www.madridiario.es
El desconcierto se apodera del inicio de curso

El desconcierto se apodera del inicio de curso

Los colegios no admiten todavía 'tuppers' y los padres critican la reducción de becas de comedor y libros. La Comunidad destaca su apuesta por el bilingüismo mientras que aumenta el número de alumnos por clase y se reduce el número de profesores.
El curso empieza con varios frentes abiertos en los centros. La posibilidad de llevar la tartera al colegio y ahorrar así unos euros tiene perplejos a los directores, pues la Comunidad decidio hace una semana que cada centro elija cómo hacerlo. "En la Junta de Portavoces hemos acordado no aceptar 'tuppers' al menos este mes para ver si podemos reconducir la situación. Es una barbaridad inasumible", indica Manuel Virgil, portavoz de la junta que aglutina a los centros de primaria y director del colegio Nuestra Señora del Remolino. Para empezar, los centros no tienen neveras ni microondas y habría que garantizar las condiciones sanitarias.

No hay que olvidar que esta propuesta surge después de que la Comunidad haya retirado gran parte de los fondos que destinaba a becas de comedor y libros. En caso de que se termine llevando a la práctica costará, según se cree, la mitad de lo que cuesta el comedor, 4,80 euros al día, salvo que se esté en uno de los colectivos que aún siguen recibiendo una ayuda. "¿Dejamos de reunirnos para calentar tuppers?", se preguntaba Ana María García, directora del Colegio Plácido Domingo, en referencia a la propuesta de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, de que sean los profesores los que supervisen a los alumnos que lleven la comida de casa. Esas horas son las que usan los docentes para organizar el funcionamiento de los centros, según explicó el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García. Los directores de centros consultados por este digital aseguran que en el primer día de curso los alumnos no han llevado la comida de casa.

La polémica por el 'tupper' y la retirada de las ayudas para el comedor han centrado la apertura de curso e, incluso, una madre ha lanzado una tartera a Aguirre, sin que llegara a alcanzarla, durante la inauguración oficial celebrada en un colegio de San Agustín de Guadalix. En este acto, Aguirre ha insistido en la apuesta del Gobierno regional por los centros bilingües.

Retirada de las becas para libros
El dinero que queda para ayudas de comedor tendrán que gestionarlo los propios centros, al igual que las ayudas para libros, que este año se destinado a un sistema de préstamo. Este nuevo sistema solo está garantizado para perceptores de la Renta Mínima de Inserción o familias con una renta baja. "Hemos recibido una cantidad de dinero escasa", criticaba el portavoz de la Junta de Portavoces de los colegios. Esta cantidad va de 1.500 a 10.000, según las necesidades del centro. Además, en los cursos de niños muy pequeños será difícil que los libros puedan reutilizarse como pretende la Comunidad durante varios años, pues se trabaja sobre ellos.

"Este año está siendo bastante duro. Nos quedamos sin ayuda para comedor y sin beca para libros", comentaba Lourdes, madre de dos niños a la entrada del colegio Miguel de Unamuno. Según sus cálculos, el comedor le costará unos 110 euros por niño al mes y el material otros 400. "Espero encontrar otro trabajo para asumir estos gastos", aseguraba visiblemente preocupada el primer día de clases.

Más alumnos y menos profesores
Además, el curso comienza con más alumnos y menos profesores por segundo año consecutivo. Según CCOO, el curso arranca este lunes con con 25.000 alumnos más y 2.000 profesores menos entre primaria y secundaria. El representante de la Junta de Portavoces calcula que se han perdido unos 750 profesores en primaria. "Estamos justísimos", señaló. A esto hay que sumar que no se cubren las bajas hasta el décimo día. Así, por ejemplo, en el colegio Plácido Domingo, todas las clases del primer curso de infantil (tres años) tienen 28 alumnos, la ratio máxima después de que el Gobierno central la incrementara.

Los sindicatos mayoritarios han denunciado estos recortes en educación y han incidido en la pérdida de calidad del sistema. "Nos preocupa mucho la deriva de la educación pública", indicó Francisco Melcón, de ANPE. "Cuando se hacen recortes hay que saber adónde se quiere llegar. En otros países, como Francia o Alemania, no se ha tocado la educación", mantuvo Antonio Martínez, de CSIF. CCOO, por su parte, hizo balance de los recortes educativos del año pasado, que afectaron sobre todo a los alumnos con dificultades, y recordó que en Madrid este año "llueve sobre mojado". Los representantes de los profesores han trazado un calendario de protestas y pretenden que las movilizaciones este año sean estatales, pues la mayor parte de los recortes parten de decisiones del Gobierno central.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.