www.madridiario.es
El ganchillo viste Madrid

El ganchillo viste Madrid

miércoles 06 de junio de 2012, 00:00h
Las calles madrileñas son escenario de las vistosas creaciones de los 'grafiteros del ganchillo'. Estos artistas callejeros decoran con lana vías públicas y monumentos con el fin de mostrar que existen otras forrmas de arte urbano. Ver galería de fotos del movimiento madrileño.
Estamos acostumbrados a ver cómo los grafitis, pintadas o incluso murales decoran algunas paredes y fachadas de Madrid. Pero no es tan frecuente encontrar un monumento, árbol o bolardo cubierto por un tejido de lana. Se trata de un reciente movimiento urbano que surgió hace un poco menos de ocho años y dependiendo del lugar donde se organice, recibe nombres como Yarn Bombing o Urban Knitting. Independientemente del 'apodo', todos persiguen el mismo objetivo: convertirse en un arte o expresión que recupere la tradición de hacer ganchillo, en ocasiones llamado croché, que ha quedado en el olvido.

Adriana TurmeroEste arte urbano nació en Estados Unidos en 2004 de la mano de Magda Sayeg con el fin de fomentar el tejido de punto. Desde entonces, la iniciativa ha ido ganando adeptos en todo el mundo y ha crecido hasta llegar a España, donde ha encontrado una buena aceptación en Madrid, Bilbao, Valencia o León. Las calles madrileñas han sido testigos de algunas de las acciones de los 'grafiteros del ganchillo' en bolardos, árboles o monumentos destacados.

Adriana Turmero es una de las defensoras de esta tendencia del Yarn Bombing. Es fácil encontrarla en uno de los santuarios de la aguja y el dedal, Teté Café Costura, un espacio en el que aprender a coser, alquilar por horas las máquinas para uso privado y en el que la experta del ganchillo también comparte su maestría con los alumnos que deciden apuntarse a los cursos que imparte dos viernes al mes.

Hasta allí nos desplazamos para conocer sus creaciones de lana, algunas de ellas adornan la entrada del local. Adriana nos espera con las agujas de tejer rodeada de mantas, animales, bolsos y ropa de croché. "Es realmente adictivo", confiesa. Aunque ella trabaja de manera individual en el grupo Teje la araña de Lavapiés, en Madrid existen otras formaciones como Lana Conection, con el que colabora de manera habitual. Con ellos ha colaborado en una de las primeras acciones como ponerle una manta de más de tres metros a la escultura La mujer del espejo de Botero en la plaza de Colón.

Venezolana de nacimiento, Adriana llegó al madrileño barrio de Lavapiés hace ya ocho años. Comenzó a introducirse en el mundo del ganchillo a través de Internet aprendiendo todo lo necesario para iniciarse en ello. Cuando cogió el 'ganchillo' a esto, decidió que había llegado el momento de darle una nota de color a algunas calles del barrio. "Para que no parezcan tan apagadas, comencé a forrar los bolardos con lana", recuerda de sus inicios. "Es una manera de llamar la atención sobre espacios que pasan desapercibidos", añade.

"Romper la monotonía y dar color", así justifica su afición por el ganchillo. Aunque la aceptación de la gente es bastante positiva, lo cierto es que los tejidos que colocan en las vías urbanas no duran apenas unas horas, ya sea porque, en el caso de los bolardos se los lleva la gente o en el caso de esculturas y monumentos, son retirados en el intervalo que "tarda en darse cuenta la policía", cuenta Adriana, quien reconoce que nunca "les han pillado colocando in situ el ganchillo".

Y es que sus acciones se desarrollan de manera ilegal, al no solicitar permisos municipales por desarrollarse las acciones en espacios públicos. Ellos son conscientes pero Adriana reconoce que esto "es la esencia de este arte callejero", que normalmente convoca las acciones en redes y blogs. Pero no buscan el enfrentamiento o la guerra, solo quieren sacar el arte a la calle y llamar la atención de la gente. Un arte del que Madrid puede presumir con el lavado de cara de algunas fuentes, como la de Cabestreros, desgastada por el paso del tiempo y que por unas horas se cubrió de color. Otra de las acciones de los madrileños 'guerrilleros del ganchillo' fueron los calentadores con los que abrigaron a Pío Baroja en la Cuesta de Moyano. La escultura del Oso y el Madroño no se libró de cubrir su cuello y cabeza en lo que Adriana recuerda como una de las acciones "más especiales" porque se unieron los primeros fragmentos de lana que cada uno de los aficionados hicieron en sus comienzos en el Urban Knitting.

Los bolardos es quizás, la seña más representativa del movimiento madrileño que también ha vestido a los árboles que están ubicados junto al Museo Reina Sofía. En la feria de ARCO, regalaron muñecos de ganchillo e incluso, en el día del libro, varias ciudades, entre ellas la capital, se unieron para intercambiar un libro por una rosa de lana. Otro día, el de San Valentín, también participaron regalando corazones de crochet para celebrarlo.

Todavía queda mucho camino por recorrer pero los incondicionales de estos 'grafitis' urbanos no dejan de pensar en novedosas y grandes tricotadas que poner en marcha. De hecho, "hay varias acciones en mente", reconoce Adriana, pero no pueden adelantarnas porque se perdería el efecto sorpresa. Está claro que la aguja y la lana están tomando el relevo a los sprays y grafitis.

Tejer todo el día
Este sábado 9 de junio y coincidiendo con el comienzo de la Semana Mundial de Tejer en Público, el mercado de jóvenes diseñadores independientes Dosde Market ha organizado una quedada masiva en la Plaza del 2 de Mayo, de Malasaña, para tejer y hacer ganchillo en público.

A partir de la 17,00 h. todas las personas que lo deseen pueden acudir a la plaza con sus agujas y lana para tejer. Con el resultado de este trabajo y el que participantes, curiosos o voluntarios traigan hecho de casa (mejor cuadrados de 20 x 20 cm y restos de lana) se van a intervenir algunos espacios de la plaza, así como mobiliario público. También habrá un taller gratuito para aquellos que quieran aprender a hacer punto y otro para los más pequeños, en el que aprenderán a tejer con las manos.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.