www.madridiario.es
Los aludidos: partidos, agentes sociales y vecinos ante el 15-M

Los aludidos: partidos, agentes sociales y vecinos ante el 15-M

Por Celia G. Naranjo
viernes 17 de junio de 2011, 00:00h
 Están en el punto de mira. Políticos, empresarios, sindicatos y líderes vecinales son el blanco de la indignación ciudadana que ha 'tomado las plazas' desde hace más de un mes. Algunos de los más destacados líderes madrileños reflexionan para Madridiario sobre el 15-M y sus implicaciones.
Hasta ahora, salvo raras excepciones, los representantes madrileños se han pronunciado sobre los 'indignados' a golpe de declaraciones rápidas sobre los acontecimientos que se han sucedido en el último mes. Pero pocos se han parado a reflexionar ante los medios sobre el movimiento en sí, sobre el mensaje que les lanza y sobre los motivos de la indignación que les ha llevado a concluir que "no les representan". Este digital ha pulsado la opinión de las principales organizaciones que ostentan, a día de hoy, la representación de los colectivos madrileños: los cuatro partidos políticos que cuentan con diputados en el Parlamento regional, la patronal CEIM, los dos grandes sindicatos (UGT y CCOO) y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM).

Los dos principales partidos, PP y PSOE, se han convertido en uno de los blancos favoritos de los 'indignados'. Gritos como "PSOE, PP, la misma mierda es" o "Que no, que no, que no nos representan" se dirigen directamente hacia ambos e incluso los equiparan. El 15-M les recrimina que alberguen a imputados en sus filas y en los gobiernos que presiden, les culpa de la situación económica y les acusa de actuar según los intereses de los empresarios y de la banca. Una portavoz del PP madrileño recordó que su partido ha mantenido siempre una postura "nítida" frente al 15-M y se remitió a las palabras de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, durante la sesión de su investidura en la Asamblea de Madrid: "La 'democracia real' no existe. Nosotros creemos en la democracia sin apellidos y, aunque entendemos que la sociedad está desencantada, no vamos a dialogar con quienes ejercen la violencia ahnte instituciones democráticas como el Parlament de Cataluña", insistió la portavoz.

Muy diferente es la postura del PSM. El partido que lidera Tomás Gómez había pedido en esa misma sesión, sin éxito, que se constituyera una comisión parlamentaria para dialogar con los 'indignados'. "Nos sorprende que todavía no se haya puesto en marcha una iniciativa así desde las instituciones", apunta la diputada regional Maru Menéndez. "Sabemos que los violentos han perjudicado la imagen del 15-M de una manera intolerable, y es injusto, porque sabemos que es un movimiento pacífico". ¿Se dan por aludidos cuando dicen que no les representan? "Yo sí les represento. Quiero representarles. Deben participar y tienen demandas legítimas. No se trata de oportunismo político, sino de ejercer nuestra obligación, que es escuchar a todos los ciudadanos. Y muchas demandas, como la lucha contra el paro o la mejora de la democracia, las llevamos en nuestro programa, que ya existía hace tiempo", argumenta. Aunque matiza que hay un punto que no pueden compartir de ninguna manera: "Decir que PP y PSOE es lo mismo parece una broma; está bien que critiquen lo que hacen los gobiernos, pero de ninguna manera podemos aceptar que nos equiparen con el PP". El entendimiento, añade, pasa por el respeto mutuo. "Tampoco hay que sacralizar todo lo que digan los 'indignados', pero para eso está el debate", concluye.

IU-CM, sin embargo, ha llegado más lejos y ha animado a sus militantes a participar de forma activa en el 15-M. "Nuestros afiliados se sienten muy cerca de los indignados", asegura Ismael González, coordinador de Movimientos Sociales de la formación madrileña. Aún más: la formación, afirma, está en pleno proceso de reorganización y apostará también por la democracia participativa de cara a la elaboración del programa con el que concurrirá a las elecciones generales de 2012, de forma que se puedan hacer aportaciones "desde fuera o desde dentro" de IU. Sin embargo, la negativa de algunos 'indignados' a colaborar con los partidos políticos no la comparten: González insiste en la necesidad de canalizar las demandas del movimiento "a través de los cauces democráticos, que es la única vía para darles salida".

UPyD, por su parte, tampoco se da por aludida. "Nosotros acabamos de llegar", matiza su líder regional, Luis de Velasco, "así que la indignación de este movimiento ha sido causada por los que ya estaban ahí, no por nosotros". "Muchas de las propuestas que hacen ya las llevamos nosotros en el programa", asegura, "y no han inventado nada". En su opinión, el 15-M "acabará agotándose". "O los partidos recogen esas ideas, o las crean, pero fuera de ellos no es posible participar en la democracia", asegura.

Los agentes sociales, divididos
Los empresarios han sido uno de los colectivos más críticos con el 15-M, aunque sus ataques se han dirigido, principalmente, contra la acampada de Sol y los "perjuicios económicos" que, aseguran, han acarreado a los comercios de la zona; pero apenas se les ha oído hablar sobre los motivos de la 'indignación'. Desde la patronal madrileña, Hilario Alfaro, presidente de COCEM, asegura que el 15-M "no ha descubierto la pólvora". Para el empresario, las ideas que les mueven no son nuevas y deben ser defendidas en el Parlamento, adonde "se entra con los votos, no por la fuerza". "Nosotros sí creemos en el diálogo  y nos hemos sentado con ellos varias veces; pero no pueden pedir democracia en un país donde ya existe", apunta. En cuanto a las quejas sobre la economía y los empresarios, "si ellos tienen la solución para que todo funcione, seré el primero que les vote, pero así no van a ninguna parte", zanja.

José Ricardo Martínez, secretario general de UGT-Madrid, coincide con Alfaro en que la única vía posible para los 'indignados' es encauzar sus propuestas por las vías establecidas. Cree, además, que "no se debe pensar que 25.000 personas en la calle representan automáticamente el sentir de la población", aunque sus demandas sean "muy respetables". "El pasado 1 de mayo, los sindicatos movilizaron a 25.000 personas, y se vio como algo normal; ¿cuál es la diferencia con las manifestaciones del último mes, que se han convocado por las redes sociales?", se pregunta. A su juicio, "las organizaciones democráticas nos equivocamos, pero también acertamos. Tenemos 130 años de historia y creemos en la participación organizada. Y esos principios no son negociables", concluye.

CCOO, sin embargo, ha optado, como IU, por animar a sus afiliados a involucrarse en el 15-M "a título individual". En cuanto a las reivindicaciones, las coincidencias con las de este sindicato son, según Paula Guisande, su responsable de Juventud en Madrid, "casi del cien por cien". En su opinión, ambas vías de acción, la 'establecida' y la que proponen los 'indignados', "son compatibles". "Tenemos que sumar fuerzas, no restar", afirma.

La postura del sindicato con más afiliados del país coincide, en esencia, con la de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). Ellos también animan a los vecinos que representan a unirse a la 'indignación' y apoyan abiertamente el movimiento, al que considera "una pincelada de esperanza en medio de la crisis". Sin embargo, según recuerda su presidente, Ignacio Murgui, esto siempre debe hacerse "a título individual". "No queremos ponernos al frente de nada; nosotros nos debemos a nuestras asociaciones, y ellos se deben a sí mismos. Pero, como ciudadanos, sí nos sentimos parte del movimiento", concluye.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios