www.madridiario.es

Radiografía de Madrid (X)

Madrid, una región abierta al mundo

Madrid, una región abierta al mundo

martes 28 de mayo de 2013, 00:00h
Su extenso patrimonio artístico, su oferta cultural y hostelera, su variedad paisajística, sus múltiples ferias y congresos, sus comunicaciones, su gastronomía... Múltiples y variados son los motivos que cada año empujan a millones de turistas nacionales y extranjeros a visitar la  Comunidad de Madrid, que en 2011 -impulsada por la Jornada Mundial de la Juventud- batían récord con más de 10 millones de visitas y 20 millones de pernoctaciones hoteleras.
El turismo constituye, a pesar de la adversa coyuntura económica, un sector en auge que ha ido cobrando cada vez un mayor peso en la economía regional hasta el punto de alcanzar ya el 5 por ciento del Producto Interior Bruto regional, según datos del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid. A ello contribuyen en buena parte los más de 5.000 millones de euros que anualmente invierten los turistas extranjeros en su periplo por la región, un diez por ciento del total gastado a nivel nacional en turismo.

A pesar de no tratarse de una autonomía con una gran tradición como lugar de vacaciones, Madrid se ha consolidado como sexto destino turístico favorito entre los extranjeros  ?principalmente estadounidenses, italianos, franceses e ingleses? que eligen España para disfrutar de unos días de asueto. La mayor parte de ellos ?más de tres cuartas partes? llegan por vía aérea, a través del aeropuerto de Barajas.

El sector turístico representa además una relevante fuente de empleo que, salvando los estragos de la crisis, continúa dando trabajo a más de 360.000 personas. Un elevado número de ellas se encuentra ocupado en los más de 1.700 alojamientos de la región. Las más de 138.000 plazas existentes, la mayoría en el municipio de Madrid, están llamadas a crecer aún más de fructificar la candidatura olímpica de Madrid para los Juegos de 2020.

La capital lidera el ranking de visitas a la región. El itinerario urbano del turista se concentra principalmente en el distrito Centro, concretamente en la Puerta del Sol, el Palacio Real, la plaza Mayor y el Madrid de los Austrias. Son muchos quienes continúan su paseo por la Gran Vía, atraídos por los comercios y los musicales que en los últimos años allí proliferan y que han contribuido a fomentar un turismo nacional de fin de semana.

Pero sin duda una de las rutas que más interés suscitan es el conocido como 'triángulo del Arte', compuesto por tres pinacotecas mundialmente conocidas: los museos del Prado, el Thyssen y el Reina Sofía, que se han visto complementadas por el palacio de Cibeles, el Caixa Forum, la fundación Mapfre y la Biblioteca Nacional que ofrecen también interesantes exposiciones.

Patrimonio de la Humanidad
Fuera de la ciudad de Madrid, el grueso de las visitas se concentran en los tres conjuntos históricos catalogados parcial o totalmente por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad: el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el paisaje cultural de Aranjuez y el centro histórico de Alcalá de Henares. De menos importancia, aunque con un gran atractivo turístico,  son los municipios de Chinchón, Manzanares el Real, Navalcarnero y Buitrago de Lozoya.

Entorno natural y patrimonio artístico se combinan en San Lorenzo de El Escorial, el segundo municipio más visitado de la Comunidad tras la capital. Allí se encuentra el monasterio fundado por la orden jerónima que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984. Concebido en el siglo XVI por Felipe II para conmemorar la batalla de San Quintín, el edificio alberga también el Panteón Real, donde se encuentran enterrados los monarcas españoles de las dinastías de Austria y Borbón. El mismo término municipal acoge la basílica del Valle de los Caídos, monumento construido entre 1940 y 1958 por los presos republicanos en recuerdo a los fallecidos durante la Guerra Civil. Sobre el templo se alza la cruz cristiana más alta del mundo ?108 metros? visible desde más de 40 kilómetros de distancia.

La armonía entre naturaleza y arquitectura se repite también en Aranjuez, cuyo paisaje cultural obtuvo el reconocimiento de la UNESCO en 2001. Allí el Palacio Real y los jardines históricos, como el del Príncipe o el de la Isla, se funden con los paseos arbolados, las huertas y los sotos regados por el Tajo. El Tren de la Fresa y las fiestas del Motín de Aranjuez, de Interés Turístico Nacional, son algunas de las citas culturales que esperan al visitante.

La ruta por los enclaves madrileños catalogados como Patrimonio de la Humanidad concluye en el casco histórico de Alcalá de Henares declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998.  La ciudad que vio nacer a Miguel de Cervantes, cuya casa natal se encuentra abierta al público, alberga la universidad madrileña más antigua, con más de cinco siglos de historia, y con monumentos como la catedral Magistral de los Santos niños Justo y Pastor o la capilla de San Ildefonso, donde reposan los restos mortales del cardenal Cisneros.

Chinchón, a 47 kilómetros de la capital, se ha consolidado como quinto destino turístico de la región. En 2012 más de 270.000 personas visitaron la localidad atraídas por la belleza de su plaza Mayor, escenario cinematográfico de películas como 'La vuelta al mundo en 80 días' o 'Campanadas a medianoche', y por celebraciones como la Pasión de Cristo, declarada de Interés Turístico Nacional.

Todos ellos constituyen reclamos turísticos. No en vano fueron elegidos, a través de una campaña promovida en 2008 por el Bureau Internacional de Capitales culturales, entre las siete maravillas de la Comunidad de Madrid: el monasterio de El Escorial, el Palacio Real, la Universidad y el recinto histórico de Alcalá de Henares, la plaza Mayor de Chinchón, el museo del Prado y el paisaje cultural de Aranjuez.

El itinerario turístico madrileño se extiende con frecuencia hasta otras ciudades próximas con un extenso patrimonio como Ávila, Segovia, Salamanca, Toledo o Cuenca, propiciado por las buenas comunicaciones ferroviarias y por carretera con la capital.

Nuevas fórmulas

Pero el turismo cultural va cediendo un progresivo protagonismo a otras fórmulas de viaje. Una de las que más peso ha ganado en los últimos años es la derivada del papel de la capital como centro de negocios internacional. Congresos, reuniones y ferias se dan cita en los recintos feriales de Ifema y de la Casa de Campo, así como en el Palacio Municipal de Congresos de Campo de las Naciones y en Palacio de Congresos del Paseo de la Castellana.

Entre las ferias que mayor número de visitantes congregan sobresale FITUR, uno de los tres grandes eventos internacionales de la industria turística junto con la World Travel Market (WTM) de Londres y la Internationale Tourismus- Börse (ITB) de Berlín, que cada año congrega a más de 200.000 visitantes. Estas visitas se tendrán que repartir en el futuro con Eurovegas. Y es que la construcción del macrocomplejo de ocio en Alcorcón irá acompañada del que está llamado a ser el mayor centro de convenciones de Europa.

Aunque no está tan consolidado como en otras regiones españolas, el turismo rural es una alternativa que cada vez gana más adeptos. Un total de de 117.284 personas decidieron alojarse en este tipo de establecimientos en 2011, un 17,8 por ciento más que en el año anterior. La oferta de la Comunidad de Madrid se centra en la Sierra del Norte, donde se localiza un mayor número de casas rurales y, en menor grado, en las zonas del Alto Guadarrama, el Alto Manzanares y la zona del suroeste.

La gastronomía se ha convertido también en una importante baza en la promoción del turismo madrileño. Cada vez son más numerosas las iniciativas que, con la excusa de probar algún plato típico, invitan a organizar excursiones por los municipios de la región. Estas rutas gastronómicas están protagonizadas además por una serie de productos reconocidos con una denominación de origen, como los vinos y aceites de Madrid; de calidad, como las aceitunas de Campo Real, o con una denominación o indicación geográfica tal como ocurre con el anís de Chinchón o la carne de la Sierra de Guadarrama. A ellos se suman otros muchos alimentos que, sin estar distinguidos con distintivos de particularidad geográfica, también gozan de gran prestigio. A este último grupo pertenecen, por ejemplo, los melones de Villaconejos, las fresas y espárragos de Aranjuez, los judiones de la Sierra Norte o los ajos de Chinchón.

Otra de las opciones que ha ido escalando posiciones en los últimos tiempos en la región es el turismo de compras, propiciado por la liberalización de las rebajas y de los horarios comerciales. Esta última fórmula, que permite a los establecimientos la apertura los 365 días del año, ha logrado atraer a un número creciente de visitantes procedentes de provincias limítrofes y de otras zonas de España y del extranjero.

Esta continua llegada de personas a la Comunidad para hacer turismo se ve paliada por la actitud viajera de los habitantes de la región. Lo prueba el hecho de que el 19,1 por ciento del total de desplazamientos por España estén protagonizados por madrileños que también realizan el 18 por ciento de los viajes al extranjero.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios