que debe tomar un turista a la hora de planificar su viaje. Por suerte, quienes visitan la Comunidad de Madrid tienen tantas opciones que, casi con toda seguridad, podrán encontrar una que se ajuste a sus gustos y necesidades, por muy específicos que sean. Desde una habitación en un hotel de gran lujo como The Westin Palace o el Hotel Ritz by Belmond hasta una cama en una habitación compartida en los numerosos albergues (los famosos hostels) que proliferan por la región.

Y es que hay mucho donde elegir entre las más de 111.500 camas disponibles en toda la Comunidad de Madrid, según datos de 2013. Prueba de ello es la variedad en la lista de hoteles más buscados para viajar a la capital que aparece en Trivago, uno de los portales más populares entre los internautas para buscar alojamiento: el Silken Puerta de Madrid, el Ayre Gran Hotel Colón, el Nuevo Madrid o el Paseo del Arte. En su conjunto, la oferta hotelera en la región es "variada" y "suficiente" para satisfacer las necesidades de un destino que se ha convertido en un valor al alza en el mercado internacional, según Antonio Gil, presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM). "Madrid cuenta con abundancia de oferta; alta calidad, pues la mayor parte de los establecimientos madrileños tiene categoría superior, en su mayoría cuatro estrellas; modernidad, pues su antigüedad media oscila entre los seis y los siete años, y un precio moderado. Todo esto hace que Madrid, hoy por hoy, pueda ofrecer a los turistas la mejor relación calidad-precio de toda Europa", asegura Gil. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la facturación por habitación ocupada que alcanzó la Comunidad de Madrid en el año 2013 alcanzó los 74,8 euros, aunque cerró 2014 con un incremento del 4,8 por ciento, para situarse en un balance similar al de 2012.

Aunque la región sigue siendo un destino atractivo y recurrente para los viajeros de otras comunidades autónomas, que llegan atraídos por la amplia oferta cultural, de ocio y de compras, los turistas procedentes de otros países siguen siendo, hoy por hoy, mayoría en los hoteles madrileños. De los 14,8 millones de pernoctaciones que se produjeron en Madrid en 2013, un total de 8,3 millones correspondieron a viajeros no residentes en España. Entre ellos, los que más noches durmieron en la región fueron los estadounidenses, con más de un millón de pernoctaciones, seguidos de los británicos (635.060), franceses (555.241), italianos (628.042) y alemanes (421.545). Según Gil, "aspiramos a que se produzca un crecimiento del turismo extranjero". En su opinión, "Madrid no es suficientemente conocida a nivel internacional y todavía no recibe todo el turismo que debería".

Según los datos que maneja el sector, la ocupación media en la Comunidad oscila entre el 62 y el 63 por ciento, aunque la coincidencia de eventos con gran poder de atracción de visitantes pueda ponerlos en momentos puntuales, y de manera "impredecible", al límite de su capacidad. Con todo, Gil opina que Madrid no ha alcanzado aún su techo de demanda, aunque el sector está preparado para responder a los nuevos retos y necesidades que plantearía un crecimiento moderado, tendencia prevista para los próximos años.

Dentro de los segmentos con mayor potencial de crecimiento se encuentra el del lujo, ya que, como apunta Gil, aún hay grandes marcas que no han llegado a Madrid porque hasta ahora no lo han considerado interesante, pero "esto va a cambiar". Prueba de ello es la apertura prevista de un Four Seasons en la manzana de Canalejas, en pleno centro de la capital, o la inversión de 30 millones de euros de la cadena española NH para convertir el Eurobuilding en el referente hotelero gastronómico y tecnológico de la ciudad. Desde el traslado de DiverXo de David Muñoz, el único restaurante con tres estrellas Michelin de Madrid, a las instalaciones del NH Collection Eurobuilding, este establecimiento se ha convertido en lugar de peregrinación obligada de los amantes de la alta gastronomía, que también acuden a DOMO, dirigido por Paco Roncero y Diego Cabrera, y a Sushi 99 Bar. Entre todos suman un total de seis estrellas de la guía gastronómica más prestigiosa del mundo. Pero, además, este hotel ha incorporado tecnología holográfica, con un sistema de telepresencia puesto al servicio de los negocios y la pantalla LED curva más grande del mundo instalada en un hotel.

Otra cadena hotelera que mantiene una fuerte presencia en Madrid es AC, de Antonio Catalán, el mismo empresario que fundó hace muchos años NH Hoteles. La alianza con la cadena internacional Mariott está atrayendo a muchos turistas internacionales a los 22 hoteles con los que cuenta en la región. "Madrid es una plaza principalmente de negocios, pero se puede crecer mucho tanto en este segmento como en ocio. No hay motivos para que no tenga el mismo éxito que Barcelona: funciona muy bien, pero la ciudad se ha vendido mal", se lamenta Catalán. Con todo, se muestra esperanzado por los buenos datos de 2014, un año que AC espera cerrar con un incremento del 10 por ciento en las ventas.

