www.madridiario.es
Recreación de la operación 'Mahou-Calderón'.
Recreación de la operación 'Mahou-Calderón'.

Botella 'planta' en el río dos Torres de Madrid

miércoles 02 de julio de 2014, 19:35h
La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobará este jueves un plan de reforma interior del ámbito 'Mahou- Vicente Calderón' que concentra la edificabilidad máxima que se permitió a los promotores del ámbito en nueve edificios, entre los que destacan dos rascacielos de 36 plantas. El soterramiento de la M-30 está previsto en la última fase del proyecto, cuyo horizonte es 2022.

Casi siete años después, el Gobierno municipal desbloquea la operación del Vicente Calderón, basándose en la reforma del proyecto aprobada por el Gobierno regional el 29 de diciembre de 2009. Un 'cambio de cromos' a cuatro bandas que ha mutado varias veces de aspecto y que, finalmente, ya se perfila en el horizonte. La Comunidad de Madrid modificó la Ley del Suelo para permitir la construcción de más de cuatro alturas en el ámbito, argumentando que estaba clasificado como urbano antes de la entrada en vigor de la Ley del Suelo. De esta manera, dejaba sin efecto la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que, a instancia de la asociación 'Señales de Humo', paralizó el proyecto al considerar que se incumplía la normativa.

El Consistorio ha aprovechado esta coyuntura para realizar un proyecto que mira hacia el cielo. Sobre unos terrenos que ocupan 204.218 metros cuadrados, mantiene la edificabilidad en los 175.365 metros cuadrados prevista, aunque concentrándolos en un 23 por ciento del suelo (48.054 metros cuadrados). Es decir, concentra todas las viviendas en 9 edificios cuyas alturas oscilarán entre las 7 y las 36. El resto del espacio se utilizará para realizar dotaciones públicas de todo tipo.

El documento establece una operación en tres fases que se prolongará hasta 2022 que apostará primero por la operación inmobiliaria y, finalmente, por la intervención dotacional. En primer término, permite reconvertir los usos actuales -deportivo e industrial- en residencial, terciario, dotacional y zona verde. Divide la intervención en cuatro manzanas. La primera fase de los trabajos se centrará en siete parcelas. Las dos más cercanas a la plaza de Francisco Morano se dedicarán a dos edificios con 8.362 metros cuadrados de edificabilidad que supondrán la puerta de la ciudad hacia el río. Otras cinco parcelas, separadas de las anteriores por una plaza y una calle, comprenderán otra manzana de 30.517 metros cuadrados, encuadrados entre el paseo de los Pontones (que ampliará la acera de este lado de la calle) y el paseo Imperial. Esta manzana tendrá una gran zona verde interior privada del tamaño del estadio Vicente Calderón y comercios a nivel de calle o como edificios exclusivos (17.536 metros cuadrados). Estos siete inmuebles contarán con unas alturas de entre 7 y 22 plantas. Estas dos manzanas representarán la primera fase del proyecto, según el documento. En ambos márgenes se crearán bulevares ajardinados.

La segunda parte de la intervención se centrará en el terreno de la acera suroeste del paseo de los Melancólicos. Otra manzana, dividida en dos parcelas con una superficie total de 11.786 metros cuadrados entre las dos, además de un pequeño terreno dotacional de 989 metros cuadrados. Allí se construirán dos rascacielos iguales y simétricos de 36 plantas, la altura aproximada con que cuenta la Torre de Madrid. Esta manzana constituirá la segunda fase del proyecto.

En tercer y último lugar, se rematará Madrid Río acondicionando la ribera del río con 36.333 metros cuadrados de zonas verdes que pretenden recuperar la esencia de la antigua pradera de San Isidro, descartando aparentemente el plan de Gallardón de crear allí un lago artificial o a las piscinas artificiales del río Spree de Berlín. En este punto, el Consistorio soterrará el tramo en superficie de la M-30. La operación será costeada por la constructora beneficiaria de la operación urbanística, a la sazón FCC, que acordó con los actuales propietarios del terreno (Atlético de Madrid y FCC) costear toda la operación (demoliciones, soterramiento, urbanización, construcción de edificios y dotaciones, y reforma de la Peineta), a cambio de el lucro urbanístico del ámbito.

El colegio Tomás Bretón recibirá, de forma colateral, 10.830 metros cuadrados para ampliar sus instalaciones, aunque el Consistorio no ha concretado en qué momento se realizará la cesión de suelo al centro. La implantación de los nuevos usos en el ámbito también supondrá la construcción de un aparcamiento de 4.263 plazas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.