www.madridiario.es
'Garaje Lumière': un espacio teatral sin límites

'Garaje Lumière': un espacio teatral sin límites

Por Patricia Velasco
x
pvelascomadridiarioes/8/8/20
miércoles 16 de mayo de 2012, 00:00h
A mediados del año 2010, Miguel Quero, director de cine, Celia de Molina, actriz, y Carlos Rico, dramaturgo, empezaron a dar forma a una idea: montar un centro multidisciplinar donde dar cabida a artistas que querían tener un hueco en el mundo del arte. Así nació Garaje Lumière.
La idea desembocó en lo que hoy día es Garaje Lumière: un antiguo garaje, situado en el barrio de Delicias, convertido en un espacio donde hay lugar para todas las ramas del arte: pintura, cine, teatro, música, fotografía, poesía… El centro no solo tiene cabida para artistas que quieran dar a conocer su trabajo, sino también para aquellos a quienes les interese el mundo del teatro o del cine, porque se imparten cursos de interpretación, guión cinematográfico y producción de cine.
 
Carlos Rico no pudo llegar a ver su sueño convertido en realidad. Murió dos meses antes de que este proyecto se inaugurara, pero sus compañeros no cejaron en el empeño. A ellos se les ha sumado Carmen Rico, hermana de Carlos, cineasta y profesora de interpretación, y Francesco Pozzi, entre otros.

Sala chillout de 'Garaje Lumière'Todo el local forma parte de un mismo espacio diáfano que se divide en dos gracias a un enorme telón rojo: el primero hace de sala de exposiciones, bar y lugar de reunión, mientras que el segundo es la sala de teatro, bautizada como sala Carlos Rico, en honor al fallecido director de teatro y uno de los emprendedores de este proyecto.
 
La sala teatral, que puede acoger a 96 personas, está totalmente pintada de blanco, a diferencia del negro que siempre acostumbramos a ver, ya que este color permite poder utilizar, también, este espacio como plató o para proyecciones. El público se sienta en unas gradas blancas móviles, de forma que para cada espectáculo se pueda cambiar el escenario de lugar,la distribución del público e incluso se puede mover a los asistentes de su grada durante el mismo espectáculo.“El espacio se acopla a la propuesta escénica y no al revés, como siempre pasa, que son las compañías las que se tienen que amoldar a la sala teatral”, ha añadido Francesco Pozzi.

Camerinos 'Garaje Lumière'En el hall conviven la sala de exposiciones, un espacio 'chill-out', el bar (cuya barra también es movible, como las gradas del público, para dar mayor versatilidad al espacio), y un pequeño porche para fumadores. Además, Garaje Lumière cuenta con una sala de maquillaje, camerinos y un espacio acristalado en un altillo que puede usarse como oficina, como aula de cursos de interpretación que se realizan en este lugar o del espacio dedicado a los técnicos de luces y sonidos en los espectáculos que se llevan a cabo.

Garaje Lumière se declara abierto a todo y a todos. Su distribución y su transparencia hace que todo el mundo pueda apreciar el arte ‘sin tapujos’. En palabras de Miguel Quero y Francesco Pozzi, “aquí puede venir una persona a las seis y media de la tarde a tomarse un café y ver todo el universo que crea un actor mientras se está preparando, porque todas las paredes son transparentes, tomarse algo después de la actuación en la barra y poder hablar con los actores de la obra sobre sus impresiones. Es un espacio sin límites.

Miguel Quero y Francesco PozziDebido al éxito que han tenido durante el año que lleva el proyecto en marcha, Garaje Lumière ya está pensando en expandirse a ciudades como Nueva York o Buenos Aires.

Por Garaje Lumière han pasado sesenta compañías y se han representados unas doscientas obras teatrales, a pesar del poco tiempo que ha transcurrido desde que se inauguró, a finales de marzo de 2011.

El precio de las entradas de los espectáculos oscilan entre 10 y 12 euros y se pueden comprar en la página web de Garaje Lumière.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios