www.madridiario.es

Escritor y profesor universitario

Malalana: 'La capitalidad acabó con la muralla de Madrid'

Malalana: "La capitalidad acabó con la muralla de Madrid"

lunes 06 de febrero de 2012, 00:00h
Antonio Malalana (Madrid, 1961) es historiador y profesor de la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Ha publicado con Ediciones La Librería su primer libro: 'Madrid. Génesis y evolución de la muralla del siglo XII', después de diez años de investigación.
¿Por qué estudió la muralla?
Cualquier guía turístico inicia su recorrido por Madrid en la muralla. Es el monumento más antiguo de la ciudad. En teoría es un recinto que se construye en el siglo IX. Cuando los cristianos llegan se encuentran un espacio pequeño habitado y se plantean su ampliación en el siglo XII. La nueva muralla cierra el arrabal islámico que estaba sin fortificar amurallando una zona que ya estaba implantada. Madrid está en una zona fronteriza y se impone la necesidad de la seguridad. Los cronistas de la época aseguran que Madrid resistió porque tenía un castillo, a pesar de ser una ciudad de tipo medio para la época. Las murallas en ese período tardaban en realizarse alrededor de 50 años porque era una infraestructura cara de crear y mantener.

Trozo de la muralla situado en el restaurante de la posada del DragónEn el libro hace una comparativa de la muralla madrileña con las de las ciudades castellanas de la misma época.
Cuando se estudia la muralla de Madrid se hace como si se tratara de un elemento único pero no lo era. Hay que contextualizarla en su época para justificar su construcción y para poder entenderla ya que físicamente no se conserva en su integridad. Forma parte de un entramado mucho más amplio que es el reino de Castilla. Las murallas de Ávila y Segovia sí son únicas porque se fosilizaron como ciudades medievales que la gente visita ahora por estas características.

¿Ha encontrado alguna novedad con respecto a la versión oficial?
Hay un grupo de historiadores que defiende que, una vez que la muralla llega a Ópera, enfila en línea recta para enlazar con el Alcázar. Cuando se hicieron las excavaciones de la plaza de Oriente, quienes estaban en esa excavación tenían la misma idea. Una vez que excavas te das cuenta de que no es así. Primero, por la topografía. La plaza se ve en horizontal pero no tenía esa orografía. Vemos el pasado desde nuestra perspectiva cuando hay que contextualizarlo. Y topográficamente es imposible que fuera así porque había barrancos. No era viable una muralla en un ámbito así desde una perspectiva defensiva. Mi teoría alternativa no se puede demostrar porque el proceso de destrucción urbanística de la ciudad ha eliminado ese desnivel. Es un caso parecido al de la plaza de los Carros, donde había muralla de la que no quedan restos. Las excavaciones en la plaza de Oriente no sacaron restos claros de muralla. Lo que se ha descubierto por termoluminiscencia es que las estructuras pertenecían al siglo XVII. Yo propongo que, en vez de tomar este camino, la muralla se adaptó a los barrancos enlazando por los altos de Rebeque (actual calle Factor) con el primer recinto, el de la muralla islámica.

Malalana en un instante de la entrevista¿Cómo configuró esta infraestructura la estructura urbana?

En el plano que ofrezco en el libro planteo, sobre el mapa actual, por dónde pasaba la muralla. Su trazado configura el de la ciudad, por fuera y por dentro. El sentido militar del muro se mantuvo hasta el siglo XIII y luego sirvió para el cobro de impuestos y como un cinturón salúbrico. Cuando no tuvo fin militar, el Ayuntamiento vendió los espacios de seguridad intramuros y extramuros anexos a la muralla. No se había podido edificar hasta entonces porque disminuía la seguridad militar y contra incendios, principalmente. En el exterior, el espacio sin construcciones era mayor porque había una cava, un foso. Ese espacio terminó por rellenarse y, como no podían construirse grandes edificios, se crearon corrales. En una segunda fase, ya se permitió construir pegado a la muralla. Se convirtió en una estructura trasera que la ciudad acabó comiéndose.

Edificio que se construyó sobre la muralla en la calle de la Escalinata¿Fue eso lo que provocó su ruina?
Fue la capitalidad. Supuso un cambio brutal en la forma de entender la ciudad. Rompió con la urbe medieval. Madrid ha visto desde la época de los Reyes Católicos como la especulación va machacando su fisonomía. La gente utilizó la piedra para hacer sus edificios o tiró partes de la misma abajo para hacer más grande su salón. Sin embargo, hay zonas donde se conservan lienzos de varios metros de altura. En todo caso, ser capital tuvo como peaje la destrucción de gran parte de la muralla.

¿Y cómo cambió la ciudad debido a ese suceso?
El Madrid medieval se articuló a lo largo de una calle (Mayor) integrada por la cuesta de la Vega, la puerta de Santa María (entre Capitanía General y el Istituto Italiano de Cultura), la puerta de Guadalajara y la Puerta del Sol. En ese eje se colocaron la catedral o mezquita y el Ayuntamiento. Por ejemplo, la puerta de Guadalajara se mostró en algunas representaciones de la ciudad como el buque insignia de la imagen de Madrid durante mucho tiempo, por delante del alcázar. Una vez que se amplió la ciudad, esa vía se bifurcó por la carrera de San Jerónimo, donde se situó el Congreso y los Jerónimos, y por la calle de Alcalá, con el ministerio de Hacienda, el Banco de España, el cuartel general del Ejército de Tierra y el edificio de Correos. Eso se rompe cuando el eje pasa a la Castellana.

Lienzo de muralla en el centro¿Cuál es la situación de la muralla de Madrid?
Está muy destrozada. Hay zonas que quedan bajo los edificios, en sótanos y aparcamientos, o anexos a ellos. Ha sido muy maltratada por la falta de normativa de conservación durante muchos años y se ha visto afectada a pesar de las promesas de conservación en varias operaciones urbanísticas. En los últimos años, se ha tenido más cuidado. El trozo que mejor se va a ver es el lienzo que tendrá el Museo de Colecciones Reales. Irá en paralelo a la fachada. Pero restos como tal hay muy pocos y muchos, mal conservados.

Espacio de la muralla¿Qué queda del Madrid medieval?
El problema del Madrid medieval es que no lo ves pero está. Está oculto y hay que hacerlo visible a través de la arqueología y de la formación de la población. Por ejemplo, la gente viene a ver el Madrid de los Austrias y se queda fascinada con la plaza Mayor. Sin embargo, su origen era la plaza del Arrabal. Se trata de recuperar la memoria. El poco patrimonio material que ha quedado está en museos o al aire libre. Habría que empezar a mostrárselo a los colegios para que entiendan lo que es Madrid desde la base y se lo transmitan a sus hijos.

¿No le ha propuesto al Ayuntamiento hacer una ruta de la muralla?
Con la creación del centro de interpretación del parque del Emir Mohamed podría proponerse un circuito de visitas guiadas. Al mismo tiempo, podrían enseñarse otros estilos y períodos históricos. Pero todavía no se ha abierto dicho centro por falta de presupuesto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.