www.madridiario.es

Robaban en cajeros mediante el método del Arpón

jueves 10 de enero de 2013, 00:00h
La Guardia Civil y la Policía Nacional, en el marco de la Operación Arpón, han desmantelado un entramado delictivo compuesto por una docena de personas, que llevaba a cabo robos con fuerza en cajeros mediante el método del 'Arpón', según ha informado este jueves la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

En rueda de prensa en la Delegación de Gobierno, Cifuentes ha explicado que esta actuación ha permitido esclarecer, hasta el momento, setenta y tres hechos delictivos, cuarenta de ellos cometidos en demarcación territorial de la Guardia Civil y treinta y tres en territorio de la Policía Nacional.

El modus operandi empleado por la banda consistía en efectuar un reintegro de efectivo de un cajero y, en el momento en que se abría el expendedor de billetes, instalar un artilugio artesanal, denominado 'Arpón', diseñado para atrapar el dinero, esperando después, en las inmediaciones, a que alguna persona retirara alguna cantidad de efectivo.

Con este instrumento, los billetes se quedaban atrapados en el arpón, y cuando la persona se marchaba pensando que había sido un fallo técnico del cajero, volvían a la entidad bancaria y sacaban el arpón con los billetes atrapados, teniendo para ello que fracturar previamente la trampilla de extracción de dinero con una palanqueta.

Aunando fuerzas
Los investigadores lograron identificar a una parte de los integrantes de la investigación, siendo en este punto, cuando se descubrió que la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, estaba también tras esta banda, por lo que se decidió aunar los esfuerzos de ambos Cuerpos para, a partir de este punto e intercambiando la información correspondiente, continuar con las pesquisas.

Fruto de este trabajo conjunto, se lograba averiguar que la organización contaba con colaboradores que se encargaban de abrir cuentas bancarias, y hacerse de esta manera con la correspondiente tarjeta de débito, la cual era entregada al entramado delictivo que  la utilizaba para extraer dinero y, en el momento que se abría el expendedor, colocar el arpón, lo que les permitiría quedarse con los reintegros de los ciudadanos a partir de ese instante. Las víctimas achacaban, generalmente, a un fallo técnico del cajero esta anomalía, por lo que la denuncia no se materializaba hasta que les llegaba el correspondiente recibo de movimientos.

Doce detenidos de origen rumano
En el marco de la Operación, han sido intervenidos diversos arpones y se han realizado dos registros domiciliarios en Madrid y Parla, donde ha sido  localizado distinto material utilizado por la banda, así como tarjetas de crédito, libretas y automóviles. La mayor parte del dinero que obtenían era enviado a Rumania a través de empresas especializadas. Así mismo se ha logrado bloquear 16 cuentas bancarias propiedad de los detenidos.

Los encartados detenidos son diez varones y dos mujeres de origen rumano, ecuatoriano y español,  con edades comprendidas entre los 20 y los 44 años de edad, vecinos de Parla y Madrid y con antecedentes por hechos relacionados contra el patrimonio. Además se ha imputado a otras tres personas más por los mismos hechos.

El juez que entiende de la causa decretó el ingreso en prisión de los dos cabecillas de esta organización criminal ahora desarticulada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios