www.madridiario.es

Jesús Mora, presidente de Cruz Roja-Comunidad de Madrid

'La crisis ha incrementado la solidaridad'

"La crisis ha incrementado la solidaridad"

Por Lucía de la Fuente
martes 21 de agosto de 2012, 00:00h
Para encontrar casos de emergencia humanitaria ya no hace falta cruzar las fronteras. El agravamiento de la crisis ha provocado que muchos que antes gozaban de economías sólidas ahora tengan que recurrir a ONG para llegar a fin de mes. Cruz Roja hace un llamamiento que pretende paliar el avance de la extrema pobreza. Jesús Mora, presidente de la entidad en Madrid, explica cómo se intensificará la ayuda.
Según su última memoria, en 2008, con el inicio de la crisis, Cruz Roja atendía a 49.000 personas en Madrid. En 2011 son 93.000, casi el doble.
Efectivamente. Los datos se han duplicado en estos años y la tendencia es seguir creciendo. De hecho la organización, en lo que queda de este año y todo 2013, quiere incrementar en 30.000 las personas atendidas en situación de extrema vulnerabilidad que estén siendo afectadas por la crisis. De todas formas, esas cifras hacen referencia únicamente a personas en situación de vulnerabilidad extrema: en total trabajamos con más personas.

¿Cuáles son las necesidades sociales más urgentes que Cruz Roja ha detectado en la Comunidad de Madrid?
Nos hemos centrado con familias con todos sus miembros en paro, niños y niñas que viven en lugares pobres, personas mayores con responsabilidad familiar, desempleados de larga duración, personas sin hogar y jóvenes con cualificación baja o nula. Esos son los colectivos que creemos son los más vulnerables de los que hay ahora mismo en la Comunidad y en los que entendemos que tenemos que intensificar nuestra ayuda.

A partir del 1 de septiembre, Sanidad va a dejar de atender a inmigrantes ‘sin papeles’. ¿Qué va a hacer Cruz Roja en este sentido? ¿Se va a intensificar la atención sanitaria?
En principio no. Estamos trabajando en el tema, vamos a ir viendo las necesidades que vayan surgiendo y, en base a ellas, iremos trabajando. Pero volver otra vez a la época de los hospitales de Cruz Roja tampoco tiene sentido. Primero hay que ver a cuántas personas va a afectar y de qué manera se puede ayudar.

¿No temen verse desbordados?
Cuantificar el número de personas que necesitarán asistencia ahora mismo es complicado. Todavía no hay nada que esté muy claro. Según vaya surgiendo, se irá viendo. Nuestro objetivo es, y siempre será, atender a todas las personas que lo necesitan. De momento algunas personas están viniendo a preguntar y, a partir del 1 de septiembre, iremos viendo caso por caso para ver qué medidas tenemos que tomar. Llevamos tiempo trabajando con este tema, igual que con el traslado de enfermos o el ‘copago’ sanitario. Tenemos que ser lo más eficaces posibles.

Otro problema grave es que se están alcanzando récords históricos de desahucios.
Estamos trabajando con personas en situaciones complicadas. A partir de septiembre-octubre vamos a participar en un proyecto con el Ayuntamiento de Madrid y otras dos entidades sociales que se llamará ‘Viviendas solidarias’ y que, probablemente, beneficiará a personas que han sido desahuciadas.
Nuestro fin es la integración de todas las personas. No se trata de dar una ayuda por dar, sino que la persona al final tenga un empleo y una estabilidad para poder valerse por sí misma. Por eso, seguimos trabajando en el tema de empleo. Hemos crecido un 20 por ciento en inserciones laborales y esperamos que la cifra se incremente a finales de 2012. Eso sí, no somos una oficina del INEM, ayudamos a personas en situación de vulnerabilidad.

Tanto la Comunidad como el Ayuntamiento han recortado sus presupuestos para la atención de drogodependientes, suprimiendo partidas dedicadas a la prevención. ¿Qué riesgos puede tener a largo plazo?

