www.madridiario.es
Excursión de menores participantes en Recurra
Excursión de menores participantes en Recurra

Así es el proceso terapéutico para los menores de Recurra

miércoles 04 de diciembre de 2013, 10:46h
Cada vez hay más casos de adolescentes que agreden a sus padres, que consumen drogas o que se fugan de casa para no acatar las normas. Los padres sufren esta situación llegando incluso a soportar maltrato. Para tratar de corregir esta actitud, la Asociación GINSO  dispone del programa Recurra. Conozca el programa.

Campus Unidos forma parte de Recurra, exitoso programa de ayuda a familias en conflicto cuenta con un teléfono gratuito (900.656.565), la web www.recurra.comy la dirección de correo consulta@recurra.com. El tratamiento inicial se imparte en la sede central de GINSO (Cea Bermúdez, 66) y, en función de la evaluación, se determina si el menor requiere ingresar en Campus Unidos de Brea de Tajo. Además, Recurra cuenta con una red de expertos psicoterapeutas distribuidos por toda España.

Una vez que se determina la necesidad de que el menor sea internado "existe una gran diferencia en el proceso terapéutico de aquellos chicos que ingresan en el Campus conscientemente que de aquellos que lo hacen engañados. Éstos inician el proceso con un rencor hacia los padres que impide la implicación en el proceso terapéutico mientras dura este rencor. En ocasiones este sentimiento se mantiene durante toda la estancia en Campus Unidos aunque la mayoría admite que de otra forma  no hubiesen iniciado un proceso de tratamiento que reconocen necesitaban", explican los especialistas.

La evolución del proceso terapéutico depende de la evolución que sigan tanto los progenitores como los menores. "Si alguna de las partes no se implica o no evoluciona, es difícil que la situación mejore significativamente", indica la memoria de la entidad. "Quizá sea más necesario el cambio de los padres, pues son los que luego tienen más opciones de mantener el equilibrio en sus hogares. Si los progenitores son capaces de empoderarse y marcar las normas y los límites adecuadamente, los menores terminan por ajustarse a las mismas", agrega. Por otro lado, si el menor realiza en el Campus un cambio significativo y los padres no, con el paso del tiempo la situación vuelve a ser negativa, pues los menores carecen de la constancia necesaria para llevar a cabo el proceso sin ayuda. Los terapeutas señalan que la experiencia hasta el momento es que a los padres les cuesta más asumir que también tienen responsabilidad en el proceso, que no sólo es cuestión de los hijos.

Campus Unidos ha de ser un corte en una situación de emergencia. Para y aislar un conflicto que pone en riesgo tanto a padres como a hijos. Durante su estancia en Campus, el objetivo ha de ser establecer los condicionantes necesarios para que padres e hijos puedan volver a convivir, respetándose y habiendo eliminado las conductas agresivas, físicas o verbales. Sin embargo, al tratarse casi en la totalidad de los casos de conflictos que existen desde hace años, las relaciones están muy dañadas. En el tiempo que los chicos están en el Campus no es posible restañar los conflictos subyacentes y provocadores de la sintomatología por la que acuden. Es necesario más tiempo y otro contexto, como es la terapia ambulatoria. Por ello, hay que explicar, tanto a profesionales como a familias que Campus es un corte de una situación de emergencia, para estabilizarla, comenzar a comprender todos los problemas que están ocurriendo, eliminar los comportamientos agresivos y una vez ocurra esto, implicarse en la solución de los conflictos profundos largamente larvados. Esta última fase, habría que hacerla en régimen ambulatorio, en sede central, por su duración y necesidad de cambio de contexto.

Una vez finalizada la intervención, los menores reciben el alta residencia que se completará con el proceso de intervención ambulatoria posterior en la que recibirán el alta terapéutica.

Más información:

Javier Urra: "Hay mucho machismo entre adolescentes"

¿Qué hacer cuando se pierde la autoridad como padre?

Varón de 15 años, perfil del menor interno en Campus Unidos

Recurra: una solución contra los hijos violentos

Uno de cada diez menores atendidos por Recurra es adoptado

Una terapia para padres maltratados

Padres e hijos, de excursión para entenderse

Así es Campus Unidos

Reeducar a un hijo que maltrata

Diez días de campamento para aprender a convivir

Una escuela para 'dictadores' de 16 años

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios