www.madridiario.es

Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid

'La Asociación de la Prensa no es un sindicato'

"La Asociación de la Prensa no es un sindicato"

martes 10 de enero de 2012, 00:00h
Ha llegado en el peor momento, pero, después de varios años al pie del cañón en la junta directiva, sabía dónde se metía. Carmen del Riego (Oviedo, 1960) asume desde hace unas semanas la presidencia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que con 7.000 asociados es la organización que aglutina a más profesionales de los medios. El sector ya se ha convertido en el segundo más castigado por la crisis, solo por detrás de la construcción.
La crisis de la prensa arrecia. Hace unos días, 'Público' anunció un concurso de acreedores. Empezamos mal el año...
Igual que lo acabamos: a finales de 2011 cerró ADN. Lo de 'Público' no es un cierre, pero nos demuestra una vez más la grave situación que atraviesan los medios de comunicación. Eso solo en Madrid, pero después tenemos la misma situación en 'La Voz de Asturias', el 'Diario de Jaén'... La situación es muy, muy mala, y poco halagüeña.

Carmen del Riego, presidenta de la APMEl último Informe Anual de la Profesión Periodística predecía que en pocos años habría cinco periodistas por cada puesto de trabajo. De continuar los cierres y los ERE, ¿podría ser incluso peor?
Podría ser peor, pero yo no soy tan pesimista. La realidad nos enseña que siempre surgen nuevos sectores en los que pueden trabajar los periodistas. Cuando yo acabé la carrera en 1982 también se hablaba de que había muchísimos más licenciados de los que podía asumir el mercado. Enseguida salieron nuevas emisoras que absorbieron a muchos periodistas, y después aparecieron las cadenas privadas de televisión, y después los medios digitales, las TDT, y ahora nuevas figuras como los 'community manager'... Me preocupa más el deterioro de la profesión, tanto profesional como laboral, en los nuevos medios.

Cada nuevo medio que surge es más precario que el anterior...
Sí. Ese es el problema de no tener todavía el modelo de negocio al que se dirige el periodismo. Solo sabemos que ya no será el que ha sido hasta ahora, pero no qué será de los periódicos en papel, ni de qué podrán vivir los digitales. Yo espero y confío en que podamos subsistir y tengamos un futuro mejor. Lo que es seguro es que habrá periodistas, pero no sabemos dónde, ni cómo, ni en qué condiciones trabajarán.

Ni, en muchos casos, si podrán trabajar siquiera.
Trabajar, sí, porque el periodismo será siempre necesario. La gente necesita y demanda información, y para que la información llegue a la gente se necesitan periodistas.

Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de MadridEntonces, ¿no cree que las universidades 'fabrican' demasiados licenciados en Periodismo?
Muchos licenciados en Periodismo, como muchos licenciados en Derecho, saben que no podrán ejercer al final en su profesión, pero eso pasa también en otras muchas profesiones. Es bueno que los que tienen un mínimo interés por el periodismo estudien Periodismo, y  lo hagan con ahínco, y después el mercado de trabajo discriminará, como hace en todas las profesiones, cuáles se dedicarán a ser grandes articulistas en diarios de prestigio y cuáles estarán en otros medios haciendo otra labor que quizá no sea escribir artículos, pero que implica periodismo. Los gabinetes de prensa casi no existían hace 30 años y hoy absorben casi al 50 por ciento de la profesión. Los nuevos licenciados podrán dedicarse a la comunicación, pero nadie puede garantizar que trabajen en lo que tradicionalmente se conoce como periodismo. Pese a todo, los que más lo deseen lo conseguirán.

Una de las metas que se ha marcado es luchar contra la precariedad. ¿Cómo lo va a hacer?
Es bastante difícil, porque no somos un sindicato, sino una organización profesional. Son los sindicatos los que deben alzar la voz para evitar la precariedad. Lo más que podemos hacer nosotros es criticar, denunciar, llevar a la inspección de trabajo las situaciones de las que nos enteremos, y sobre todo crear conciencia social de que existe esa situación y de que los periodistas no viven una situación idílica. La mayoría están trabajando y mucho, y en unas condiciones muy precarias. Los empleadores se aprovechan de que esta es una profesión muy vocacional.

