www.madridiario.es

Los cuentos (aburridos) de la peste

jueves 29 de enero de 2015, 20:05h
"Los cuentos de la peste" es la cuarta producción sobre textos de Vargas Llosa que acomete el teatro Español, un teatro público que pagamos todos los madrileños. En esta ocasión el novelista es también uno de los actores protagonistas, junto a Aitana Sánchez Gijón, Pedro Casablanc, Marta Poveda y Óscar de la Fuente.
  • Los cuentos de la peste.

    Los cuentos de la peste.
    Antonio Castro

  • Los cuentos de la peste

    Los cuentos de la peste
    Antonio Castro

El Premio Nobel se basó en el Decamerón de Bocaccio para su obra, no representada hasta la fecha. No sé qué gracia tendrá el texto impreso. Representado, ninguna. Son dos horas de aburrimiento, ligeramente superado cuando Marta Poveda y Óscar de la Fuente hacen un poco de sainete en una de las historietas. Toda la primera hora es un intento de explicar quiénes son los personajes y por qué están en esa situación. Algo que, con una mínima dramaturgia, se puede resolver en cinco minutos, dando paso a la acción. Que tampoco hay mucha, digámoslo todo... Nos encontramos con un ejercicio literario al que se quiere dar teatralidad jugando con el prestigio de un destacado novelista. Para ello se ha desmontado medio teatro Español. Todo el patio de butacas, las plateas y el escenario. En éste se ha levantado un graderío para ubicar a parte del público. Además se han practicado escotillones en el suelo del patio, se han llevado conducciones de agua, motores... El chorrito, por cierto, apenas juega tres minutos. Tengo auténtica curiosidad por saber cuánto ha costado este destrozo. Y cuánto costará devolver al teatro su imagen. Y, naturalmente, cuánto tiempo extra tendrá que estar cerrado el Español hasta que recobre su funcionalidad y disposición originales. Todo este dispendio para ¡treinta y cinco funciones! Es lo que siempre hemos llamado disparar con pólvora del Rey. Si por lo menos se hubiera conseguido una obra maestra...

Cuando, después de 120 minutos, que se hacen como tres o cuatro horas, creemos que está terminado y nos disponemos a salir de estampida del teatro, resulta que no. Que los protagonistas todavía tienen un epílogo. Quienes estamos en la grada incrustada al escenario tenemos una pena añadida: no oímos ni entendemos casi nada. Se hace una extraña amplificación que, sobre todo, afecta a Aitana y Vargas Llosa. No hay manera de entenderlos. Y es extraño, porque a Poveda, Casablanc y De La Fuente los oímos bastante aceptablemente. Lo que sí oímos en esta ubicación es el trajín entre cajas.

De Mario Vargas Llosa como actor diré, siendo justo, que es un magnífico novelista. No sé si quedará por llevar a cabo algún compromiso más de este lote. Me gustaría que no. Que el teatro público de Madrid dejara de ser el escaparate de un solo señor, por mucho que tenga un merecido Premio Nobel de Literatura.

Creo que ya vale, que ya está bien de que los madrileños paguemos este delirio. En la herencia que Natalio Grueso dejó a Pérez de la Fuente se incluyen dos espectáculos que caerán inmediatamente en el olvido: "Ricardo III" y "Los cuentos de la peste".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.