www.madridiario.es

En Madrid se ejecutan 40 desahucios al día

Alegría en Pueblo Nuevo tras la suspensión de un desahucio

Alegría en Pueblo Nuevo tras la suspensión de un desahucio

miércoles 11 de abril de 2012, 00:00h
La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid ha conseguido la suspensión de un nuevo desahucio. Esta vez se trataba de un piso de 82 metros cuadrados en Pueblo Nuevo (Ciudad Lineal). Los afectados, un matrimonio con un niño de once años, se ven incapaces de afrontar el pago de la hipoteca de 285.000 euros que pidieron en 2005.
Silvia Quiroga estaba satisfecha este miércoles por la mañana ante la puerta de su casa. Motivos no le faltaban: ha conseguido, "gracias al apoyo de la PAH y del 15-M", la suspensión —sin fecha para una futura negociación por el momento— del desahucio que había previsto sobre su vivienda. "Ahora lucharé por un alquiler social digno, que no supere los 300 o 400 euros, porque más no puedo pagar", apuntó.

Y es que Quiroga y su marido se veían incapaces de hacer frente a la deuda contraída con Bankia. "En 2005 pedimos una hipoteca de 285.000 euros que pagábamos con cuotas de 960 euros al mes, en ese momento los dos teníamos trabajo", recuerda la afectada. "En 2008 nos subió a 1.600 euros mensuales y los dos nos quedamos en el paro; ahora mi marido trabaja pero gana 1.000 euros", agrega.

Para tratar de evitar el desalajo, representantes de la plataforma que defiende a las personas que se encuentran en proceso de ejecución hipotecaria y voluntarios se habían concentrado ante la puerta del inmueble para protestar ante lo que consideran una "injusticia social". Además, varios medios de comunicación —entre ellos una televisión finlandesa— se habían personado para informar sobre los hechos. "La presencia de periodistas ayuda mucho a que no se efectúen los desalojos", afirmó a este digital Aída Quinatoa, portavoz de la PAH.

Una vez que el abogado de los afectados informó de la suspensión del desahucio, estalló la alegría. Abrazos, aplausos, felicitaciones a la protagonista. "¡Sí se puede!", cantaron los presentes. Uno de ellos, Luciano Chancusig, informó de que el próximo 20 de abril está previsto el desalojo de su vivienda en Abrantes. "Todos los que estamos afectados somos trabajadores, somos miles y seguiremos en lucha", apostilló. "Los políticos deberían debatir seriamente sobre este tema, no solo aprobar un Código de Buenas Prácticas que no beneficia a nadie, deberían modificar las leyes", zanjó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios