www.madridiario.es

El desalojo y derribo de Ofelia Nieto deja en la calle a una familia de diez personas con tres niñas y un anciano

viernes 27 de febrero de 2015, 09:49h
Diez personas de una misma familia, incluyendo a tres niñas y un hombre de 78 años enfermo del corazón, han sido desalojadas este viernes sin previo aviso de la vivienda donde llevan "toda la vida" en la calle de Ofelia Nieto, 29, en el distrito de Tetuán, a consecuencia de una expropiación forzosa. La presión vecinal consiguió paralizar la expulsión en agosto de 2013.
  • Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)

    Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)
    Kike Rincón

  • Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)

    Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)
    Kike Rincón

  • Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)

    Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)
    Kike Rincón

  • Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)

    Desalojo en la calle de Ofelia Nieto, 29 (Tetuán)
    Kike Rincón

  • Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.

    Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.
    Kike Rincón

  • Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.

    Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.
    Kike Rincón

  • Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.

    Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.
    Kike Rincón

  • Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.

    Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.
    Kike Rincón

  • Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.

    Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.
    Kike Rincón

  • Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.

    Demolición de una casa desalojada en Ofelia Nieto.
    Kike Rincón

Pasadas las 06.30 horas, la policía ha blindado la calle y los accesos al inmueble, construido en 1954, y ha desalojado a sus inquilinos tras derribar la puerta principal con la pala de una excavadora, según testigos presenciales. La operación se ha saldado con once detenidos (incluido un fotoperiodista), siete de ellos por "arrojar gasolina", según la versión policial, aunque activistas antidesahucios han desmentido esta información asegurando que lo que se lanzaba era agua. Los otros cuatro han sido arrestados "por desorden público" tras encaramarse a una de las excavadoras al grito de "Parar un derribo no es ilegal".  Fueron puestos en libertad cinco de los detenidos a última hora de la tarde, acusados de desobediencia y resistencia a la autoridad. El resto pasará la noche en el calabozo.

La familia asegura que no han recibido notificación alguna del desalojo, tan solo una llamada anónima a las tres de la madrugada que les puso sobreaviso. Tal y como ocurrió en 2013, decenas de personas de diferentes colectivos vecinales han acudido a la zona para tratar de impedir el desalojo y posterior derribo. Los inquilinos, visiblemente afectados, observaban a varios metros cómo cuatro personas sacaban sus enseres personales. "Ahora mismo no puedo pensar y no sé qué vamos a hacer, solo sé que ya no nos puede pasar nada más, ya no nos asusta nada", ha dicho María Luisa Gracia, una de las desalojadas, entre lágrimas, mientras recibía el apoyo de sus vecinos. 

La familia Gracia-González lleva diez años litigando contra el Ayuntamiento de Madrid. El inmueble invade varios metros de una acera, pero el Consistorio argumenta que este no es el principal motivo de la expropiación sino que se persigue el "interés público" para "ejecutar el planeamiento aprobado" en una actuación integrada que ha afectado a 19 fincas y 30 titulares de bienes y derechos. De hecho, aseguran que dicho plan urbanístico "está prácticamente finalizado con la única excepción del suelo ocupado por este inmueble, en parte calificado de viario y en parte de parcela de uso residencial". Los afectados, sin embargo, tachan la expropiación de "robo" y consideran que la verdadera intención del Ayuntamiento es "especular". "Lo que quieren hacer es una zona residencial y dar un 'pelotazo' a nuestra costa", ha declarado a Madridiario María Luisa Gracia.

El precio de la expropiación fue fijado en casi 400.000 euros, cantidad que la familia considera irrisoria para un inmueble de dos plantas de 160 metros cuadrados por planta. "Nosotros calculamos que el precio justo superaría los 800.000 euros", ha dicho el propietario, Francisco Gracia. Este septuagenario asegura que construyó la vivienda con sus propias manos hace más de 50 años. Ya en la calle, relata a este digital que tiene las arterias obstruidas y artrosis degenerativa y que no le interesa el dinero, sino volver a su casa. La cantidad ofertada por el Consistorio, cuyo cobro se rehusó el 14 de noviembre de 2015, continúa consignada a disposición de los titulares, según informa Europa Press.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Diego Sanjuanbenito, ha declarado sobre este asunto que Madrid sólo se producen desalojos "por mandamiento judicial y cuando no hay otro remedio para ello", aunque ha reconocido desconocer "los pormenores" de esta expropiación.

VEA LAS IMÁGENES DEL DESALOJO

Más información: 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.