www.madridiario.es

Matilde Conesa, la edad de oro de la radio

lunes 30 de marzo de 2015, 07:54h
Matilde Conesa iba para actriz de teatro cuando se cruzó en su vida Radio Madrid, la SER. Y se convirtió en una de las estrellas de las ondas en la que fue edad de oro de la radiodifusión española. Junto a Pedro Pablo Ayuso, Matilde Vilariño, Teófilo Martínez y Juana Ginzo encabezó el gran cuadro de actores formado en los años cuarenta y que ocupó la vida de los españoles hasta que la televisión se convirtió en un medio de masas. Ayuso (padre de Marisol) falleció en 1971 pero sus tres compañeras han alcanzado una longevidad envidiable. Tras la desaparición de Conesa, Juana Ginzo y Matilde Vilariño son las únicas testigos de esa época.
  • Matilde Conesa

    Matilde Conesa

  • Matilde Conesa

    Matilde Conesa

El primer contacto de la joven Matilde con la radio fue en la emisora del SEU, para la que hablaba en 1942. Tres años más tarde se hizo profesional en la SER, con un sueldo de 35 pesetas diarias y un reto: dar vida a los Episodios Nacionales. Entretanto, en 1944, había obtenido el primer premio de Declamación en el Real Conservatorio.

Aunque hizo algunos papeles contos en el cine -El clavo, El fantasma de doña Juanita, El destino de disculpa, Don Quijote...- el triunfo le vino por la voz. Y, con solo 19 años, debió enfrentarse a un gran drama al fallecer su esposo por un tumor cerebral, seis meses después de contraer matrimonio.

Seguramente el momento más impactante de su carrera fue el serial "Matilde, Perico y Periquín" que, realmente, era un sainete radiofónico semanal enormemente popular. Fueron los años de Cabalgata Fin de Semana, El Zorro, las charlas del Padre Peyton... Radio Madrid y la cadena SER, eran el contrapunto comercial al rígido formalismo del Régimen que se manifestaba a través de Radio Nacional de España y, sobre todo, de su Diario Hablado, de obligada emisión por todas cadenas existentes. El plato fuerte de la programación vespertina eran los seriales. En ellos echaban el resto todos los actores, directores y narradores. Fueron escuela básica para intérpretes tan populares como Luis Varela, que comenzó a hacerlos con 15 años. Realmente nos sorprende hoy la versatilidad de este cuadro de actores, que ocupaba muchas horas de la programación diaria, casi siempre emitiendo en directo.

Aprovechando la enorme popularidad de los seriales, se formó una compañía teatral para explotar el filón comercial. Mediada ya la década de los cincuenta las voces se hicieron presentes durante tres o cuatro temporadas, abarrotando las salas de toda España con las versiones escénicas de los dramas radiofónicos. Fue la circunstancial vuelta a la escena de Matilde.

Por esos años contrajo nuevamente matrimonio con un compañero de profesión, Julio Montijano, perteneciente a una antigua saga teatral. Fueron los padres de Carolina en recuerdo de la hermana del padre, también actriz de doblaje. Esta hija se casó con el popular actor José Luis Gil. Además tuvieron otra hija, Carmina Montijano.

El declive de la radio de la posguerra metió a Matilde en las salas de doblaje, que ya conocía bien desde sus comienzos profesionales. Puso la voz a estrellas de varias décadas, desde Silvana Mangano, Joan Fontaine, Bette Davies a Anne Bancroft. Aún protagonizaría un personal canto del cisne en la SER con Los Porretas, considerado el último serial de su historia. Con el triunfo absoluto de la televisión tuvo que trabajar también para este medio, poniendo la voz a la Bruja Averías, de La Bola de Cristal o a personajes de dibujos animados en series como Vicky el vikingo, D'artacan y David el gnomo. Y como actriz ante la cámara intervendría en dos series no muy recordadas: Vaya nochecita y Tocao del ala.

Para los que fuimos niños pegados al aparato de radio que tenían todas las cocinas españolas, voces como las de Matilde Conesa son parte de nuestra memoria. Décadas después de que desaparecieran de las ondas, las reconoceríamos a las primeras palabras. No necesitábamos de sus caras para desatar la fantasía. Fueron actores soberbios y los niños de la posguerra española les debemos eterna gratitud.

Matilde Conesa Valls nació en Madrid el 13 de abril de 1928. Ha fallecido en la misma ciudad el 29 de marzo de 2015.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.