www.madridiario.es
Una joven obligada a prostituirse acusa a 'Cabeza de Cerdo' de forzarla a abortar

Una joven obligada a prostituirse acusa a 'Cabeza de Cerdo' de forzarla a abortar

Por David Canellada
martes 31 de enero de 2012, 00:00h
Dos mujeres acusan a Ioan Clamparu, alias 'Cabeza de Cerdo' y considerado como uno de los capos de la prostitución en Europa, de obligarlas a prostituirse en la Casa de Campo. Una de ellas, que era menor de edad cuando fue engañada por la red, asegura también que Clamparu la obligó a abortar "para que siguiese trabajando". En la primera jornada del juicio contra Ioan, que se enfrenta a 28 años de prisión, sólo han comparecido dos de las cinco jóvenes que estaban citadas como testigos.
Le tenían pánico. Y todavía le temen. La figura de 'Cabeza de Cerdo' -alias con el que se conoce a Ioan Clamparu, uno de los presuntos capos de la prostitución en toda Europa- sigue provocando terror en sus víctimas. Y eso que este martes, en la primera jornada del juicio que se sigue contra él en la Audiencia Provincial, el presunto proxeneta se ha comportado como un estudiante aplicado.

Tras negarse a declarar ante el tribunal, 'Cabeza de Cerdo' ha escuchado durante algo más de tres horas -en silencio y sin hacer el menor gesto de contrariedad- cómo dos mujeres y varios agentes de la Policía Nacional le señalaban como el responsable de una organización que llegó a controlar a más de cien mujeres sólo en la Casa de Campo. Además, según los investigadores, Ioan también dirigía la prostitución en la colonia Marconi, en el madrileño distrito de Villaverde.

En esta ocasión, Ioan se enfrenta a una pena de 28 años de prisión por cinco delitos de prostitución -uno de ellos de una menor- y uno de aborto. De las cinco mujeres obligadas a prostituirse, sin embargo, sólo dos han comparecido en la sala de vistas para enfrentarse a 'Cabeza de Cerdo'. Una de ellas es la menor a la que, presuntamente, obligaron a prostituirse y a abortar.

La joven, que entonces tenía 17 años, ha declarado como testigo protegido este martes bajo el nombre de Andrea. Pese a esta condición y a declarar oculta tras un biombo, la joven no ha podido disimular su temor y ha entrado en la sala de vistas tapada con un abrigo calado hasta los ojos, una bufanda y un gorro y gafas de sol.

A pesar del miedo, Andrea no ha dudado a la hora de señalar a Clamparu como el jefe de la organización que, en el año 2000, la trajo engañada desde Rumanía y que la obligó a prostituirse y a abortar. "Yo vine a España para trabajar y mantener a mi niño -ha señalado ante el tribunal-. Pero Ioan me obligó a abortar".

En su declaración, Andrea ha recordado que fue un amigo quién le habló de la posibilidad de venir a España a trabajar como camarera. "No tenía una mala situación económica -ha señalado la joven-, pero no podía decirle a mi familia que estaba embarazada". La realidad con la que se encontró al llegar a España, sin embargo, era muy diferente. Nada más llegar, según ha relatado, la llevaron a un piso de Carabanchel Alto y le dijeron que tenía que ejercer la prostitución para pagar la deuda que había contraído por el viaje hasta España. "El segundo día, Ioan me dio un puñetazo por no querer prostituirme. Además, me amenazó con matar a mi familia en Rumanía si no hacía lo que él decía".

Uno de los miembros de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsificación de la Policía Nacional (Ucrif) que detuvo a Ioan ha explicado que esas agresiones y amenazas, junto con otras coacciones y vejaciones, eran la forma que tenían para doblegar a las mujeres. "Todas tenían mucho miedo a Ioan. Sólo su nombre las atemorizaba".

Otro de los agentes ha explicado que las mujeres eran sometidas a un control mental "terrible". "Empezaban con una paliza nada más llegar a España para ponerlas en su sitio. Después las sometían a un acoso y a una presión constantes,  hasta el punto de que acababan creyendo que todo el mundo las vigilaba". Una de las jóvenes, incluso, les habló de un video en el que se veía a una chica atada devorada por perros. "Se le dio credibilidad a ese testimonio, pero no se halló nada", ha recordado.

Andrea, que ha explicado que tanto Ioan como el resto de miembros de la organización sabían que era menor de edad, ha señalado a Ioan como el jefe de la organización. "Él era el que recaudaba el dinero y el que repartía y distribuía a las chicas". A ella la enviaron a la Casa de Campo. Cada día, trabajando entre las ocho de la tarde y las cinco de la madrugada, podía llegar a ganar cerca de 600 euros. "Pero ellos se quedaban con el dinero. Decían que era para pagar la deuda, pero esa deuda duraba hasta que ellos decían".

Dos semanas y media después de haber llegado a España, Andrea le dijo a la 'madame' que controlaba el piso en que vivía que estaba embarazada de cinco semanas. "Les dije que quería tener el hijo, pero Ioan me dijo que no porque no podría seguir trabajando como prostituta". Entonces, según su testimonio, la llevaron a la clínica madrileña El Bosque para que abortase. "Al día siguiente de haber abortado me obligaron a meterme algodones en la vagina para seguir trabajando".

La segunda de las jóvenes, a pesar de que no comparecía como testigo protegido, ha declarado también escondida tras el biombo. La joven, que ha entrado a la sala a toda velocidad para no cruzar la mirada con Ioan y con el rostro cubierto por el cuello del abrigo, ha relatado que fue captada en Rumanía con el mismo señuelo que Andrea. Ella, sin embargo, logró escapar del piso en el que la tenían -en la avenida de Europa de Pozuelo- y huir a San Sebastián. Pero los miembros de la organización la encontraron y la volvieron a traer a Madrid después de darle una paliza.

La joven tampoco ha dudado un segundo a la hora de señalar a Ioan como el responsable de la organización. "Es el que decidía las cosas: dónde se ponían las chicas, cuándo trabajaban, el dinero... En total, controlaban a más de cien chicas entre siete u ocho personas". En concreto, son otras nueve personas las que deberían sentarse junto a 'Cabeza de Cerdo' en el banquillo de los acusados. Ocho de ellos, sin embargo, están en paradero desconocido, mientras que el noveno fue juzgado y condenado a dos años de prisión por un delito de prostitución.

Clamparu, considerado uno de los capos de la prostitución en toda Europa, se había convertido en uno de los objetivos prioritarios de la policía española y de la Interpol. 'Cabeza de Cerdo', natural de Rumanía y de 43 años, había sido condenado en su país por tráfico de seres humanos, prostitución y blanqueo de capitales. Además, está reclamado por la justicia italiana, donde se le acusa de dirigir también una red de narcotráfico. El pasado mes de septiembre, Ioan se entregó al Grupo de Localización de Fugitivos de la Policía Nacional "porque estaba cansado de huir". Este martes, sin embargo, su abogado, Juan Carlos Orbañanos, ha explicado que la entrega se debió "a una persecución política".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios