www.madridiario.es
El polideportivo que nació de la M-30

El polideportivo que nació de la M-30

Por Enrique Villalba
miércoles 02 de marzo de 2011, 00:00h
El Ayuntamiento de Madrid ultima, por fin, las obras del polideportivo al aire libre 'Torrespaña', situado en uno de los espacios liberados por el soterramiento de la M-30. Madridiario ha visitado la infraestructura con el concejal presidente del distrito de Salamanca, Íñigo Henríquez de Luna.
La tormenta de ideas del programa electoral de 2003 del Grupo Popular de la ciudad de Madrid tuvo un intenso debate por el uso de los espacios liberados junto a Torrespaña. Aprovechando la reforma del nudo de O´Donnell de acceso a Calle 30, se liberó un espacio de 18.681 metros cuadrados junto a los servicios centrales de TVE, donde se colocó parte de la tierra compactada que se iba retirando de la megaobra. La pugna sobrevino por los intereses contrapuestos del distrito de Salamanca con los de la operación de ciudad que proponía el soterramiento de parte de la circunvalación.

El Área de Urbanismo estaba muy sensibilizada con la creación de zonas verdes en los laterales de la vía. El distrito necesitaba instalaciones deportivas en un barrio como el de Fuente del Berro, que no contaba con ninguna. Finalmente, hubo decisión salomónica. La mitad del terreno se dedicó a espacios verdes forestales, aprovechando los taludes; y el otro trozo se usó para crear un polideportivo al aire libre. También se sacó espacio para una dársena y un depósito de agua reciclada subterránea con capacidad para 7.500 metros cúbicos que surte a los servicios de limpieza y baldeo de la almendra central.

El gran socavón
Desde entonces, la historia de la nueva infraestructura ha estado plagada de contratiempos que han demorado su evolución. La obras se iniciaron en 2006 pero quedaron interrumpidas en abril de 2007 después de que la empresa adjudicataria se declarase en concurso de acreedores. Esta circunstancia obligó al Ayuntamiento a ofrecer de nuevo la obra a otra empresa, en este caso, Dragados, que tomó las riendas el 10 de agosto de 2009. Apenas un mes después, mientras excavaban para crear el sótano del edificio principal del complejo, descubrieron una enorme oquedad que no figuraba en la información geotécnica. El Gobierno municipal concretó entonces que se trató de un terreno mal compactado procedente de los desechos de la M-30.

El socavón obligaba a realizar una cimentación mucho más profunda. La carencia de medios obligó a que la Dirección General de Patrimonio gestionase la ejecución de las obras. La Junta de distrito ya ha comenzado a tramitar el contrato de gestión del servicio público, en la modalidad de concesión. "Nuestro interés es que la concesionaria sea capaz de autogestionarse y cubrir el mantenimiento de esta infraestructura municipal, siempre cumpliendo con los precios públicos", explica el concejal presidente.

Plataformas deportivas
El nuevo centro deportivo se ha construido como una sucesión de plataformas a distintos niveles, que permiten un mejor acceso a cada pista. El espacio estrella es el campo de fútbol 7 de césped artificial, que cuenta con gradas. Estos asientos tienen un doble uso. Bajo su estructura se han construido vestuarios diferenciados y dos locales de ensayo musical. También sirven de pantalla para el ruido de la M-30, lo que se nota claramente al entrar al complejo. Frente a esta cancha, hay una pista de fútbol sala. En un nivel superior está la raqueta. Hay tres pistas de pádel y una de tenis, que se arremolinan alrededor de un espacio polivalente para baloncesto, balonmano y voleibol. El edificio central contará con cafetería, vestuarios generales e individuales para los deportes individuales, y un gimnasio en el sótano. La instalación cuenta con una zona infantil y un 'circuito vida' para mayores.

Una de las grandes ideas del proyecto ha sido la inclusión de un carril bici que rodea toda la instalación. "Tiene conexión con la red de carriles bici y pretendemos que también se conecte con el parque de Fuente del Berro bajo el puente que conecta con La Elipa", explica Henríquez de Luna. Estas conexiones servirán también para los deportistas que salgan a correr. La idea es que el polideportivo sirva como una base de operaciones para estos deportistas, ya que podrían ducharse y tomarse un refrigerio sin salir del complejo, y dejando la bici vigilada. Toda la instalación está surtida de energía gracias a la instalación de paneles solares que servirán para calefactar el agua.

El concejal presidente de Salamanca concluye: "Es un proyecto que cubre definitivamente, junto al polideportivo cubierto, las necesidades del barrio de Fuente del Berro en materia deportiva. Es más. Va a ser una referencia para los distritos vecinos como Ciudad Lineal, Retiro y Moratalaz".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios