www.madridiario.es
10.000 agentes velarán por la seguridad durante la visita del papa

10.000 agentes velarán por la seguridad durante la visita del papa

jueves 07 de julio de 2011, 00:00h
Madrid se enfrenta este verano a un reto especial: garantizar la seguridad durante la visita del papa, que atraerá a cerca de dos millones de personas a la capital entre los días 16 y 21 de agosto. Pero, a pesar de ser la más importante, la Jornada Mundial de la Juventud no será la única preocupación de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que este verano harán especial hincapié en reducir el número de robos y hurtos en la calle, coches y viviendas para hacer de la capital una ciudad segura para los madrileños y los turistas.
La visita del papa Benedicto XVI movilizará a un total de 10.000 agentes de los diferentes cuerpos de seguridad. De esos 10.000, un total de 6.150 pertenecen a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, mientras que el ayuntamiento de Madrid aportará hasta 4.000 agentes de la Policía Municipal. La demanda de agentes ha sido tal que muchos de ellos -la mayoría miembros de las Unidades de Intervención, conocidas como antidisturbios- llegarán de fuera de Madrid para evitar sorpresas durante los días que Benedicto XVI esté en Madrid.

Y no es para menos, ya que la visita del papa -que se enmarca dentro de la Jornada Mundial de la Juventud- está declarada como de alto riesgo. Durante esos días -según han anunciado este jueves la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, y el concejal de Seguridad y Movilidad del ayuntamiento, Pedro Calvo durante la presentación de la Operación Verano- la visita del papa podría atraer a cerca de dos millones de personas.

Esta afluencia de visitantes obligará, según ha advertido Pedro Calvo, a cortar al tráfico el eje Prado-Recoletos entre el 16 y el 20 de agosto. Otros momentos sensibles en materia de seguridad serán la llegada y la partida del pontífice al aeropuerto de Barajas, la concentración prevista en el aeródromo de Cuatro Vientos o el masivo acto de despedida con los fieles, que tendrá lugar en el recinto ferial Ifema, en el parque Juan Carlos I.

Pero la vigilancia de la Jornada Mundial de la Juventud no correrá únicamente a cargo de las fuerzas de seguridad. Además, los miembros del Samur y de Protección Civil han empezado ya a formar a los miles de voluntarios que estarán repartidos por las 220 sedes en las que se quedarán los peregrinos durante esa semana. El dispositivo se completará con los efectivos del cuerpo de Bomberos, que mantendrán su nivel de alerta habitual.

L
a visita del papa, sin embargo, no será la única preocupación a la que tendrán que hacer frente las fuerzas y cuerpos de seguridad durante los próximos meses. Otro de los retos clásicos de estas fechas es hacer de Madrid una ciudad más segura para los madrileños y para los miles de turistas que acuden a ella durante el verano. Por eso, el dispositivo especial de seguridad para este verano contará con cerca de 5.000 efectivos -1.390 agentes de la Policía Nacional y otros 3.479 de la Guardia Civil-, que vigilarán sobre todo los robos y hurtos en las calles, coches o viviendas. A esta cifra, además, hay que sumarle otros 600 agentes de la Policía Municipal.

Vigilancia especial en piscinas, fiestas y terrazas

Uno de los puntos calientes del verano, al margen de la visita papal, serán las grandes concentraciones de personas. Por eso, según han anunciado Carrión y Calvo, los objetivos principales de este dispositivo serán las fiestas de los barrios y de los pueblos, las estaciones de trenes, el aeropuerto, las zonas de ocio o las estaciones de Metro e intercambiadores. “El objetivo es que madrileños y visitantes disfruten del verano”, ha insistido la delegada del Gobierno.

Pedro Calvo, por su parte, ha anunciado que una de las principales preocupaciones del ayuntamiento para este verano es garantizar la seguridad en las nuevas instalaciones de Madrid Río y en las piscinas municipales para evitar robos, hurtos, actos de vandalismo o reyertas y agresiones. Entre las piscinas más conflictivas, y que contarán con especial vigilancia, se encuentran las de Aluche, Orcasitas, San Fermín, Palomeras, La Elipa, Moratalaz o Vicálvaro.

Por último, los agentes de la Policía Municipal también tendrán especial cuidado con la vigilancia de terrazas y veladores, cuya cifra ha aumentado de forma espectacular tras la entrada en vigor de la ley antitabaco. La multiplicación de las terrazas ha traído consigo, según ha anunciado Calvo, un incremento en el número de quejas por ruidos en las calles. En concreto, los requerimientos a la Policía Municipal por este motivo han pasado de los 10.381 de los seis primeros meses de 2010 a los 12.701 del mismo periodo de este año.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.