www.madridiario.es

Un juzgado paraliza el desahucio de una mujer maltratada con dos hijos que iba a ejecutar la EMVS

jueves 12 de septiembre de 2013, 12:29h

El Juzgado de Primera Instancia número 58 de Madrid ha paralizado el desahucio de Dolores Ferrer, que iba a ser desalojada de la vivienda de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) en la que reside, sin ser adjudicataria, desde 1996. Este organismo público, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, se había negado a negociar ignorando las circunstancias de esta madrileña que tiene dos hijos y es víctima de maltrato machista.

  • Grafiti contra los desahucios en Villaverde

    Grafiti contra los desahucios en Villaverde
    MDO

  • Dolores Ferrer posa con una foto de su hijo

    Dolores Ferrer posa con una foto de su hijo
    MDO

  • Convocatoria contra el desahucio de Unanimidad, 35

    Convocatoria contra el desahucio de Unanimidad, 35
    MDO

En la calle de la Unanimidad, en el distrito de Villaverde, el Consistorio madrileño lleva meses notificando desalojos a inquilinos de la EMVS que, o bien acumulan impagos, o bien okuparon las viviendas hace años. Según la versión de la Plataforma de Afectados por la Vivienda Pública y Social (PAVPS), "hija pequeña" de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid, en los 90 esos pisos llevaban mucho tiempo sin uso. "La EMVS siempre ha estado tan mal gestionada que ha tenido muchos pisos vacíos", señala Vene Alhambra, miembro de la plataforma. "Estamos hablando de viviendas públicas que estaban cerradas y destrozadas y entró a vivir gente que las arregló y se puso al día de con los pagos de la comunidad", puntualiza Feli Velázquez, también de la PAH. 

Y esto fue lo que hizo precisamente Dolores Ferrer con su expareja: entrar en un piso de 30 metros cuadrados y quedarse allí a vivir. Por aquel entonces solo tenía 17 años. Tres años después nació Nerea, su hija mayor, y siete después su hijo Christian. Hicieron de Villaverde su barrio. Los malos tratos fueron constantes durante toda la relación. "Él siempre ha sido muy agresivo y psicológicamente me ha maltratado siempre, lo de ponerme la mano encima ya fue después. La gota que colmó el vaso fue un día que me quiso matar y me pegó un palizón en la boca del metro, ahí ya sí que denuncié", recuerda. El sujeto fue condenado y, desde hace más de dos años, está en prisión. Para Dolores vivir entre la angustia y el miedo es "lo normal". "Vivo a base de pastillas para la depresión y para la ansiedad, si no, no sé", asegura.

Y ahora, a su ya de por sí dramática situación se unía la orden de desahucio. La noticia de que el juzgado de Primera Instancia número 58 de Madrid haya dado la orden de paralizar "sin fecha" el lanzamiento ha sido recibida con una inmensa alegría. El Gobierno municipal alegaba que "la okupación no se puede legitimar como una vía de acceso a la vivienda". Una portavoz de la EMVS ha declarado a Madridiario que esta afectada "nunca ha sido adjudicataria de una vivienda" y que, por lo tanto, "es una okupante ilegal". Para la PAH hay que diferenciar la palabra "ilegal" de la palabra "ilegítimo". "Son ilegales, pero legítimos okupantes. Lo que es ilegítimo y escandaloso es que una empresa pública construya pisos que quedan vacíos y se utilicen para especular", argumenta Vene Alhambra.

La inquilina, que estaba muy alterada y apenas ha dormido, ahora está "feliz" con la decisión del juez. Denuncia que ninguna administración haya tenido en cuenta su situación. "En el Instituto de la Mujer me dijeron que no era de su competencia, y en la EMVS les pedí una prórroga diciéndoles que me iba a cortar las venas y nada, como quien oye llover". "Los niños no son ajenos a todo esto, me ven muy mal, los dos han repetido curso", decía, entre lágrimas, antes de conocer la decisión judicial. Dolores no tiene ningún ingreso. No cobra ni el paro ni la renta mínima. Sobrevive por la ayuda de sus vecinos y de la PAH, cuyos miembros, dice, se han convertido en su familia.

Acampada antidesahucios

La plataforma había convocado una acampada este jueves por la noche en el inmueble para mañana a primera hora hacer presión e impedir el desahucio a la llegada de los operarios municipales.  La acampada, lógicamente, ha quedado suspendida. Iba a ser el segundo intento de desalojar esta familia, después de que el 10 de julio se consiguiera un aplazamiento.

Manuel San Pastor, abogado de la PAH, tiene muy claro el problema de fondo en el tema de los desahucios en viviendas públicas: "La EMVS, el IVIMA y el IRIS son organismos que no dan servicio a la gente afectada por la crisis, se lo dan a los causantes de la crisis, las entidades financieras". La EMVS está en coma. Con una deuda millonaria, en junio presentó un "plan de viabilidad" en el que anunció la búsqueda de financiación para terminar promociones en curso, enajenación de viviendas en alquiler y negociación con los bancos la financiación de sus pasivos financieros. En julio vendió 18 promociones de vivienda por 128,5 millones de euros a la compañía Magic Real Estate-Blackstone Group International Partners.

VÍDEO: la historia de Dolores (realizado por Hugo Atman)

Quizá le interese...

La PAH vuelve a Tirso de Molina contra los desahucios del Ivima

Aplazado uno de los desahucios de la EMVS para esta semana

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios