www.madridiario.es
El 'Movimiento 15-M' toma cuerpo y desborda Sol

El 'Movimiento 15-M' toma cuerpo y desborda Sol

Por Javier García Martín
x
jgarciamadridiarioes/7/7/19
jueves 19 de mayo de 2011, 00:00h
Tras ganar el pulso en la noche de este miércoles a la Junta Electoral de Madrid, la Puerta del Sol encaraba este jueves su quinta noche aún más abarrotada de 'indignados'. El llamado 'Movimiento 15-M' se hace fuerte en el kilómetro 0 y acuerda convocar una manifestación para este sábado, jornada de reflexión, que en torno a las 23.30 horas sería declarada ilegal por la Junta Electoral Central. Este órgano ha prohibido las concentraciones desde las 00.00 horas del sábado hasta las 24.00 horas del domingo.
Sol resiste un día más. Sin una convocatoria por parte de 'acampadasol', miles de ciudadanos volvieron a la carga de manera espontánea desde las 20.00 horas de este jueves, momento en el que se producía la asamblea general -máximo espacio de decisión en la plaza- y en el que la circulación de vehículos quedaba definitivamente cortada.

Manifestantes en SolA medida que se echaba la noche, la concurrencia aumentaba de forma inesperada. "La realidad ha superado nuestros mayores sueños", gritaba ayudado por un megáfono uno de los concentrados, que se felicitaba por el masivo apoyo ciudadano recibido. "Hemos conseguido crear un movimiento impresionante, sorprendente. Pero esto no ha nacido de la nada", continuaba interrumpido por los vítores que, desde la otra punta de la plaza, probablemente ni se intuían. El portavoz de turno comenzaba a pormenorizar las "luchas" que este movimiento ha conseguido centralizar: "La educación universitaria, la sanidad pública, los despidos injustos y todos los que buscan la verdad. Todas estas luchas están aquí hoy".

A duras penas, entre voluntarios que repartían fruta, zumos o magdalenas a los que lo requerían y voluntarios que preparaban emparedados para la cena, Marta -identificada por un papel mal recortado en la carpa de la comisión de comunicación- respondía a la prensa y contaba que, tras una noche aguada que resistieron cerca de 300 personas en sus momentos más bajos, las comisiones "han recuperado la normalidad esta tarde y han podido avanzar más". "Hemos puesto palés en el suelo para evitar el barro, y, en otro orden de cosas, hemos elaborado una propuesta de puntos clave para un manifiesto que deberá aprobarse y discutirse en asamblea". La hoja, que se repartía en algunos puntos de la plaza, recoge un primer posicionamiento político explícito: "Contra el dominio de los banquieros, el bipartidismo y la reducción regresiva de derechos sociales y culturales; por la industria local, la abolición de paraísos fiscales, y la reforma de la ley electoral", reza el ideario.

"No tenemos miedo a decir que el movimiento es político, porque la política es esto: la gestión común. También es democrático porque la Puerta del Sol es un ágora", explicaba. Según contaba Marta -apariencia de estudiante, acampada desde el domingo- estan "en otra línea". "Nosotros no estamos haciendo campaña, no nos creemos las elecciones del domingo porque no estos políticos no nos representan. Por eso, no nos  valen sus cauces ni su lenguaje", en clara alusión a lo que más tarde decidió la Junta. "Contemplaremos lo que ese organismo diga como un condicionante más para hacer algo el sábado", añadía.

Manifestantes en la Puerta del SolSobre las cifras, no sabían nada. "Que cada uno cuente como quiera. Lo que es innegable es que Sol está llena". Así las cosas, la organización se hacía imprescindible: un plano de situación, señales y convocatorias por megafonía que pedían a los representantes de las comisiones que se acercaran para repartirse a los voluntarios nuevos que se han presentado. Muchos curiosos se movían en filas congestionadas, pero más numerosos eran los que se manejaban como pez en el agua y sorteaban los obstáculos para llevar a cabo alguna tarea. Había familias enteras, mujeres que discutían a concentrados las razones de su protesta, trajeados y muchos jóvenes. Tal era la transformación de la plaza que costaba ubicar la estatua ecuestre de Carlos III desde el interior de las galerías de esta especie de microestado autogestionario.

Unos minutos más tarde, Marta ya se había ido. Lidia acababa de salir de una junta de portavoces y atendía a los medios. Sobre la pervivencia de la acampada y la amenaza de su desmantelamiento, invocaba: "Las decisiones de la asamblea se respetarán siempre que no haya peligro para nadie", insistiendo en el pacifismo de la concentración. A la par que el 'Movimiento 15-M' se centra en sacar adelante propuestas más consistentes, parece que se multiplican las reivindicaciones particulares: un cartel prometía desvelar otra verdad sobre el 11-M, y otro declaraba sus inmediaciones como "espacio libre de machismo y otras fobias". Lejos, en la calle de Tetuán, dos grupos de debate sobre medio ambiente discutían sobre políticas para el futuro.

La web se ha vuelto un elemento indispensable de comunicación: en ella, han colgado que no es necesario que la gente lleve "más comida" porque "no cabe en el almacén" creado por la comisión de alimentación. "Mil gracias, Madrid", concluye el comunicado. Desde Twitter, algunos de los concentrados afirmaban que el polémico 'showman' italiano Leo Bassi hincharía por la noche un pato gigante en la Puerta del Sol y haría una proyección en la fachada de la Real Casa de Correos. Y mientras todo esto ocurría, una pancarta gigante se desplegaba para mostrar a los presentes la imagen del jerarca nazi Heinrich Himmler ataviado con un gorro de Mickey Mouse acompañada del texto: 'No nos representan'.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios