www.madridiario.es

Macsa readmitirá a los 9 despedidos

jueves 14 de febrero de 2013, 00:00h
El Ayuntamiento de Madrid readmitirá a los nueve trabajadores de Madrid Arte y Cultura SA (Macsa) despedidos dentro del conflicto laboral que vive esta empresa pública. Oposición y sindicatos denuncian el autoritarismo y la arbitrariedad de la medida.
Así lo anunció este jueves el portavoz del Gobierno municipal, José Enrique Núñez, mostrándose satisfecho con el resultado final de la negociación que, a su juicio, se ha llevado a cabo de manera "coherente". Núñez ha añadido que en las situaciones de conflictividad laboral "siempre hay acciones que pueden perjudicar la imagen de la institución pero lo importante es el resultado". "Esperamos y deseamos que cuanto antes los representantes de los trabajadores se sienten a firmar el acuerdo", ha declarado el portavoz. Lo que no ha podido confirmar es cuándo serán readmitidos los despedidos.

Esta decisión respondía a la comparecencia conjunta que realizaron los sindicatos municipales y los partidos de la oposición para denunciar la situación este jueves por la mañana. Y es que, tal y como explicó el secretario general de CCOO en el Consistorio, Pedro Delgado, los despidos, incluidos los de dos representantes del comité de empresa, se produjeron después de que el 15 de diciembre estos trabajadores leyesen un manifiesto en el Teatro Fernán Gómez en el que explicaron los motivos de la huelga. Según los trabajadores, contaban con la autorización del director del centro, Miguel Munárriz, para lo que esgrimió documentos de los servicios de seguridad de la casa. El Área de Las Artes consideró lo contrario y procedió al despido.

Readmisión con sanciones
Delgado continuó explicando que intercedió el nuevo secretario general de CCOO Madrid Jaime Cedrún, que mantuvo una conversación con la alcaldesa Ana Botella. Ambos acordaron la readmisión a cambio de una sanción consistente en una suspensión de empleo y sueldo a estos trabajadores durante unos días.

El presidente del Comité de Empresas y una de las personas que recibió cartas de despidos, Jesús Llopis, ha detallado que los despidos se habían basado en una "mentira creada" por el director del Fernán Gómez. También ha acusado al delegado de Las Artes de "torpedear" a Macsa (que ha pasado de tener beneficios a pérdidas con su gestión) y de querer ocultar el éxito de la negociación del ERE y del convenio colectivo que se está dialogando.

El portavoz socialista, Jaime Lissavetzky, juzgó que los despidos efectuados fueron una situación insólita y de "extrema gravedad" que, independientemente de los aspectos legales del asunto, muestran que el delegado Fernando Villalonga está actuando con "prepotencia y soberbia". El portavoz municipal de Izquierda Unida, Ángel Pérez, continuó explicando que esta situación es consecuencia de una política caracterizada por "la demolición de los ayuntamientos" y de un modelo de relaciones laborales que pretende, a su juicio, paralizar las demandas de los trabajadores de cara a defender sus derechos. "Villalonga quería dejar claro quién manda" y que esa actitud de "disciplina y autoridad" era más propia de un "señor bajito, gordo y con bigote".

El Grupo Municipal de Unión, Progreso y Democracia lamentó las "formas autoritarias" del delegado de Las Artes que Botella se vio "obligada a desautorizar". Según UPyD, la decisión municipal final da marcha atrás a "una medida tomada, según todos los indicios, como venganza del delegado de Las Artes por una protesta laboral al inicio de una actuación musical en el Teatro Fernán Gómez". "Quería ejecutar un tipo de despidos, totalmente arbitrarios, que no se veían en el Ayuntamiento en democracia. Ahora queda desautorizado, pero nos preocupa especialmente lo que pueda suceder a medio plazo, con la anunciada fusión entre Macsa y Madrid Visitors & Convention Bureau, que deberá gestionar Villalonga. Vistos los antecedentes, nos tememos lo peor", ha dicho.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios