www.madridiario.es

Conbici: "Las medidas de la DGT van en contra de la bicicleta"

jueves 14 de marzo de 2013, 00:00h
El uso obligatorio del casco o que los ciclistas tengan que circular por la derecha son algunas de las medidas que la Dirección General de Tráfico ha incluido en el anteproyecto del nuevo Reglamento General de Circulación. Mariano Reaño, portavoz de la federación de asociaciones Conbici, explica en esta entrevista por qué perjudican al ciclismo urbano.
¿Qué opinión tiene Conbici del anteproyecto del nuevo Reglamento General de Circulación que ha preparado la DGT?
Nos parece que los propósitos que se anuncian en la exposición de motivos de la norma no se corresponden con lo que luego es. Habla de conceder un papel más relevante a peatones y ciclistas, pero después establece una serie de medidas que van muy en contra de que la bicicleta consiga un estatuto de vehículo común o, mejor, privilegiado, como debería serlo y lo es en otros países.

Entre las medidas a las que se opone Conbici está que el uso del casco sea obligatorio. ¿Qué piensa Conbici de esa medida?
Estamos absolutamente en contra de la obligatoriedad del casco. Hacer el casco obligatorio en ciudad supone un golpe muy fuerte al ciclismo urbano, porque el número de ciclistas disminuiría drásticamente. Es Australia y Nueva Zelanda se produjo un descenso del 30 o 40 por ciento de los ciclistas. Eso redunda en más inseguridad para el resto de los ciclistas porque cuantos más ciclistas haya en la calzada más presentes los tienen los conductores de vehículos a motor, que son la principal fuente de accidentalidad de los ciclistas. Por no decir lo que supone para los sistemas de bicicleta pública que hay en España. Sería un torpedo a la línea de flotación de esos sistemas.

Otro de los puntos con los que Conbici no está de acuerdo es con que se obligue a los ciclistas a circular por el carril derecho y a la derecha en los carriles. ¿Por qué?
Es muy desacertado y pone de manifiesto el talante de la reforma. Que nos obliguen a ir por la derecha de los carriles supone que practicaremos el dooring, que es comerse puertas de coches cuando abren. En caso de accidente, decir el conductor siempre podrá decir: “No iba por la derecha del carril”. La posición mejor para ser visto y, por lo tanto, la posición más segura, es el centro del carril. Si nos quitan eso, nos dejan en precario.

La DGT también ha incluido la posibilidad de que las bicicletas puedan ir por las aceras de más de tres metros.

Es un tema complicado. La posición oficial de Conbici es que los conflictos que se originan en la calzada se deben resolver en la calzada, es decir, que el problema está en que se debe pacificar el tráfico y deberían tomarse medidas muy en serio para ese propósito. Entre otras cosas, por ejemplo, los controles para la velocidad en las calzadas de las ciudades son prácticamente inexistentes. Mientras eso no se produzca, es normal que haya un grupo de ciclistas inexpertos que tenga miedo. Entonces, también se producen situaciones que nos desprestigian a todos los ciclistas por parte de ciclistas que son desconsiderados cuando utilizan la acera. Eso me parece inadmisible. La solución básica sería que se calmase el tráfico y que la gente tuviese la sensación de seguridad cuando circula por la calzada, algo que de momento no tenemos y estamos lejos.

¿Qué otros puntos pueden afectar al uso de la bici?
Había una norma sobre los ciclistas menores de 14 años que establecía que tenían que ir acompañados y finalmente se ha caído del borrador. La cuantía de las sanciones a las infracciones cometidas con los ciclistas no guarda proporción con la peligrosidad que suponen las infracciones de los ciclistas ni con el valor del vehículo. Una sanción de 120 euros puede ser una bicicleta medianamente decente. Imagina que a un conductor de coche le ponen una multa de 20.000 euros. Más cuestiones: los remolques de bicicleta que solo se permiten en vías urbanas y en carriles bici. Eso es un golpe muy duro para el cicloturismo, que es una industria prometedora. Esta reforma no se la han pasado bien, porque desde el punto de vista de Europa se está haciendo una publicidad terrible. La Federación Europea de Ciclistas publicó un comunicado demoledor sobre lo que puede suponer para el cicloturismo en España. Están convirtiendo España en un destino antipático para los ciclistas, aunque ya lo es en parte porque en la mayoría de los países de nuestro entorno el casco no es obligatorio en vías interubanas.

¿Cómo interlocutor, Conbici ha tenido la oportunidad de comentar estos temas con la DGT?
Hemos estado en el grupo de trabajo específico de la bicicleta y la tramitación ha sido bastante oscura. Hemos asistido a bastantes reuniones y nunca se nos ha facilitado un texto, porque ellos temían la contestación que iba a haber. Anunciaron medidas propias de iluminados, como una matrícula para las bicicletas, un carné o un seguro obligatorio, que son cosas que no existen en ningún país de nuestro entorno y son desatinos por los que se les echó la gente encima.

¿Y no se os ha escuchado en estas medidas que sí se han recogido en el anteproyecto?
En la última reunión que tuvimos nos informaron sobre todo y, sin embargo, no mencionaron lo del casco, que es fundamental, y lo dejaron en el aire. Hay otra cuestión que también es muy relevante. Resulta que para hacer alegaciones al reglamento la ley establece que se tiene que tener en cuenta a las organizaciones representativas y Conbici es la única representante de los ciclistas urbanos, pero ellos se han valido de que en el Consejo Superior de Tráfico y Seguridad Vial solo está representada la Asociación de Ciclistas Profesionales, que es excelente pero solo agrupa a 250 ciclistas. Este consejo, que se reguló por primera vez en 1993, no tuvo en cuenta el fenómeno del ciclismo urbano que ha eclosionado de esta manera. Así a los principales afectados nos tienen al margen.

Entonces, ¿no podéis presentar alegaciones?
Se nos ha proporcionado un ejemplar del reglamento pero no se nos ha concedido audiencia para presentar alegaciones. A la Asociación de Ciclistas Profesionales les proporcionaron el texto y una comunicación en la que se les decía que tenían 10 días para presentar alegaciones. Nosotros estamos trabajando para alegar, pero no estamos convocados. Presentaremos en un registro las alegaciones y convocaremos a los medios para que quede constancia. Si realmente no nos quieren atender, será una muestra más de la cerrazón y del espíritu que respira.

¿Hay alguna movilización prevista para hacer ver la oposición de los ciclistas al borrador del Reglamento de Circulación?

Sí, pero no puedo contar mucho porque es una movilización muy original, muy bonita y muy divertida que perdería el efecto sorpresa.

¿Qué esperanzas tienen las asociaciones sobre que cambie el reglamento?

Tenemos bastantes esperanzas porque, por ejemplo, para los sistemas de bicicleta pública sería muy grave. Aunque sea por interés de la Administración. Los ayuntamientos están poniendo el grito en el cielo. ¿Sabes lo que es instalar en cada estación de alquiler de bicicletas un dispensador de cascos? La gente no quiere ponerse casco por temor a los parásitos. Entonces imagínate en Sevilla con una especie de sudario en la cabeza y el casco encima... Tenemos algunas imágenes muy divertidas. Si no fuera triste, sería para partirse de risa. Vamos a dar batalla y creemos que sí. La presión es fuerte, los medios sociales están que bullen y la presión europea también está ahí. Aparte hay otros ministerios implicados y ya hemos contactados con ellos. Y parlamentarios de todo el espectro político nos apoyan, incluso miembros del PP. Otra cosa es que llegasen a romper la disciplina de partido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios