www.madridiario.es
Jesús Neira e Isabel Cepeda durante una entrevista en el Asador Aranda.
Ampliar
Jesús Neira e Isabel Cepeda durante una entrevista en el Asador Aranda. (Foto: Gustavo San Miguel)

Jesús Neira, elegido Hombre del año por defender a una mujer maltratada

Después del pasado 2 de agosto resulta difícil hablar de violencia de género sin sacar a colación la actuación de un profesor hasta ese momento conocido por sus familiares, amigos, alumnos y vecinos que por defender a una mujer de los golpes de su pareja terminó al borde de la muerte en un hospital. Desde entonces, poco ha cambiado para las cientos de víctimas anónimas de esta lacra, pero algo se ha movido en la conciencia colectiva sobre este problema.

Jesús Neira, profesor de Teoría del Estado en la Universidad Camilo José Cela, se ha convertido a los 56 años en todo un símbolo. El Premio Madrid al Hombre del Año —categoría para la que ya fue elegido el pasado mes de diciembre por los miles de lectores de Madridiario— es el colofón de la larga lista de reconocimientos de la que ha sido objeto en las últimas semanas, en la que no ha faltado un homenaje multitudinario con motivo de su salida del hospital, hace pocas semanas.

Ahora, en pleno proceso de recuperación, "más lento del que me gustaría", según dice, se centra en adaptarse a su nueva realidad. Neira intenta que esta 'segunda vida' se parezca lo más posible a la anterior. Está deseando sumergirse en el atasco cotidiano, reencontrarse con sus alumnos, caminar con normalidad.

Una persona normal

En el fondo, se considera "una persona normal que presenció una horrible escena de maltrato". Pero esta circunstancia añadida seguirá marcando su vida cuando el temporal de 'flashes' y entrevistas haya amainado, ya que aceptó el ofrecimiento de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, de presidir el Consejo Asesor del Observatorio Regional de Violencia de Género."Haré lo que pueda para luchar contra este problema", promete. Y lo intentará convencido de que "la relación entre ambos sexos tiene que estar cimentada en el respeto más absoluto y escrupuloso. Y no hay respeto sin vida. Lo primero es respetar la vida", insiste.

Neira afronta esta vorágine "emocionado" por el calor que recibe de su familia y "de tantas personas anónimas". Desde su entrada en el hospital, el profesor ha recibido decenas de cartas. Mensajes de ánimo y de solidaridad, pero también "misivas desesperadas de personas que sufren y que necesitan hablar con alguien". Para ellas, Jesús Neira se ha convertido en el depositario de sus confidencias. Alguien a quien dirigirse con la ilusión —real— de que alguien que puede entenderlas las está escuchando. Antes, Neira jamás había imaginado que podía terminar en coma por intervenir en una paliza entre desconocidos. Y eso que no era la primera vez que lo hacía. "Hace años viví una situación parecida y reaccioné igual. No me encuentro capacitado para ver que una persona está recibiendo una brutal paliza y no intervenir. No puedo soportarlo".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.