Carmen del Riego, presidenta de la APMMientras, por un lado, se generan movimientos de protesta como el #gratisnotrabajo, por otro lado hay quien se ofrece a trabajar sin cobrar.
No me atrevo a criticar a los jóvenes que trabajan sin cobrar por hacerse un sitio en esta profesión. No puedo criticarlos, porque todos sabemos que empezar es muy difícil. Además, esto no pasa solo en periodismo. Cuando ocurrió lo del #gratisnotrabajo, empezaron a llegarme mensajes de abogados a los que hacen trabajar en un despacho gratis como pasantes durante varios años para después tener un contrato de 800 euros. Es algo muy parecido a lo que nos está ocurriendo a nosotros. Hay que luchar para que esto no ocurra, pero hay que luchar más con los empleadores que con los que, no viendo más remedio, se ofrecen a trabajar aunque sea gratis.

Las denuncias han conseguido que se retire alguna oferta, pero ¿cree que, más allá de estos éxitos puntuales, van a lograr algo más?
Intentarán buscarse las vueltas. Por eso tenemos que estar atentos para denunciar, lo mismo que aquella oferta de trabajo que conseguimos que se retirara, todo lo que veamos. Si insistimos, cada vez se atreverán menos a lanzar ese tipo de ofertas, aunque sé que los anuncios siguen en la calle.

La situación es cada vez peor y los periodistas, jóvenes y no tan jóvenes, están empezando a alzar la voz. ¿Va a convocar movilizaciones la APM?
Nos han llegado peticiones a través de Twitter y me parece una buena idea. Vamos a llevar la iniciativa a la Junta Directiva y, cuando tomemos la decisión, haremos una concentración en Juan Bravo, en el Museo de Escultura al Aire Libre. Ya se hizo en otra ocasión, pero fue bastante lamentable. Ahora hay más concienciación. Esperemos que haya periodistas y no periodistas que también vengan a exigir una prensa plural, porque al final son ellos los receptores de las informaciones y de los medios de comunicación.

Carmen del RiegoOtro problema es la falta de medios humanos y materiales para trabajar. Las empresas pretenden que los periodistas cada vez lleven a cabo más tareas por menos dinero y la calidad del producto se deteriora.
Cuando hablamos de lo que han supuesto los medios digitales, con algunas excepciones de medios al estilo tradicional que se difunden a través de internet, nos referimos a eso: cualquiera que pasa por ahí, sin arriesgar un duro, crea un medio, contrata a periodistas con unos sueldos mínimos, y todo lo que obtienen de publicidad es beneficio, y se conforman con ofrecer cualquier cosa. Eso, al final, contagia a todos los medios: primero, a los demás medios digitales, que sí dedican dinero y esfuerzo a hacer información, y después a los medios tradicionales o en papel, que tienen unos costes muy superiores a los de esos microproyectos. Esos prescinden de los más veteranos para abaratar costes, y cogen por muchísimo menos dinero a jóvenes periodistas sin experiencia, y eso lo aceptan los comités de empresa. Es un error terrible, porque al final, si hay una doble escala salarial, la segunda escala será la que prevalezca porque se irá echando a los de la primera. Y un periodista sin experiencia que no tenga al lado un veterano del que aprender no será nunca un buen periodista; y los veteranos, a quienes les da igual que los nuevos cobren mucho menos que ellos, al final terminarán en la calle.

¿Y cómo se lucha contra eso?
Los comités de empresa deberían hacer ver a las empresas que lo importante es la calidad del producto, y eso no se hace pagando dos duros a los redactores y  no gastando dinero en obtener esas informaciones.

¿La precarización ha tocado ya fondo?
 No sé si hemos tocado fondo, pero esto tiene que tener un fin. En periodismo se han juntado dos crisis: la de la adaptación a las nuevas tecnologías y la crisis económica generalizada. Nuestros datos dicen que el periodismo es el segundo sector, después de la construcción, que más empleo ha perdido. Cuando se sepa cuál va a ser el modelo futuro y la crisis económica empiece a reducirse, volverán los proyectos serios, las inversiones serias y la preocupación por dar un producto de calidad.

Carmen del Riego¿Cree que la solución pasa por el corporativismo del que ahora carece la profesión?
Cuando damos ánimo a los compañeros que se quedan sin trabajo, hay quien nos acusa de corporativismo, cuando precisamente somos uno de los sectores que menos lo practican. No creo que eso sea lo que va a sacar al periodismo de la crisis, pero sí la defensa de la profesión y de las buenas prácticas, y la denuncia de las malas prácticas y de la situación laboral. Y el trabajo conjunto con sindicatos y con los editores, que en su mayoría son personas muy respetables que han arriesgado mucho dinero por hacer un proyecto que sea útil a la sociedad, y están sufriendo una competencia desleal. Todos nos pondríamos de acuerdo enseguida.

Para, por ejemplo, y entrando en la práctica diaria, dejar plantado a quien se niegue a responder preguntas.
Sí. Además, es la única forma...

Pero, que sepamos, eso todavía no ha ocurrido.
Es verdad. Pero también es verdad que desde la primera nota de protesta que hizo la Asociación de la Prensa de Madrid en octubre de 2006, ha habido contadísimas ruedas de prensa sin preguntas. En otros sectores, como el económico o el cultural, también las hay y no se dice. Son prácticas que debemos denunciar, y hay ya una conciencia social de que esto sucede. Más allá de levantarse e irse, hay algo más sencillo, que es no publicar aquello que se ha dado sin permitir las preguntas...

Pero a veces no hay más remedio que contarlo, como en el caso del anuncio de los ministros de Rajoy.
Ahí no se nos convocó a una rueda de prensa, sino a una comparecencia. A pesar de eso, un periodista levantó la mano para preguntar y se le dio la palabra, pero la pregunta no le gustó al presidente del Gobierno y se fue. Yo no le criticaría tanto en este caso que no haya hecho una rueda de prensa sino la poca información que dio, que fue lo que soliviantó a los periodistas y a los ciudadanos. Ellos siempre deben saber en qué circunstancias se ha elaborado la información.

Carmen del RiegoHay responsables políticos que no aparecen en muchas semanas.
No me parece mal si no tienen nada que decir. Es peor comparecer todos los días o todas las semanas para decir siempre lo mismo y que los medios de comunicación lo reflejemos. Todo hay que ponerlo en sus justos términos. Pero la teoría es muy fácil cuando de lo que se trata es de llenar los periódicos. También tenemos que hacer autocrítica y muchas veces publicamos cosas para quedar bien o para rellenar o porque es más fácil que trabajar buscando noticias propias. O porque lo lleva la competencia, para no ser menos, aunque no tenga importancia.

También hay un descrédito en la sociedad hacia los periodistas. Además de no saber en qué condiciones trabajan, hay quien cree que cualquiera puede hacer este trabajo.
Pero somos nosotros los que tenemos que hacer valer nuestra profesión y dejar claro que esto no lo puede hacer cualquiera., y que se necesitan muchos años de estudio y de trabajo para hacerlo bien. A mí me gustaría que quienes piensan eso vivieran un día en una redacción. Yo, que también soy licenciada en Derecho, puedo decir que abogado puede ser cualquiera, pero mentiría. Y no porque el que salga de la facultad de Derecho sea ya abogado; no. Tiene una base para ser abogado, pero luego lo tendrá que adquirir todos los conocimientos restantes ejerciendo de abogado. En el periodismo pasa lo mismo. Sin embargo, yo nunca he visto a ningún abogado denostar la carrera de Derecho, y sí he visto a muchos periodistas denostar la carrera de Periodismo.

Pero esos estudios se critican más por lo que falta que por lo que sobra...
Pues entonces digamos que faltan cosas, pero no que no merece la pena estudiar Periodismo.

Carmen del RiegoEn las últimas elecciones de la Asociación de la Prensa solo participó el 20% de los asociados.
Esa es otra piedra que tiramos contra nuestro propio tejado. En la mayoría de los colegios profesionales, no llega al 10% la participación de los colegiados para elegir a sus órganos rectores. A  mí me habría gustado que aquí hubiera sido más alta, pero es una de las más altas de las organizaciones profesionales.

Muchos periodistas no están asociados y tienen la sensación de que no se pelea lo suficiente por solucionar los problemas de la profesión. ¿Por qué deberían asociarse?
Precisamente por eso, para denunciar la precariedad. Eso es más problema de los sindicatos que de la asociación, pero debemos defender todos juntos la profesión. Estamos dando pasos bastante importantes que están teniendo un poco más de repercusión y espero que no les defraudemos y nos hagamos merecedores de que más periodistas se acerquen y se asocien. La mayoría de los que se acercan son jóvenes, y lo hacen porque quieren cambiar las cosas.

¿Para cuándo un colegio de periodistas?
Está solicitado en la Comunidad de Madrid desde hace ya tiempo. Estamos dispuestos a evolucionar hacia él sin que la asociación desaparezca; esta se dedicaría a la parte asistencial y el colegio, a la profesional, con la misma directiva en ambos organismos. El proyecto está en manos de la Comunidad de Madrid y el plazo depende de su tramitación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios