www.madridiario.es

La estación ha sido ampliada y los restos patrimoniales recuperados

Ópera estrena el primer museo subterráneo

Ópera estrena el primer museo subterráneo

miércoles 23 de marzo de 2011, 00:00h
Madrid ya tiene su primer museo subterráneo. A diez metros bajo la plaza de Isabel II, la estación de Metro Ópera alberga ya la musealización de la histórica fuente de los Caños del Peral, el acueducto de Amaniel y la alcantarilla de Arenal, un emplazamiento que ya puede ser visitado de forma totalmente gratuita por todos los madrileños.
Esta semana, las autoridades políticas fueron los primeros visitantes del que se ha denominado como Museo de los Caños del Peral. En él, Metro ha instalado los restos que quedaron al descubierto en 2009, durante las obras de ampliación y mejora de la estación de Ópera. En palabras de los responsables públicos, ello supone la recuperación "de una parte del patrimonio histórico de Madrid".

Fuente de los Caños del Peral.El emplazamiento alberga tres estructuras separadas. Las mismas, que ya habían aparecido en 1991, volvieron a aflorar en 2009 durante los trabajos para ampliar y convertir la de Ópera en una estación totalmente accesible. En ese momento, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, Metro y el Ayuntamiento decidieron que debían ser puestas a disposición de los madrileños. Para conseguirlo, Metro ha invertido 2 millones de euros -según sus portavoces- en restaurar, proteger, documentar, desmontar de su ubicación original y recolocar las piezas en un espacio de 200 metros cuadrados, con la dificultad añadida de hacerlo mientras continuaban las obras y la estación, una de las veinte más utilizadas de toda la red, permanecía a pleno rendimiento.

El museo, como comprobaron este miércoles el consejero de Transportes y el alcalde, está situado en el segundo nivel de la estación, junto al acceso al andén de la línea 2 en dirección a Las Rosas y a las escaleras mecánicas que permiten el tránsito hacia la línea 5.

Gallardón y Echeverría durante la visita al metro de Ópera.Tras una mampara de cristal, este ofrece la posibilidad de conocer la fuente que recogía el agua de manantial junto al arroyo del Arenal (segunda mitad del siglo XVI) y que tenía en origen 34 metros de longitud; la galería de abastecimiento en bóveda de cañón y la alcantarilla de la zona; y el acueducto que, salvando al barranco del arroyo del Arenal, surtió de agua al Palacio Real desde el siglo XVII hasta prácticamente el siglo XX. Paneles informativos y tres vídeos proyectados en un pequeño anfiteatro detallan el Madrid de la época y la historia del complejo, que en su día se encontraba en lo que hoy es la plaza de Isabel II. En esta, ya existe un monolito en superficie que la recuerda.

La fuente abastecía a la población madrileña a través de una distribución realizada por los aguadores, uno de los gremios más importantes de la villa, organizados en aguadores de cuba, de borriquillo, de cántaros y vaso. Los restos de la fuente ya habían sido localizados en 1991, en una obra anterior realizada por Metro, siendo entonces imposible, desde el punto de vista técnico, su integración en el andén, y procediéndose a su protección para evitar su deterioro.

Una estación prácticamente nueva
Pero el museo no es lo único novedoso de la estación de Ópera. Metro y el Ayuntamiento de Madrid han invertido 17 millones de euros -sufragados al 50% entre ambas entidades- en la remodelación de la propia estación de Ópera y de la plaza en superficie.

Nuevo vestíbulo de la estación de Ópera.Ópera, inaugurada en 1925, ha ampliado su vestíbulo de entrada de 114 a 821 metros cuadrados y ha mejorado los vestíbulos auxiliares de las líneas 2, 5 y el Ramal que comunica con Príncipe Pío. Como destacó el consejero de Transportes José Ignacio Echeverría, es una estación "totalmente accesible" gracias a tres ascensores, ocho escaleras mecánicas y la nueva señalización. Además, se han creado siete locales comerciales y se ha mejorado la climatización. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón insistió por su parte en cómo una estación "pequeña e incómoda" ha dado paso otra totalmente nueva por la que transitará cada día 55.000 usuarios. Además, subrayó la importancia de la reforma de la plaza de Isabel II, sufragada por Metro, ha traído consigo la materialización del eje peatonal de tres kilómetros que permite conectar la plaza de Oriente con Quevedo a través de las calles Arenal, la Puerta del Sol, Montera, y Fuencarral.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.