www.madridiario.es

La cercanía al colegio pierde peso en la admisión

jueves 10 de enero de 2013, 00:00h
La Comunidad eliminará las zonas de escolarización, pero el lugar de residencia seguirá contando para acceder a los centros educativos. La oposición se muestra contraria al nuevo sistema.
El próximo curso escolar se eliminarán en Madrid las zonas de escolarización e influencia que todavía quedaban tras la supresión el año pasado de las mismas en 164 municipios. Aun así, como exige la normativa nacional, el lugar de residencia o de trabajo de los padres seguirá contando en la baremación, con dos puntos probablemente -el año pasado eran cuatro-, según ha explicado la Consejera de Educación, Lucía Figar, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Así, por ejemplo, en Madrid una ciudad con más de tres millones de habitantes y 21 distritos, los alumnos podrán optar en las mismas condiciones a cualquier centro educativo público o concertado de la ciudad. Hasta ahora había 130 zonas escolares en la capital. En cuanto a la posibilidad de recibir ayudas para costear el transporte público al lugar de estudio, Figar ha indicado que las recibirán quienes estén a la distancia que marca la LODE.

En el caso de que haya más solicitudes que plazas, serán los propios centros los que gestionen la admisión, con apoyo de personal de la Consejería de Educación, teniendo en cuenta el baremo que tiene que aprobar la Comunidad. Entre las cuestiones que se tendrán en cuenta están la existencia de hermanos matriculados en el centro o padres que trabajen en el mismo, vivir en el municipio en el que esté el colegio, la renta anual de la unidad familiar, si el alumno o un familiar tiene discapacidad o si la familia es numerosa.

Además, el decreto del área única establecerá también una mayor transparencia para que los padres puedan tener más información sobre los colegios con el fin de que puedan elegir con más datos, como los resultados de las pruebas externas por las que pasan los centros -ya públicos-, el reglamento o el proyecto educativo, entre los ejemplos puestos por la consejera.

El objetivo del área única es que "los ciudadanos tengan más capacidad para elegir por sí mismos", según el presidente, Ignacio González, quien ha incluido esta medida desreguladora dentro de otras que ha tomado el Gobierno regional, como el área única sanitaria, la liberalización de las rebajas o los horarios comerciales, decisiones que según el dirigente regional han supuesto una comunidad "más abierta y dinámica".

No obstante, este cambio en el proceso de escolarización no gusta a oposición, sindicatos o la Fapa Giner de los Ríos, al considerar que esta medida podría ser segregadora y que los centros podrían acabar eligiendo a los alumnos. La consejera ha negado que esto sea así y se ha basado en la implantación del área única este curso en 164 municipios, donde ha aumento ligeramente, del 88 al 90 por ciento, el número de familias que han obtenido el colegio que habían solicitado y "donde no ha sucedido nada" de lo que se denunció el curso pasado, como que "iba a haber colegios de ricos y pobres" y iba a favorecer la segregación.

Críticas de la oposición
La posibilidad de que sean los colegios los que acaben seleccionando a los estudiantes sigue siendo uno de los principales reproches de la oposición al área única. "La medida está orientada a que los centros puedan elegir a su alumnado, situación de la que saldrán perdiendo los centros públicos, en los que arrinconará a los alumnos inmigrantes o con menor poder adquisitivo", indicó a este digital el socialista Eusebio González. "Favorecerá que los concertados puedan subir sus cuotas", apuntó, por su parte, Ramón Marcos de UPyD.

"Puede pasar que un alumno de Móstoles no tenga plaza en su centro más cercano porque ha sido admitido un alumno de otro. Es absurdo", puso como ejemplo el diputado del PSM, quien además señaló que los padres tienen libertad de elección desde hace 25 años y que con el área única la organización educativa será más complicada.

Desde UPyD se destacó que "si se quiere mejorar la educación no va a ser así, sino que se debería reforzar la enseñanza de materias principales". Además, Marcos advirtió de que "esta libertad de elección no va acompañada de una igualdad real de oportunidades porque solo quienes puedan pagarse el transporte y el comedor podrá enviar a su hijos a un centro que considera mejor pero que está lejos de su residencia".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.