Aixa Rodríguez, directora de Marketing y Comunicación de Vincci Hoteles, comparte ese optimismo. "Los establecimientos más céntricos hemos sufrido menos que los de las afueras, pero es necesario un esfuerzo colectivo para seguir reactivando el turismo en Madrid", afirma. La marca tiene presencia en la capital con cinco hoteles, todos ellos en pleno centro, y con categorías de cuatro y cinco estrellas, que "hacen más sencilla la comercialización". "Para nosotros es prioritaria la ubicación y ocupar edificios emblemáticos que hagan más atractiva la estancia", asegura Rodríguez.

Pero la oferta de alojamiento en el entorno privilegiado de la Gran Vía y sus alrededores no termina ahí. Existen otras opciones más baratas, como los hostales, algunos de los cuales "rivalizan en coste y calidad con los hoteles de tres y cuatro estrellas", según Jesús Martín, presidente de la Asociación de Empresarios del Hospedaje de la Comunidad de Madrid (AEHCAM). Las tarifas de los hostales madrileños son casi un 50 por ciento más baratas que las de los barceloneses, aunque "esto no es bueno para la ciudad, ya que a las bajas tarifas se une la poca promoción turística" que, a su juicio, Madrid tiene como destino. Con todo, las 17.000 plazas que ofrecen estos establecimientos, la mayoría en pleno centro de la ciudad, son muy demandadas no solo por turistas, sino por opositores de toda España que vienen a examinarse, por ejemplo, o estudiantes de otras provincias que vienen a cursos de corta duración.

Dormir fuera de la capital

Pero no todo el turismo se concentra en la capital. Cada vez más viajeros buscan alojarse unos días en alguno de los entornos culturales o naturales que rodean la gran ciudad. Los que busquen dormir con todas las comodidades mientras descubren otras ciudades más pequeñas pueden alojarse en cualquiera de los dos paradores de la región: el de Chinchón, situado en un antiguo convento, o el de Alcalá de Henares. "Los clientes de Paradores conocen bien el nivel de calidad que ofrecen nuestros establecimientos", apunta Pedro Soria, director del Parador de Alcalá. Desde su apertura, este hotel es "la punta de lanza con la que Alcalá de Henares se exhibe ante el turista". Lugar de eventos de negocios entre semana y refugio de turistas los sábados y los domingos, cuenta con 140 habitaciones y 1.000 metros cuadrados destinados a reuniones. A diferencia del resto de los establecimientos hoteleros de la región, ambos paradores cuentan con un porcentaje muy alto de turistas españoles: el 80 por ciento, frente a un 20 por ciento de extranjeros. Sin embargo, la marca se está promocionando en el exterior a través de Turespaña, por lo que espera incrementar su cuota de huéspedes procedentes de otros países.

La región también cuenta con una amplia oferta de casas y alojamientos rurales, muy atractivos para organizar escapadas cortas al campo con la familia o los amigos. Según el primer Barómetro del Turismo Rural en España, realizado por ClubRural y la Universidad Antonio de Nebrija, Madrid tiene unos 210 establecimientos de este tipo, lo que supone el 1,7 por ciento del total nacional. En torno al 65 por ciento de ellas cuentan con más de 11 plazas y el 46,7 por ciento cuestan entre 20 y 30 euros por persona y noche.

Otra opción totalmente diferente para pernoctar en Madrid consiste en acudir a alguno de los 14 campings repartidos por la región. "Somos los segundos alojadores de la Comunidad, con 19.000 plazas disponibles", apunta Fernando Ahijón, presidente de la Asociación de Campings de Madrid. A pesar de que se sienten "obviados" en los circuitos de promoción turística, ya que, a su juicio, los servicios de promoción turística no se ocupan de ellos lo suficiente, y de que la ocupación ha bajado entre un 30 y un 40 por ciento respecto a las cifras de 2008, Ahijón tiene claro que este tipo de alojamientossiguen teniendo tirón entre las parejas con niños, sus clientes más habituales. Y es que, asegura, su atractivo no reside en los bajos precios, "que no son tales", sino en que "un niño que conoce un camping no quiere ir a otro sitio en vacaciones. Por el mismo precio puede haber opciones más cómodas y atractivas para irse de vacaciones, pero los clientes eligen los campings por el aire libre, la diversión, la animación y la relación con los demás", apunta.

El auge de los apartamentos turísticos

Una opción en auge para alojarse, que está viviendo un momento dulce en toda Europa, es la de los apartamentos turísticos. Joaquín A. Gorrachategui, presidente de APTUR (asociación madrileña que agrupa a unas 40 empresas del sector), prevé un incremento sostenido de turistas en los próximos años. "Se trata de clientes de clase media-alta, principalmente extranjeros, altos ejecutivos y familias", apunta, "aunque cada vez recibimos más huéspedes nacionales". El precio por noche oscila entre los 80 y los 150 euros para dos personas, dependiendo de su localización geográfica. La mayoría, apunta Gorrachategui, se encuentran en la almendra central, cerca de los museos, teatros y atracciones turísticas, aunque también hay otros, más económicos, situados en los barrios de la periferia.

A pesar de que la Comunidad de Madrid ha regulado recientemente estos establecimientos y el negocio "se está profesionalizando cada vez más", no faltan los detractores. Jesús Martín, presidente de la Asociación de Empresarios del Hospedaje de la Comunidad de Madrid (AEHCAM), opina que los apartamentos "no son establecimientos hoteleros y, por tanto, no tienen que responder a exigencias ni obligaciones. Por eso son tan lucrativos. Además, el decreto que se aprobó para regularlos no se está cumpliendo. Por ejemplo, se exige una estancia mínima de 5 días, y en Internet pueden conseguirse estancias de una sola noche", asegura.

El gran lujo: Villa Magna, Ritz y Palace

El Hotel Villa Magna es un lugar privilegiado que ha sido elegido para ocasiones tan especiales como la visita de evaluación del Comité Olímpico Internacional (COI) durante la candidatura de Madrid 2016 o para recibir a grandes mandatarios internacionales o estrellas como Mick Jagger. Según su director, Charles Morris, el secreto de que resulte tan atractivo para agasajar a los invitados más ilustres de la ciudad se debe a su ambiente familiar y a su envidiable situación en pleno paseo de la Castellana, además de a sus imponentes instalaciones recién renovadas.

No obstante, The Westin Palace y el Ritz by Belmond son, probablemente, los hoteles de lujo más emblemáticos de la capital. El primero, situado en la plaza de las Cortes, frente al Congreso de los Diputados, es por sí mismo uno de los iconos de la capital y una referencia para los huéspedes más exigentes. Su director, Pablo Flores, llegó a principios de 2014 con la misión de mejorar aún más la ya de por sí excelente oferta de servicios del hotel. Para ello, se ha apostado por la remodelación de las instalaciones del primer piso y la puesta a disposición del público de Espacio Palace, la mayor superficie para banquetes y celebraciones del centro de la capital. Además, se ha reforzado la confortabilidad de las habitaciones, con una fuerte apuesta por el diseño de interiores de vanguardia, y se ofrece una atención personalizada al cliente. "Hoy en día, yo puedo llamar a un cliente que se encuentra tres pisos más arriba y que acaba de difundir un comentario a través de las redes sociales. Las nuevas tecnologías hacen posible que podamos ofrecerles respuestas inmediatas y eficaces para que se sientan como en casa", afirma Flores. Todo ello ha hecho posible, continúa, que los ingresos hayan crecido un 10 por ciento y que se haya previsto otro incremento de entre el 5 y el 6 por ciento en los presupuestos del ejercicio de 2015.

En cuanto al Ritz by Belmond, situado al otro lado de la plaza de Cánovas del Castillo presidida por la fuente de Neptuno, ha apostado por ofrecer programas exclusivos para fidelizar a los clientes y descubrirles los aspectos más insólitos de Madrid. Así, según explica su director, Christian Tavelli, "los visitantes que vienen por primera vez dicen que, si hubieran sabido todo lo que había aquí, se habrían quedado más noches". Para ello, se han creado paquetes específicos como Mad for Art, que, mediante acuerdos con los museos, ofrece visitas privadas a los principales centros de arte y pases VIP ilimitados sin guardar cola; Mad for Romance, con el que enseñan a los huéspedes a expresarse con los abanicos, o incluso uno, "muy demandado por las mujeres para que sus parejas se entretengan mientras ellas van de compras", llamado MadTador, con el que enseñan a los hombres a comportarse "como perfectos caballeros" mediante clases de baile, de seducción o sobre el idioma de las flores.

Otros reportajes de turismo en Madrid: De Madrid al mundo / Madrid, a mesa puesta / Sueños para todos los gustos / Próxima parada: Madrid / La capital del ocio / Un destino de campeonato / Al servicio del turista / Madrid despliega sus encantos/ Un gran foro empresarial / Un referente cultural / El paraíso de las compras

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.