www.madridiario.es
Los promotores quieren levantar 300.000 casas al año para que la construcción sea 'sostenible'

Los promotores quieren levantar 300.000 casas al año para que la construcción sea "sostenible"

Por David Canellada
jueves 02 de junio de 2011, 00:00h
El sector de la construcción quiere dejar atrás una crisis que ellos mismos provocaron en parte. Según un informe hecho público por la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima), el ladrillo puede reconvertirse y abrazar la sostenibilidad si alcanza un ritmo de construcción de 300.000 viviendas al año. Durante los primeros años de este siglo, España llegó a levantar hasta 800.000 viviendas cada año, superando a Alemania, Francia y Gran Bretaña juntas.
El estallido de la burbuja inmobiliaria, sin embargo, hizo tambalearse a un sector que durante años había sido el motor de la economía española. Surgieron entonces cientos de voces que exigían un cambio en el modelo productivo y un abandono del ladrillo. Economistas, catedráticos, representantes empresariales e incluso miembros de la clase política tuvieron una revelación colectiva que marcaba el nuevo rumbo que debía tomar la economía española: había que invertir en I+D+i y fomentar el sector industrial para superar la resaca dejada por el 'milagro' del ladrillo.

Como consecuencia de esta situación, en los tres últimos años, el sector vio cómo caían grandes constructoras, arrastrando en su caída a los pequeños promotores, constructores y todas las empresas auxiliares asociadas a la construcción. El resultado: una crisis brutal con 5 millones de parados y un país al borde del colapso.

Ahora, los que han logrado superar ese tsunami quieren subirse al carro de la recuperación. Y, al parecer, lo quieren hacer con contundencia. Según un informe presentado por Asprima durante la inauguración del Salón Inmobiliario de Madrid (Sima), el sector debería construir una media de 300.000 viviendas anuales para ser sostenible, una cifra algo menor a las 350.000 viviendas que se construían al año antes del 2000. "Queremos ser lo que la sociedad demande -ha señalado este miércoles el presidente de Asprima, José Manuel Galindo-. Queremos que la actividad inmobiliaria sea un sector sostenible, y no un negocio".

La justificación de esos 300.000 pisos al año a partir del año 2015 es que así se facilitaría a los jóvenes el acceso a la vivienda. Frente a quienes afirman que no es necesario construir tantos pisos cuando hay miles de viviendas vacías, el informe -elaborado por la sociedad de tasación Tinsa-, asegura que el stock de viviendas en venta -se desconoce cuántas pueden estar cerradas a la espera de mejores tiempos- en la Comunidad de Madrid se limita, a día de hoy, de 18.000, 5.000 de ellas en la capital. "Este stock es razonable y se absorberá en un año", ha asegurado Galindo.

Pero los constructores no están solos en este intento por volver a levantar la cabeza. Durante la presentación del Salón Inmobiliario -en la que ha estado presente el ministro de Fomento, José Blanco-, tanto la delegada de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid, Pilar Marínez, como el director general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad, Juan Van-Halen, han defendido sin ambigüedades el renacimiento de este sector.

El más tajante ha sido el responsable de Vivienda de la Comunidad, quien ha apostado por la construcción frente a la I+D+i porque el inmobiliario "es el único sector capaz de crear empleo". "Antes de la crisis, el sector de la construcción daba empleo cada año a 120.000 personas. Por eso, cuando se habla de cambio de modelo a I+D+i resulta que no encontramos ningún sustituto para crear empleo. No podemos pensar en una recuperación girando a otros sectores que no generan empleo", ha subrayado van Halen.

Van-Halen, incluso, ha querido recordar a los empresarios de la construcción que siempre podrán contar con el gobierno regional. "Siempre hemos creído que la construcción es un sector estratégico y clave para la Comunidad de Madrid. Por eso no les dimos la espalda con la crisis y por eso no quisimos demonizar a nadie ni buscar culpables, sino ponernos del lado de los sectores de la construcción y financiero", ha señalado.

La delegada de Urbanismo y Vivienda, por su parte, ha anunciado la apuesta del ayuntamiento por el alquiler y por la rehabilitación como vía para dar un empujón al sector. En concreto, ese empujón se materializará en la creación de una agencia mixta de rehabilitación basada en el capital privado. "Serían como un complemento de las administraciones, y para ello hay que promover que el sector privado entre en estas agencias".

No bajarán más los precios

En cuanto al fomento del alquiler, Pilar Martínez ha recordado la promesa del ayuntamiento de alcanzar una bolsa de 3.000 viviendas destinadas, fundamentalmente, a los jóvenes. Además, y en presencia del ministro de Fomento, la responsable municipal ha pedido "a todas las administraciones un esfuerzo para simplificar la normativa urbanística" antes de desear a todos los promotores "que todo su esfuerzo se vea recompensado". "Es uno de los sectores más importantes para este país y vamos a estar de su lado", ha anunciado ante un auditorio formado por cerca de un centenar de constructores y promotores.

El más comedido en esa defensa a ultranza del ladrillo ha sido precisamente el ministro de Fomento. Durante su intervención, José Blanco ha compartido la preocupación por la recuperación del sector, aunque ha pedido "responsabilidad" y ha insistido en que la construcción tiene que redefinirse y ceder terreno en la economía nacional. "Hace años eramos conocidos por la gran cantidad de casas que construíamos, ahora tenemos que serlo por la calidad", ha subrayado. En este sentido, Blanco ha hecho hincapié en la necesidad de que los empresarios inviertan en I+D+i y en nuevas tecnologías "para avanzar hacia la eficiencia energética y la sostenibilidad".

Blanco, además, se ha mostrado algo más pesimista al recordar que las consecuencias del estallido de la burbuja "todavía durarán unos años". Lo que sí ha apuntado el responsable de Fomento es que el precio de los pisos no va a bajar más, algo en lo que ha coincidido con el presidente de Asprima. "El ajuste de precios ya ha pasado y no se espera una nueva caída de precios", ha subrayado Blanco apenas 24 horas después de que el Banco de España pronosticase una caída del 10 por ciento hasta el año 2013.

Y, mientras empresarios, banqueros y representantes políticos discutían sobre el alcance de esa posible bajada, los visitantes que han acudido al Salón Inmobiliario se preguntaban dónde estaba esa caída de los precios de los pisos. Es el caso, por ejemplo, de Esteban y Manuela, una joven pareja que este jueves abandonaba la feria con pocas esperanzas de encontrar un espacio en el que construir un futuro en común. "Estuvimos buscando piso hace tres años y lo seguimos buscando ahora y, la verdad, no hemos visto ninguna diferencia en los precios".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios