www.madridiario.es

Se crea el área única educativa

miércoles 29 de febrero de 2012, 00:00h
En marzo entró en vigor el área única educativa en la mayor parte de los municipios madrileños de cara a la escolarización de los estudiantes durante el curso 2012/2013. Este nuevo modelo da más libertad de elección a las familias, pero fue acogido con rechazo por parte de la comunidad educativa.
El área única educativa y la nueva baremación entraron en vigor a finales del curso escolar pasado para empezar a aplicarse durante el que comenzó en septiembre de 2012. Lo hizo de forma gradual, en el 91 por ciento de los municipios madrileños (164 de 179 localidades), quedando fuera los más grandes: Madrid, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla, Alcalá de Henares, Algete, San Sebastián de los Reyes, Rivas-Vaciamadrid, Torrejón de Ardoz, Boadilla del Monte, Collado-Villalba y Galapagar. En estos municipos se empezará a aplicar el próximo año.

El objetivo de estos cambios era, según el Gobierno regional, "mejorar la libertad de elección de los padres a la hora de elegir colegio para sus hijos". Otra de las novedades que se introdujeron fue la eliminación de la adscripción única de colegios a institutos, medida también destinada "a favorecer, aún más, la libertad de elección".

El número de centros a elegir por las familias se amplía no solo porque las áreas se hicieron más grandes, sino también debido a que todas las familias suman dos puntos independientemente de la zona que soliciten y cuatro si se corresponde con la zona de influencia de domicilio o lugar de trabajo, que suele ser el municipio completo. Hasta la modificación, la baremación de proximidad sumaba cuatro puntos por zona de influencia, dos por ubicarse en la zona limítrofe del mismo municipio y cero puntos para el resto.

Otras novedades
El nuevo baremo también buscó garantizar que todos los hermanos estudien en un mismo centro siempre que las familias así lo deseen. Para ello, elevó hasta ocho puntos para los casos en los que hay algún hermano matriculado o los padres trabajan en el centro. Hasta ese momento, se sumaban cuatro puntos por tener un hermano matriculado y otros tres puntos por cada uno de los restantes.

Por otro lado, la nueva orden eliminó el punto que sumaban en su admisión los alumnos celiacos, pues la Ley de Seguridad Alimentaria que entró en vigor en 2011 contempla para todos los centros la obligatoriedad de contar con menús adaptados para estos alumnos. Además, esta modificación estuvo destinada a combatir el fraude.

Otra de las novedades novedades que incorporó la normativa de la Comunidad es la inclusión de la Renta Mínima de Inserción (RMI) en los criterios de admisión. Desde el curso 2012/2013, las familias que reciben la RMI suman dos puntos a la hora de elegir el centro educativo. Por último, se da 1,5 puntos por ser antiguo alumno, y no se introdujeron cambios en los 1,5 puntos que se suman por discapacidad, los 1,5 puntos por familia numerosa general y los 2,5 puntos por familia numerosa especial, que se mantienen. Tampoco hubo modificaciones en el punto que otorga la dirección del centro atendiendo a otras circunstancias que sean justificadas con criterios públicos y objetivos.

Críticas
Esta libertad de elección puede tener una contrapartida no deseada, al desplazar a alumnos de sus centros escolares más próximos, como denunciaron la Federación de Asociaciones de Padres y Madres (Fapa) Giner de los Ríos y los sindicatos. Otro de los efectos de la zona única sobre los que alertaron algunos miembros de la comunidad educativa es que se puede llegar a una situación en la que los centros elijen a sus alumnos y no las familias. Si el centro tiene menos solicitudes que plazas, el niño accede sin problema. Otra cosa es si tiene demasiada demanda. "Cuando un centro llena sus aulas con un alumnado que viene forzado por una zona de escolarización, a veces las familias no pueden pagar ciertas cuotas. Por tanto, ahora se va a desplazar a ese alumnado por otro que venga desde más lejos y que sí pueda pagar cuotas más altas", explicó José Luis Pazos, presidente de la Fapa Giner de los Ríos.

Desde la Asociación de Escuelas Católicas se indicó que la zona influirá en los porcentajes de alumnado inmigrante, por lo que si estas se rompen los "colegios son más permeables." Desde los sindicatos y la Fapa recordaron que un reciente informe la OCDE dice que "proporcionar plena libertad de elección de escuela a los padres puede dar por resultado la segregación de estudiantes según sus capacidades y antecedentes socioeconómicos y generar mayores desigualdades en los sistemas educativos".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios