www.madridiario.es
La crisis revitaliza los montes de piedad

La crisis revitaliza los montes de piedad

jueves 20 de junio de 2013, 08:12h
Cuando la necesidad aprieta, desprenderse de una joya valiosa parece secundario. Como siempre es demasiado, y la venta lleva implícita esa condición, se ha revitalizado la actividad del empeño como alternativa. Hasta ahora hablar de monte de piedad en la capital era hablar de Caja Madrid. Desde febrero uno nuevo, gestionado por La Caixa, presta este servicio en la calle de Alcalá.
Económicamente hablando, en Madrid cada vez hay más pobres. Esta triste circunstancia hace abultado el nicho de mercado para una casa de empeños. El funcionamiento de un monte de piedad es bastante simple: básicamente, ofrece micropréstamos a cambio de joyas. Joyas que pueden recuperarse si se devuelve el dinero en el plazo estipulado y que se subastan si se incumple el pago. Al banco le interesa que sean joyas con valor sentimental. "No compramos lingotes de oro o diamantes sueltos, buscamos que sea algo muy personal que se quiera recuperar", indica el presidente de la sucursal, Delfín Martín. El dinero prestado ?600 euros de media? se devuelve al cabo de un año con un interés que ronda el ocho por ciento (aunque con los gastos de gestión finalmente el cliente devuelve en torno a un 12 por ciento más).

El 93 por ciento de los clientes recupera lo que empeñó. El siete por ciento restante se saca a subasta electrónica ciega. El cliente con frecuencia paga los intereses y opta por renovar el préstamo un año más.

El perfil de quien acude a un monte de piedad ha correspondido tradicionalmente a una clase muy baja que no tiene cubiertas sus necesidades básicas. Según Martín, ahora aparece una nueva clientela: "La clase media de antaño que se ha quedado sin empleo pero que a lo mejor dispone de algún patrimonio, generalmente una vivienda".

En el monte de piedad de Alcalá cada día se cierran unas 50 operaciones. En la puerta suele haber un anunciante que reparte panfletos de "compro oro" para hacer su contraoferta. Y es que mientras en el banco se suele dar un préstamo de 15 euros por gramo de ese metal precioso, en los negocios de compraventa el gramo se está pagando a unos 25 euros. "Los 'compro oro' cogen cualquier pieza y luego la deshacen, nosotros no compramos, guardamos joyas de uso común, de ahí que nuestro eslogan sea Nadie podría pagar el valor que tú le das", explica el director de la sucursal.

Este es el cuarto monte de piedad gestionado por La Caixa (Microbank) en la actualidad, pues también dispone de sucursales en Barcelona, Tenerife y Sevilla. Fue inaugurado el 10 de abril por el presidente regional, Ignacio González, y el consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin. Según datos de la entidad bancaria, el Monte de Piedad aumentó un 17,7 por ciento los préstamos concedidos en 2011, con un saldo vivo de 27, 12 millones al cierre del ejercicio y casi 12.000 clientes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios