www.madridiario.es
Recortando en Educación

Recortando en Educación

martes 24 de julio de 2012, 00:00h
“El Estado, no menos que de soldados, necesita de ciudadanos que ilustren la Nación, y promuevan su felicidad con todo género de luces y conocimientos. Así que, uno de los primeros cuidados que deben ocupar a los representantes de un pueblo grande y generoso es la educación pública (…). Para que el espíritu público pueda dirigirse al grande objeto de formar verdaderos españoles, hombres de bien, y amantes de su patria, es preciso que no quede confiada la dirección de la enseñanza pública a manos mercenarias, a genios limitados imbuidos de ideas falsas o principios equivocados, que tal vez establecerían una funesta lucha de opiniones y doctrinas.”

Este texto es del siglo XIX. Es la presentación de la Constitución de 1.812 al rey Fernando VII. Empiezo con el siglo XIX porque siendo osado el texto anterior, si hoy se leyera sin escudriñar la belleza de su lenguaje, nos acusarían a los estúpidos socialdemócratas radicales de ser los autores y de no defender la libertad en la educación, pues bien claro deja que la enseñanza pública es responsabilidad del estado y que debe ser llevada a todos los ciudadanos.
Es obra de los liberales, los liberales del siglo XIX. Hoy, en el siglo XXI estamos a punto de un regreso al pasado.

El ahondamiento de la crisis y la recesión económica a la que nos ha llevado el Partido Popular, no justifica el recorte de derechos democráticos  sociales y civiles a los que nos está sometiendo y tienen más que ver con su modelo ideológico que con medidas 'anticrisis'.

El final del siglo XX significó un importantísimo y rápido proceso de modernización de la educación española que tuvo continuación entre 2004 y 2011. Hasta entonces, la ley Moyano de 1.857 estuvo presente. Fue en 1.970, con Franco bien vivo todavía, cuando Villar Palasí publicó la primera ley educativa del siglo XX.

Y, tuvimos que esperar a los Pactos de la Moncloa en 1.977 para impulsar la construcción de nuevos equipamientos educativos.

Y, tuvimos que esperar a llegar al gobierno en 1.982 y en 1.985 aparecía la primera ley educativa de la democracia española: la LODE y más tarde otras que son la base de nuestro sistema educativo actual, con la plena escolarización gratuita y universal extendiéndola de los 6 a los 16 años. Un sistema educativo que hoy está a punto de desaparecer de nuevo.

Dice Tonucci que un “proceso educativo debería preocuparse por el presente, intentando no arruinar lo que se ha hecho en el pasado y utilizarlo en todas sus potencialidades”. Pero, no es eso en lo que está el Partido Popular.

Cada vez que la derecha llega al poder, modifica el sistema educativo porque sabe muy bien que educación y modelo social van de la mano. Cada ley educativa es el fruto de diferentes concepciones del ser humano y la sociedad, y el papel que tienen que jugar en la construcción y protagonismo de la Historia.

Desde que el Partido Popular llegó a la Comunidad de Madrid, especialmente desde que llegó Esperanza Aguirre, las necesidades educativas han aumentado de manera inversamente proporcional a los recursos destinados en los presupuestos regionales. Las últimas medidas, tomadas en nombre de la crisis, todavía merman más las facilidades para acceder a la educación y aumentan la desigualdad de oportunidades para llegar a la meta y deja a muchos en el camino.

Y esto no es inocente. No tiene que ver solo con la crisis. Tiene que ver con reproducir las diferencias sociales y perpetuar los privilegios de clase.
El primer año de esta legislatura se ha caracterizado por los recortes, por la contestación social y por las feroces campañas de desprestigio contra sindicatos, asociaciones, partidos de izquierda, para tratar de desactivar la creciente movilización.

La puesta en marcha del curso 2011-2012 trajo como consecuencia un recorte del número de profesores. El gobierno “prescindió” de miles de profesores (ninguno de ellos de la asignatura de religión). El “ahorro” que produjo esta medida (51,7 millones) fue mucho menor que la deducción fiscal por “gastos de escolarización” (una medida destinada a los padres que mandan sus hijos a la privada). Este recorte desencadenó una sonora protesta de la comunidad educativa, la llamada marea verde.

El recorte educativo se produjo no solo en el personal docente, sino en la mayoría de las actividades y etapas educativas, desde infantil hasta educación de adultos, pasando por la universidad. Afectando a infraestructuras, becas, precios de matrícula. Incluso llegando la derecha madrileña a plantear quitar la gratuidad en las etapas educativas no obligatorias, siendo esto un derecho constitucional.

¿Qué proponemos los socialistas? Salir de esta crisis sin cambiar el modelo social. Un modelo inclusivo que no se deje a nadie por el camino. Tomás Gómez, con mucha claridad, ha propuesto el cambio del modelo fiscal aumentando los ingresos de los que más tienen para sostener el edificio del Estado de Bienestar. Ha propuesto el cobro del IBI a la Iglesia Católica por sus edificios, el pago a los profesores de religión católica por la Iglesia y no por el Estado, ha propuesto la eliminación de la bonificación escolar privada para las familias que opten por ella, que los dineros y el suelo públicos sean para la escuela pública, revisar la locura del aumento de conciertos mientras haya plaza públicas por cubrir, establecer y dotarle de progresividad al impuesto de sucesiones, entre otras muchas  medidas.

Más allá de lo inmediato, hay futuro, hay proyecto y hay alternativas, sueños y utopías. Y, con la esperanza, de la buena, quiero dejar un pensamiento positivo de Paulo Freire en el aire: “la educación necesita tanto formación técnica, científica y profesional como de sueños y utopía”

Carmen Bonilla es secretaria de Educación del PSM-PSOE.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.