www.madridiario.es

El Madrid de hace un siglo: los teatros con terraza

jueves 24 de enero de 2013, 00:00h
En los tiempos ya lejanos en los que no existía más refrigeración que los abanicos y las corrientes de aire, los empresarios de cines y teatros se las ingeniaban para seguir llevando espectadores a sus locales en plena canícula.
Quizá el más llamativo fue el del teatro Odeón (hoy Calderón), conservado en bastante buen estado, aunque sin uso actualmente. Ya en las noticias publicadas al inaugurarse en 1917 se aludía a esta zona. Concretamente el diario La Época afirmaba el 8 de junio de ese año:

“Terminada esta serie inaugural de representaciones de ópera, comenzarán los espectáculos de varietés y proyecciones cinematográficas en la terraza donde, según se ha dicho, se ha construido otro lindo teatro.”

Pero tardó en abrirse el teatro al fresco. Y cuando lo hizo, el teatro se llamaba ya 'del Centro'. En pleno verano de 1920, el miércoles 4 de agosto, la empresa anunció la inauguración de la temporada de la Terraza del Centro, con un programa que incluía proyecciones cinematográficas y actuaciones de variedades. La primera función contó, entre otros artistas con Jacobita Martín, Pepe Medina y Pilar del Río. La entrada al espectáculo al aire libre costaba 1,50 pesetas. El enorme edificio contaba con ascensor para la comodidad de los espectadores. Un año más tarde la experiencia se repitió, abriéndose la temporada el 25 de junio con el estreno de una película –Corazón de España- que mostraba el triunfo del torero Granero y con actuación de la cupletista Mercedes Serós.

En la programación de la terraza se registró la presentación de dos humoristas, Luis Esteso y su hija Luisita, que, sobre todo la última, llegarían a ser figuras muy populares del cine y del teatro. No fue la única temporada veraniega en la que su utilizaron las alturas para combatir el calor. El 28 de junio de 1922 apareció nuevamente publicidad de esta terraza, con el atractivo de cómodos butacones y con servicio gratuito de ascensor hasta arriba. La apertura se produjo finalmente el 1 de julio con la Orquesta Galindo, Lydia América, Carmelilla Sevilla y las correspondientes proyecciones cinematográficas. Las atracciones comenzaban a las diez de la noche.

En estos años la terraza del teatro del Centro competía con la del Real Cinema, el espléndido edificio proyectado por Teodoro Anasagasti e inaugurado por los Reyes el 15 de mayo de 1920. Dos meses más tarde ya se anunció la apertura de la terraza, anticipándose al teatro del Centro. En este caso solamente se ofrecían proyecciones de cine con el mismo programa que en la sala cerrada.

Más tarde otros modernos cines, como el actual Callao, abierto el año 1926, incorporaron la terraza con pantalla, que todavía se mantiene y que puede verse desde la plaza de ese nombre. Cuando se inauguró, el 16 de junio de ese mismo año, ofrecía: 'ascensores, jardín, 'bar', temperatura agradabilísima, inmejorable orquesta. Magnifico panorama de la ciudad y de la sierra. Verdadero coliseo al aire libre. Única en el mundo'.

El conocido cine Doré, en el populoso barrio de Antón Martín contaba – y cuenta- con terraza abierta y utilizable. El 14 de agosto de 1929, el cine San Carlos, en la calle Atocha (la actual discoteca Kapital) inauguró la que anunciaba como más bella terraza de Madrid. No pudo hacerlo con un título más popular: ¡Viva Madrid, que es mi pueblo! Competencia directa de la del Centro, en el otro extremo de la calle.También existe constancia de que en el año 1931, el cine Barceló, convertido actualmente en discoteca y proyectado por Luis Gutiérrez Soto, tenía terraza. No es extraño ya que fue el mismo arquitecto del cine Callao. Como el salón se inauguró en diciembre, la terraza no se abrió hasta el verano siguiente, el 29 de junio. Cines desaparecidos, como el de la Flor y el Europa también contaron con terrazas en el comienzo de la década de los Treinta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.