www.madridiario.es
O'Neill llega al Matadero Madrid

O'Neill llega al Matadero Madrid

Por MDO/Efe
miércoles 28 de marzo de 2012, 00:00h
La última obra larga del dramaturgo estadounidense Eugene O'Neill, Una luna para los desdichados, llega este viernes al Matadero. John Strasberg dirige esta readaptación al castellano, interpretada por Eusebio Poncela y Mercé Pons.
La pieza original, escrita en 1943, es una de las menos interpretadas del célebre autor y en España es conocida con el nombre de 'Una luna para el bastardo', gracias a la traducción que realizó el argentino León Mirlas.

Sin embargo, la obra ha sido rebautizada como 'Una luna para los desdichados' ya que, según ha indicado hoy en Madrid la escritora de esta versión, Ana Antón Pacheco, el nuevo título es más fiel al nombre original.

Se trata de una función compleja en la que afloran los sentimientos más apasionados, con base en las vivencias de tres desafortunados irlandeses instalados en Estados Unidos, la cual no fue reconocida como una de las más destacadas obras de O'Neill hasta casi una década después de su estreno en Broadway.

La historia la protagonizan un granjero irlandés enganchado a la bebida, su hija Josie y el propietario de la granja y también alcohólico Jim Tyrone, quienes, durante un día y una noche bromean y ríen mientras sus corazones saltan en pedazos, como ha explicado Strasberg.

A Poncela y Pons les acompañan en el reparto los actores Gorka Lasaosa, Ricardo Moya y José Pedro Carrión, quien ya colaboró con Strasberg en 2007, en la versión de 'Cyrano de Bergerac' que este director montó para el Teatro Español.

Cuando se le pregunta por la fidelidad al texto original, Strasberg contesta con convicción que "no es posible ser fiel a ninguna obra", ya que cada director y su equipo abordan la función desde "una perspectiva única", lo que hace inevitable que todas las producciones sobre un mismo material sean siempre distintas.

En este sentido, ha puesto como ejemplo los museos, donde "la gente no va a ver algo concreto, sino la interpretación del artista sobre ese algo", y ha explicado que "de hacer este montaje en otro país, sería distinto, ya que el público sería otro".

Pons se siente una "privilegiada" por regresar a Madrid tras "muchos años" y hacerlo del lado de Strasberg y con un texto que "por alguna razón no se ha montado demasiado" y sobre el que tiene "la sensación de que hay que ser muy buen director para abordar una obra tan compleja".

Por su parte, Poncela ha dicho que la intención del montaje es "no aburrir" al espectador, ya que, en su opinión, se traba de una obra "muy entretenida y romántica".

"Es teatro del bueno con muchas posibilidades de lectura, una joya de muchos colores, alrededor de tres conceptos como la muerte, el amor y la familia, cuyo título alude al momento que se está viviendo actualmente, por lo que es muy necesaria", ha señalado Carrión. El veterano intérprete ha destacado dos "sensaciones básicas" que genera una pieza que "toca el alma": el "profundo dolor" y su "capacidad para ilusionar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios