www.madridiario.es

Crítica teatral.- 'Cuando fuimos dos: posos de amargura'

El nuevo teatro Sol de York (Arapiles, 16) acaba de estrenar la comedia “Cuando fuimos dos”, de Felipe López, dirigida por Quino Falero. Una mirada sobre las relaciones de pareja –homosexual en este caso- de la que parece deducirse el axioma popular: ni contigo, ni sin ti. Humor, ternura y un poso de amargura en torno al fracaso sentimental.
César y Eloy se reencuentran para acabar de desmontar el piso en el que han vivido juntos. No es un trago fácil. Cada uno nos cuenta su posición en la pareja y nos van recreando los momentos vividos en pareja desde su primer encuentro casual. El espectador no sabe si, finalmente, la ruptura definitiva se consumará porque parece quedar claro que se quieren, que se necesitan aunque sean incapaces de convivir. La solución, en la última escena.

Son dos arquetipos. Da igual que sean dos hombres. En cualquier pareja puede haber un ególatra, un neurótico, un promiscuo… El chantaje emocional funciona durante un tiempo pero el eslabón más débil acaba rebelándose y manifestándose como el más seguro.
López ha hecho una estupenda comedia, con mucho humor, con diálogo fluido y directo que los actores colocan a la perfección. David Tortosa aporta el físico, el desparpajo, la sinceridad. Felipe Andrés la intelectualidad, la aparente superioridad, la duda permanente. Los dos intérpretes se complementan a la perfección en un espacio escénico presidido por una gran cama. Tiene el montaje otros aciertos, como las cajas de mudanza, símbolo de la inestabilidad, de la provisionalidad de las parejas. Ellas tienen también el atrezo de la función en un juego muy práctico.
Y Quino Falero mueve a los dos actores en torno a este lecho-altar, diseñando múltiples pequeñas acciones que dan ritmo  a representación.

No se cuenta, en definitiva, nada que la mayoría de los espectadores no haya vivido en alguna ocasión. Por eso sienten simpatía hacia los personajes en el escenario. Seguro que todos y cada uno se verán representados por alguna –o por todas- de las actitudes que van descubriendo César y Eloy. Y también muchas parejas habrán acabado como en esta ficción.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.