www.madridiario.es

El cojo de Inishmaan: postales celtas

lunes 23 de diciembre de 2013, 10:32h
La colaboración entre productoras privadas y teatros públicos, como el Español, está permitiendo afrontar montajes teatrales de una cierta complejidad y un reparto numeroso, como 'El cojo de Inishmaan', que puede verse hasta el 26 de enero. Dirigido por Gerardo Vera, cuenta con Marisa Paredes y TerelePávez al frente del reparto.
  • El cojo de Inishmaan

    El cojo de Inishmaan
    Antonio Castro

  • El cojo de Inishmaan

    El cojo de Inishmaan
    Antonio Castro

  • El cojo de Inishmaan

    El cojo de Inishmaan
    Antonio Castro

  • El cojo de Inishmaan

    El cojo de Inishmaan
    Antonio Castro

Mitomanías aparte, me da la impresión de que serán los más jóvenes quienes despierten la atención de los espectadores. Además de un extraordinario EnricBenavent, que encarna al cotilla del pueblo, pendiente de un anciana madre alcohólica que no acaba de morirse.

'El cojo...' es una comedia de emociones. Un joven tullido, hazmerreir de todos los vecinos de su pequeña aldea irlandesa, ve en el rodaje de 'Hombres de Arán', una oportunidad de escapar del ambiente opresivo que le rodea, incluidas sus dos maduras tías, constantemente preocupadas por él. En su viaje iniciático le acompañan otros dos adolescentes vecinos: la deslenguada y arrolladora Helen (Irene Escolar) y el repelente Bartley (Adam Jezierski). Pero, finalmente, el joven no puede alejarse de sus raíces y de intentar aclarar la muerte de sus padres cuando él nació.

El retablo de vecinos chismosos, individualistas, entrometidos, incluye a un marino viudo (Marcial Álvarez), el citado cotilla, su madre (Teresa Lozano) y el viejo doctor (Ricardo Joven). Todos tienen una escena de lucimiento y, desde luego, los actores la aprovechan, especialmente Teresa Lozano.

Las dos tías aparecen constantemente en el relato, pero sin transmitir apenas emoción. Se advierte una lucha de las actrices por crear un clímax, pero el día que vi la función estaban bastante lejos de conseguirlo. Seguramente mejorarán con las representaciones. Hay destellos de las grandes actrices que son. Me gustaron las escenas entre Terele y Adam, estupendamente compenetrados y exactos en sus réplicas. Marisa Paredes transita hacia una especie de demencia poética, que es cuando mejor llega al espectador.

Ferrán Vilajosana es Billy, el cojo del título. Realiza un gran trabajo en todos los sentidos. Su personaje es complejo, de una ternura desarmadora que el joven intérprete transmite. No es un tullido lastimero, sino orgulloso, resuelto, dispuesto a luchar para que deje de ser el cojo y convertirse solamente en Billy. Enamorado, a pesar de su deformidad, de su guapa y arrolladora vecina, a la que intentará conquistar. Realmente un actor de su edad puede sentirse afortunado al encontrar un personaje de esta importancia y dimensión en los primeros peldaños de su carrera. La elección de Gerardo Vera ha sido totalmente acertada.

No es el teatro de Martin McDonagh de situaciones grandilocuentes, fuegos artificiales dialécticos o situaciones brillantes. Ya en 'La reina de la belleza de Leenane' advertimos su intimismo, su interés por los espacios cerrados y por los personajes complejos aprisionados en ellos. También se advierte en 'El cojo de Inishmaan', colección de escenas, de postales bucólicas, de la Irlanda de los años treinta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.