La prevención es muy importante. Nosotros la hemos trabajado mucho y lo seguiremos haciendo. Tanto en temas de drogodependencia como de salud, accidentes de tráfico, grandes aglomeraciones…

Cruz Roja se financia en un 48 por ciento por fondos propios, un 31 por ciento en subvenciones y un 20 por ciento se derivan de la prestación de servicios.
Sí. El presupuesto anual de Cruz Roja Comunidad de Madrid está en torno a los 47-48 millones de euros. La financiación propia —socios y campañas como el Sorteo del Oro— ha pasado del 30 a casi el 50 por ciento en los años que llevamos de crisis. Estamos en torno a los 180.000 socios en Madrid y el 1.200.000 a nivel nacional. Las cifras son aproximadas, porque cada día hay muchas altas y muchas bajas. El 99 por ciento de las bajas se deben a que la persona se ha quedado en situación de desempleo y ya no puede pagar la cuota. Luego en Madrid, con lo del Sorteo del Oro, se han vendido cerca de cinco millones de euros. La gente te dice que participa no tanto por el premio sino por ayudar. La crisis ha incrementado la solidaridad. Ahora tenemos 30.000 socios más que en 2008. En mayo sacamos la campaña ‘Ahora + que nunca’ para paliar los efectos de la crisis y el 10 de octubre tenemos la fiesta de la Banderita, con la que pretendemos que la gente conozca lo que es Cruz Roja, que se ubiquen con todas las actividades que hacemos.

¿Se están notando los recortes de dinero público?
Se están notando, sí. Pero con los fondos propios los vamos paliando y el presupuesto queda nivelado.

¿Ha subido también el número de voluntarios?
Sí. Aunque el número también fluctúa mucho, estamos hablando de que ahora mismo hay unos 12.000 voluntarios, cuando veníamos de una cifra de 7 o 8.000. El año pasado pusimos en marcha un programa de proximidad, que es muy sencillo pero está ayudando a mucha gente. Consiste en que los pacientes de Cruz Roja, en especial los mayores, pueden utilizar un número de teléfono —902.22.22.92— para cualquier cosa que necesiten. Se genera una alerta y el voluntario que esté cerca puede acudir. Son ayudas sencillas y puntuales como puede ser un acompañamiento al médico, cambiar una bombilla… Se trata de dar una respuesta lo más rápida posible .

¿Qué porcentaje de madrileños se encuentra bajo el umbral de la pobreza?
A nivel nacional un 21,8 por ciento. No tenemos datos a nivel regional. Es una medida europea para la que es necesario cumplir tres requisitos: Tener unos ingresos por debajo del mínimo (647 euros en España), pertenecer a un hogar con todos los miembros en paro, y contar con lo que se llama ‘privación material severa’ que es, por ejemplo, no poder encender la calefacción.

¿En qué consiste la campaña ‘Ahora + que nunca’?
En mayo la Cruz Roja Española sacó una campaña que, por primera vez en muchos años, hacía un llamamiento a la población para actuar en España. Normalmente siempre que se hacen llamamientos son para situaciones de emergencia fuera —terremotos, ‘tsunamis’…—, porque la situación en España no lo requería. Pero ahora el llamamiento es para atender a 300.000 personas en nuestro país, en un año y medio, con un presupuesto de 30 millones de euros. Trabajaremos con familias con todos sus miembros en situación de paro en tema de ropa, alimentos, material escolar, medicamentos, ayudas para el comedor… cualquier necesidad que tenga la unidad familiar. Ese será un colectivo prioritario. Luego también los niños y las niñas que viven en lugares pobres, personas mayores con responsabilidad familiar, parados de larga duración, personas sin hogar, jóvenes con nula o escasa formación… Este último colectivo es gente que antes podía encontrar un trabajo en el sector servicios o en el de la construcción y ahora ya no, ahora no les cogen en ningún trabajo. Creo que es un colectivo del que no nos acordamos y que ahora mismo no parece un problema pero, a la larga, lo será.

Si quiere ayudar a Cruz Roja puede llamar al 91.532.55.55 o consultar la web. Si necesita que Cruz Roja le ayude a usted puede acudir a cualquiera de las sedes de la organización o llamar al 902.22.22.92.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios