www.madridiario.es
Padres e hijos en conflicto acuden a una excursión organizada por GINSO (archivo)
Padres e hijos en conflicto acuden a una excursión organizada por GINSO (archivo)

Más de cien padres maltratados acuden a las terapias de GINSO

viernes 06 de diciembre de 2013, 10:35h
Cada vez hay más casos de adolescentes que agreden a sus profesores, que fuman porros o que se fugan de casa para no acatar las normas. Los padres sufren esta situación llegando incluso a soportar maltrato físico por parte de sus hijos. Para tratar de corregir esta actitud la Asociación GINSO, que trabaja por la reinserción de menores, dispone del programa Recurra, especializado en el tratamiento y ayuda a los jóvenes en conflicto con su familia. Una de las herramientas con las que cuenta este programa son las terapias grupales para padres.

El objetivo de las terapias es crear espacios de reflexión neutros basados en la deconstrucción de los sentimientos y los comportamientos dañinos para el sistema familiar, donde se aprenden y se ponen en común nuevas formas de relación. "Cada miembro encuentra y recuperra fortalezas y recursos de los que dispone y asimila otros", explican los terapeutas de Recurra.

El grupo construye la propia dinámica y participación que quiere tener, siempre dirigida por los profesionales que moderan, realizan distintas dinámicas, resuelven dudas y fomentan la expresión de emociones y sentimientos. Se trabaja desde la responsabilidad conjunta y no desde la culpa. 

Desde la puerta en marcha de esta herramienta, han participado 122 padres y madres. La mayoría proceden de la Comunidad de Madrid (27) y la Comunidad Valenciana (6). La duración media de la intervención suele ser de seis meses, por lo que reciben doce sesiones. Los padres que están divorciados o separados representan el 31,9 por ciento del total y en su mayor parte de ellos acuden a grupos distintos, salvo que pidan estar juntos o la relación sea tan cordial que no influya en el desarrollo habitual de la terapia ni en su proceso terapéutico.

Los padres acuden cada quince días a los reuniones, que tienen una duración aproximada de dos horas, en las que se trabaja la autoestima, la resolucónd e conflictos, la gestión de emociones, las fortalezas o la toma de decisiones, por ejemplo. Se realizan dinámicas grupales, presentaciones, lecturas de relatos breves y cuestionarios. La mayoría de los asistentes, según informa Recurra, "participan activamente, su actitud es muy positiva y solicitan que las terapias sean más extensas".

Los grupos son heterogéneos con familias que han entrado recientemente, otros a mitad del proceso y otros finalizando. La media de edad de los padres es de 49 años en hombres y 48 en mujeres. El 60,8 por ciento de las familias son biparentales, un 31,9 por ciento son monoparentales y un 7,2 por ciento son reconstituidas. El nivel cultural es medio-alto. La mayoría de los padres trabajan fuera de casa y argumentan que les es difícil conciliar la vida familiar y la profesional. Casi un 15 por ciento son padres adoptivos.

Los terapeutas además han observado que "la inmensa mayoría de los padres demuestran gran amor por sus hijos, sensibilidad y preocupación; sufren con el proceso y les es difícil ver mal a sus hijos, aunque entienden que es necesario su internamiento". Además, "los padres que proceden de localidades pequeñas o tienen gran éxito profesional, muestran vergüenza de lo ocurrido; sienten la presión social, etiquetaje, el qué dirán y los juicios morales". Esta última sensación no se da en padres de ciudades grandes donde la intimidad y el anonimato es mayor. En ocasiones, hay casos en los que los hermanos (generalmente menores) imitan la conducta de los residentes cuando éste ingresa y pueden aflorar problemas de diversa índole, como celos, rivalidad o luchas de poder en el núcleo familiar.

Más información:

El proceso de reinserción de un menor adoptado

Así es el proceso terapéutico para los menores de Recurra

¿Qué hacer cuando se pierde la autoridad como padre?

Varón de 15 años, perfil del menor interno en Campus Unidos

Recurra: una solución contra los hijos violentos

Uno de cada diez menores atendidos por Recurra es adoptado

Una terapia para padres maltratados

Padres e hijos, de excursión para entenderse

Así es Campus Unidos

Reeducar a un hijo que maltrata

Una escuela para 'dictadores' de 16 años

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios