www.madridiario.es

Los vecinos del sector I de la Cañada desean regularizar su situación

Visita al 'sector bien' de la Cañada Real

Visita al 'sector bien' de la Cañada Real

Por Lucía de la Fuente
martes 28 de febrero de 2012, 00:00h
El sector I de la Cañada Real discurre por Coslada. Se trata de la zona menos problemática de la antigua vía pecuaria, pues la pertenencia al municipio de las viviendas que se disponen a lo largo de casi un kilómetro y medio, se considera "consolidada". La Comunidad ha comenzado allí la ronda de reuniones con los ayuntamientos implicados para abordar la situación del mayor poblado chabolista de Madrid.
En la Cañada Real viven poco más de 8.000 personas. Así al menos lo indica la suma de los censos recién realizados de los tres municipios —Madrid, Coslada y Rivas-Vaciamadrid— por los que discurre el conjunto de chabolas, infraviviendas, naves industriales y viviendas de calidad construidas a lo largo de catorce kilómetros. La Comunidad sin embargo eleva la cifra a 10.564 vecinos, basándose en un informe realizado por personal del Instituto de Realojamiento e Integración Social (IRIS).

En cualquier caso, la cifra es notablemente inferior a las primeras estimaciones, que calculaban unos 40.000 habitantes, convirtiendo el problema, en palabras de Victoria, en "un fenómeno más manejable". Ya la semana pasada el consejero pidió una moratoria a los consistorios implicados para tratar de aplazar los derribos —petición que sorprendió a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que recordó que todos los derribos se realizan por orden judicial—.

Las reuniones del Gobierno regional con los responsables municipales han comenzado este martes. El primero en dar su punto de vista ha sido el alcalde de Coslada, Raúl López, quien ha asegurado que la parte de la Cañada —1,4 kilómetros— que discurre por su municipio es la que está más urbanizada e integrada. "Los vecinos nos están pidiendo que se regularice la situación en la que está el barrio. Ellos están deseosos de poder pagar el IBI y nosotros de cobrarlo", afirmó durante una visita con periodistas por la zona.

Y es que el llamado Barrio de Santiago al que se refiere López está compuesto por casas bajas y chalés, de una, dos o tres alturas, donde residen principalmente familias españolas que llevan "toda la vida" en la zona y son usuarias habituales de los servicios públicos de Coslada. "Yo compré mi casa hace más de 30 años, tengo las escrituras y todo", afirmó una vecina. "Lo que queremos es pagar la contribución", dijo otra. "No es normal que los de la acera con número par paguen el IBI y los de la acera con número impar no lo paguemos", agregó.

Sin embargo, uno de los problemas con los que en este punto se topa la Administración a la hora de reconocer la propiedad de los inmuebles es que hay "unas cien viviendas que hasta el momento no han podido justificar la titularidad del terreno", declaró el alcalde. Ante esta situación, lo que hay que hacer, según dijo el primer edil, es "estudiar caso por caso" puesto que "no se puede permitir que haya personas que quieran aprovecharse usurpando un terreno que no les corresponde".

40 años de conflicto social
La reunión de hoy se enmarca dentro de la segunda fase del Plan de la Cañada Real, que pretende poner fin a 40 años de conflicto social, medioambiental y urbanístico en la zona y que comenzó con la aprobación de la ley 2/2011 que convertía a la Cañada en bien patrimonial de la Comunidad de Madrid y que, por lo tanto, dejaba de estar catalogada como vía pecuaria protegida. 

Actualmente la Cañada Real se divide en seis sectores. Los sectores I, II y III se caracterizan, tal y como indica el estudio del IRIS, por constar de viviendas unifamiliares —mayoritariamente casas bajas y chalés— donde residen familias españolas. En el  sector IV se constituye por una mezcla de chabolas y viviendas humildes habitadas en su mayoría por españoles, gitanos y marroquíes. "En este sector las empresas que están instaladas tienen gran actividad industrial y económica", informa el Gobierno regional. El sector V, conocido como Covibar, conviven familias españolas y extranjeras "en casas unifamiliares de hasta dos pisos". El sector VI, Valdemingómez, es el más mediático por tratarse de una extensión de chabolas donde en los últimos años ha aumentado considerablemente el tráfico de drogas. A menos de un kilómetro de esta última zona se encuentra además el  El Gallinero, poblado habitado por gitanos rumanos en su totalidad.

¿Y si no hay acuerdo social?
Para seguir con la búsqueda de las bases para una futura solución en la zona, Salvador Victoria se reunirá próximamente con los ayuntamientos de Madrid y Rivas, así como con la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. Si no hay consenso sobre cómo actuar antes de marzo de 2013, la Comunidad tendrá vía libre para "enajenar, ceder, permutar esos terrenos", preferentemente a los gobiernos municipales. En caso estos no quisieran ejercer esa opción preferente, el Gobierno regional podrá enajenarlos a los propietarios de las viviendas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios