www.madridiario.es
Representación de la obra Priscila en el Nuevo Teatro Alcalá
Representación de la obra Priscila en el Nuevo Teatro Alcalá

Priscilla: ¡Comienza el espectáculo!

Después de haber tenido que reforzar -y mucho- el Nuevo Teatro Alcalá ha comenzado el viaje del autobús Priscilla. Un musical que es puro espectáculo y entretenimiento a base de buena música, derroche de imaginación y mucho talento en el elenco. La producción original que se vio en Londres durante dos años puede permanecer otros tantos en el escenario madrileño.

Enlazados por la historia de Tick, una dragqueen que se decide a conocer al hijo que tuvo seis años atrás, arrastrando en la aventura a la veterana Bernardette y al descerebrado Felicia, van apareciendo los grandes éxitos musicales de las tres últimas décadas. La puesta en escena está llena de color y locura, con un vestuario delirante pocas veces visto en un escenario madrileño.

Para recorrer Australia los tres protagonistas  compran Priscilla, un viejo autobús que roba casi todo el protagonismo de la producción. En las distintas paradas las "chicas" comprobarán que no siempre su diferencia es bien tolerada. Aunque acabarán encontrando el amor.

El libreto es ligero, con un canto a la tolerancia por encima de géneros y sexos. El plato fuerte de este espectáculo lo constituyen la música y las coreografías. Es difícil permanecer amarrados a la butacas cuando suenan "It's raining men", "Go west", "I will survive" o "Like a prayer". Para ellas -y para toda la banda sonora- son fundamentales las divas, tres formidables cantantes permanentemente colgadas en escena. Como mandan los cánones del género, también los protagonistas tienen sus momentos musicales individuales. En ellos destaca Jaime Zatarain cantando "MacArthur Park", auténtica joya de los setenta que popularizó Donna Summer. Sin embargo en 1968 ya hizo una grabación estremecedora el actor Richard Harris. Aquí, obviamente, se opta por la versión más discotequera.

Aunque el autobús domina casi toda la escena, se producen con precisión los cambios imprescindibles para ubicar las distintas paradas. El ritmo no decae en ningún momento y las dos horas y media transcurren sin que uno se dé cuenta.

La elección del reparto parece irreprochable (¿dónde no hay un lunar negro?) con un cuerpo de baile compacto y entregado mientras que los demás actores del reparto se multiplican en multitud de tareas. Entre ellos están nombres tan solventes como David Venancio Muro y José Navar. Pero, claro, están "ellas": Mariano Peña, Jaime Zatarain y Christian Escuredo. Tres personalidades explosivas entregadas hasta la extenuación en crear espectáculo. Mariano Peña hace una composición formidable. Recuerda los grandes actores españoles de los 50 -Antonio Casas, Toni Leblanc, Manolito Díaz...- capaces de embarcarse en cualquier género con un talento que no siempre les fue reconocido. A Mariano, que viene un arquetipo televisivo  disparatado, no le faltarán elogios por su arrojo y por ser capaz de bailar con tacón de aguja subido a un mostrador. Zatarain, por su paternidad, es una "loca" un poco más comedida, a mitad de camino entre los extremos de sus compañeros. Pero, como se dice popularmente, quien se queda con el santo y la limosna es Christian Escuredo, como Felicia. Pura electricidad desde su primera aparición, energía desbordante y, además, cantando y bailando estupendamente. No cabe duda de que es un perfecto artista del musical con el que habrá que contar mucho a partir de ahora.

"Priscilla" es una inyección de adrenalina, espectáculo sin cortapisas, una dosis de alegría de vivir. No piensen que, por estar protagonizado por drags no va a interesarle... lo que hará será divertirle durante dos horas y media. Y eso, en estos tiempos...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.