www.madridiario.es

El crédito: mano a mano brillante

jueves 11 de diciembre de 2014, 10:48h
Se cumplen catorce meses del estreno de la comedia 'El crédito' y el teatro Maravillas sigue llenándose cada tarde. Jordi Galcerán ha vuelto a dar en la diana con la imprescindible colaboración de Carlos Hipólito, Luis Merlo y Gerardo Vera. Galcerán tiene en este momento, en Madrid, tres obras en cartel.
  • Luis Merlo y Carlos Hipólito, reparto de

    Luis Merlo y Carlos Hipólito, reparto de 'El Crédito'
    Antonio Castro

  • Carlos Hipólito y Luis Merlo, reparto de

    Carlos Hipólito y Luis Merlo, reparto de 'El Crédito'
    Antonio Castro

'El crédito' parte de una anécdota absurda. Un cliente solicita a su banco un pequeño crédito, que le es negado por no ofrecer ninguna garantía. Ante la negativa, promete seducir a la mujer del banquero que le atiende. Tras ese arranque el espectador se pregunta cómo se van a llenar noventa minutos de función con esa premisa, y sin salir de la oficina bancaria. El autor tiene una extraordinaria capacidad para dialogar y de añadir elementos que hagan progresar la acción hacia un final a lo Billy Wilder. Al terminar, eso sí, nos damos cuenta que hemos visto un ejercicio de palabrería, un artificio muy bien construido en torno a un personaje. el banquero, que monopoliza la acción.

Además del ingenio del diálogo y los eficaces chistes, 'El crédito' nos ofrece un recital interpretativo extraordinario. Hipólito y Merlo están muy por encima del texto, al que sacan toda la punta posible y más. Carlos Hipólito es un comediante que domina todos los registros y que puede lucirlos con este texto. Posee la cualidad de 'colocar' las frases para que produzcan el máximo efecto o la carcajada inevitable. En este extraordinario trabajo destaca un largo monólogo en el que conversa telefónicamente con su esposa. Sencillamente espectacular. Cierto que su personaje tiene más 'carne' que el de Merlo y se la saca toda. Enfrente, Luis Merlo es el catalizador, quien enciende la mecha en cada una de las escenas con su arrolladora naturalidad. Sólo en la última escena puede dar un giro al personaje, desbaratando toda su composición anterior. En este mano a mano los actores no tienen otro recurso que la palabra. Algunas obras para dos, como 'La huella', se valen del artificio escénico, de la caracterización, para facilitar el trabajo interpretativo. Aquí, no. En 'El crédito' sólo hay diálogo; y diálogo a calzón quitado. Ambos actores se entregan a fondo porque una comedia que no se hace como si fuera un gran texto de Shakespeare, no funciona. Es necesaria una sobredosis de verdad para hacer creíble lo más absurdo. Queda claro que los dos actores se lo pasan muy bien sobre el escenario. Pero los espectadores también disfrutan de hora y media de excelente teatro de actores.

Más información: 

Jordi Galcerá estrena 'El crédito'

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.