www.madridiario.es

Figar defiende las fusiones de algunos centros escolares por motivos económicos y pedagógicos

miércoles 21 de noviembre de 2012, 00:00h
La consejera de Educación, Juventud y  Deportes, Lucía Figar, ha afirmado este miércoles que algunas fusiones de centros escolares son aconsejables. En la actualidad, el colegio Zulema de Alcalá de Henares se opone a su fusión con otro centro. 
"Algunas fusiones están absolutamente justificadas por las matrícula que reciben, por cercanía con los centros públicos que van a ser fusionados", ha afirmado la consejera en la comisión de Presupuestos, Economía y Hacienda de la Asamblea de Madrid, donde ha defendido que estas fusiones se hacen "cada año".

La consejera, que ha señalado que "los centros públicos de los que se pueda disponer en función de estas fusiones "serán destinados a uso educativo", ha insistido en que "muchos" de los alumnos de los centros que van a fusionar "habían pedido plaza en los centros que van a ser integrados.

"Creo que no somos sospechosos de no apostar por infraestructuras publicas", ha señalado Figar, quien ha considerado que hay algunos lugares en los que estas fusiones son "aconsejables desde el punto de vista económico y pedagógico".

Así, ha citado el caso de Fuenlabrada, donde se han fusionado ocho centros públicos "justificadísimos por matrícula" y "aconsejada desde el punto de vista pedagógico". También en relación a los centros educativos, Figar ha afirmado que a día de hoy sólo queda un centro con aulas prefabricadas en el municipio de Batres. La Comunidad ha fusionado este curso cuatro institutos en Alcorcón y Fuenlabra.

Cierre en Alcalá
Otro caso es el del Colegio de Educación Infantil Pública Zulema de Alcalá de Henares. Toda su comunidad educativa -dirección del centro, profesorado, AMPA, padres y alumnos- se ha levantado en pie de guerra contra el cierre del centro educativo, en activo desde 1979, y la posterior fusión del mismo con el CEIP Henares, ya que tendrían que compartir el polideportivo con otro colegio de la zona y los vecinos del barrio.

El director del colegio, Juan Antonio Moya, ha afirmado que la dirección apoya todas las "iniciativas" que se vayan a llevar a cabo, como la recogida de firmas o manifestaciones, para intentar que no se cierre. "El barrio quedará huérfano, ver el colegio cerrado cuesta trabajo asumirlo", se ha lamentado. Además, Moya ha indicado que se despedirá a siete profesores de los dos centros, si bien ha remarcado que ya se ha abierto un proceso de traslado para que los docentes que vayan a ser despedidos puedan ir gestionando su marcha.

Por su parte, la presidenta del AMPA del colegio Zulema, María del Mar Guzmán, ha denunciado que los niños tendrán que compartir unas instalaciones deportivas con los alumnos del CEIP Henares y del CEIP Iplacea, a menos de 20O metros cada uno, y, además, con los vecinos del barrio que lo utilizan para clases ya que el recinto pertenece al Ayuntamiento. "Removeremos Roma con Santiago. Haremos manifestaciones. Todo lo que esté en nuestras manos. Vamos a hacer todo lo posible. Vamos a tener que compartir pabellón deportivo con otro centro teniendo ya uno", ha añadido.

Fuentes de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid han afirmado que la fusión del centro se debe a la "cada vez menor demanda de escolarización por falta de alumnos" en el Zulema y ha asegurado que "no supondrá ningún problema de desplazamiento para los alumnos y sus familias", ya que la distancia entre los centros es de "apenas 500 metros".

Las mismas fuentes han puntualizado que el colegio Henares es un centro de línea 3 -27 grupos, 675 alumnos- que actualmente tiene 12 grupos y 253 alumnos. Mientras tanto, el colegio Zulema es también de línea 3 y tiene 13 grupos y 273 alumnos. De esta fusión, resultará un centro de 21 unidades y 526 alumnos que se ubicará en el edificio del actual Henares.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios