www.madridiario.es

¿Qué hacer cuando se pierde la autoridad como padre?

lunes 02 de diciembre de 2013, 11:35h
Cada vez hay más casos de adolescentes que agreden a sus padres, que consumen drogas o que se fugan de casa para no acatar las normas. Los padres sufren esta situación llegando incluso a soportar maltrato. Para tratar de corregir esta actitud, la Asociación GINSO  dispone del programa Recurra. Tras más de dos años desde su puesta en marcha, los profesionales han detectado patrones de comportamiento que se repiten tanto en padres cómo en hijos.
Las características que los terapeutas de Campus Unidos han observado de los padres cuyos hijos se encuentran en tratamiento, siguen un patrón bastante similar. Un gran número de los padres presenta dificultades emocionales, están más pendientes de sus carreras profesionales y no saben ejercer su rol de autoridad. De esta manera, intentan resolver los conflictos con los hijos desde un plano de igualdad, creyendo evitar de este modo la confrontación con los mismos.

Además, al principio -indican los terapeutas- muchos padres tienen grandes problemas a la hora de ingresar a sus hijos en el recurso residencial del programa de reinserción. Al haber perdido autoridad, necesitan engañarlos. Una vez que los jóvenes están internos, aprovechan para chantajearles emocionalmente. Por otro lado, también se registran con frecuencia casos de padres separados que mantienen una guerra abierta en la que utilizan a sus hijos para hacerse daño mutuamente. "Resulta muy difícil hacerles ver que así es imposible que se arregle la situación familiar, pues los chicos se alían con quien les interesa y siempre obtienen la justificación de uno de los progenitores, que busca desautorizar al otro", indica Recurra. 

El tratamiento en el Campus es un proceso terapéutico educativo dividido en tres etapas, dos de ellas residenciales y una última ambulatoria. Durante el proceso, la atención psicológica vertebra la intervención y la atención educativa guía el quehacer diario. Durante el mismo se pretende crear conciencia real del problema en el menor y la familia, dar estructura familiar y personal al menor, analizar e intervenir sobre los conflictos pasados y presentes, y por último, general un proyecto personal.

"Los objetivos iniciales de los padres (disminuir la violencia y otros comportamiento altamente disruptivos en el hogar), en numerosas ocasiones pasan a un segundo plano una vez que los menores experimentan cierta mejoría y, a pesar de los avisos de los profesionales, enfocan su atención a otras problemáticas menores (estudios, problemas de relación mucho menos graves, comodidades en la residencia, demanda de informaciones accesorias, etcétera", explica un informe de Recurra.

CONOZCA EL PROGRAMA: Campus Unidos forma parte de Recurra, exitoso programa de ayuda a familias en conflicto cuenta con un teléfono gratuito (900.656.565), la web www.recurra.com y la dirección de correo consulta@recurra.com. El tratamiento inicial se imparte en la sede central de GINSO (Cea Bermúdez, 66) y, en función de la evaluación, se determina si el menor requiere ingresar en Campus Unidos de Brea de Tajo. Además, Recurra cuenta con una red de expertos psicoterapeutas distribuidos por toda España.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios