www.madridiario.es
La jornada de 16 horas divide a los taxistas

La jornada de 16 horas divide a los taxistas

Por David Canellada
jueves 24 de febrero de 2011, 00:00h
La negociación sobre la regulación horaria de los taxis mantiene dividido a un sector tradicionalmente conflictivo. El principio de acuerdo alcanzado con el ayuntamiento -que fija un máximo de 16 horas de trabajo diario- ha satisfecho a las dos asociaciones más representativas del sector, la Federación Profesional del Taxi y la Asociación Gremial del Taxi, que han calificado ese principio de acuerdo como "histórico".
Otra de las agrupaciones que forman parte de este sector, la Asociación General de Taxistas (Agetaxi) -favorable a la limitación de las 16 horas- ha sido la más combativa durante los últimos meses. Sus miembros -agrupados dentro de la 'Plataforma por las 16 Horas'-, mantuvieron hasta el final la amenaza de una concentración para el pasado martes. A última hora, sin embargo, decidieron desconvocarla a cambio de que el ayuntamiento se comprometiese "por escrito" a fijar la jornada en esas 16 horas.

La Asociación de Empresarios del Taxi, por su parte, está abiertamente en contra de esa regulación y advierte de que esa medida llevará a la calle "a 5.000 conductores". En las últimas semanas, los responsables de la patronal han criticado esta medida por considerar que la Asociación Gremial -responsable de la iniciativa- carece de legitimidad. "La propuesta se aprobó con el respaldo minoritario del 17,26 por ciento de sus socios -denunciaron desde la  patronal-. Y, además, representa sólo un 7,23 por ciento del sector del taxi". Desde la Asociación Gremial, sin embargo, recuerdan que esta agrupación representa en realidad al 70% de este colectivo.

El principio de acuerdo -que limita a 16 horas el tiempo que puede circular un vehículo con licencia- recoge una reivindicación de un amplio sector del taxi que ha visto en esta medida un arma eficaz para minimizar el impacto de la crisis. Según los responsables de la Gremial del Taxi, el sector ha perdido "entre un 30 y un 35 por ciento" de viajeros. "Con esta medida esperamos recortar gastos, disminuir los tiempos entre servicio y servicio, y mejorar la economía del sector sin que el usuario perciba que hay falta de servicio", explicaron las mismas fuentes.

En concreto, esta nueva regulación está pensada para aquellos taxistas que desempeñan su trabajo como autónomos y que, según explican desde la Federación del Taxi, "son mayoría" entre los cerca de 16.000 taxistas que hay en la Comunidad de Madrid. Sin  embargo, según los datos de la Asociación Gremial, el número total de conductores se dispara hasta los 23.000. "El sector tiene una sobreoferta -lamenta el presidente de la Federación Profesional, Mariano Sánchez-, y eso provoca problemas muy serios cuando hay una situación de crisis como la actual".

Esos problemas se han traducido, incluso, en un enfrentamiento abierto entre los distintos colectivos de taxistas. Los más graves se produjeron la pasada Nochebuena, durante la tradicional visita del alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, a la sede de la Federación Profesional del Taxi.

La limitación de la jornada a las 16 horas -que está previsto que sea estudiada este viernes en el pleno municipal- no es el único frente abierto. La ordenanza del taxi -el documento encargado de regular el sector- está estancada desde hace más de un año sin que se vislumbre una solución en el horizonte.

El pasado mes de agosto, los taxistas mostraron su rechazo al borrador de la Ordenanza Municipal elaborado por el ayuntamiento. Entonces, los representantes de las asociaciones de taxistas criticaron tres de los puntos incluidos en ese borrador: la antigüedad de los vehículos auto taxi, la prohibición de llevar publicidad en el exterior de los vehículos y la obligación de hacer una jornada mínima de 7 horas diarias.

Elegir taxi y una tarifa cerrada al aeropuerto

Pero no son las únicas notas disonantes en la relación entre taxistas y ayuntamiento. El borrador de la ordenanza elaborado por el consistorio incluye también una cláusula que permitiría a los clientes elegir vehículo en una parada de taxis (en la actualidad esa elección se hace por estricto turno de llegada). "Eso sería discriminar a los taxistas -denunció el responsable de la Federación-. Todos los taxis ofrecen los mismos servicios".

Otro de los puntos que ha generado el rechazo frontal de este colectivo ha sido la posibilidad de fijar un sistema cerrado de tarifas para los servicios desde el aeropuerto. El sistema -con el que el ayuntamiento pretende evitar la picaresca y los abusos- supondría dividir la ciudad en zonas, con un precio fijo para cada una de ellas.

"No entendemos en qué se basa el ayuntamiento para incluir esta medida -lamentó Mariano Sánchez-. La picaresca en el sector del taxi no existe. Los taxis tienen un taximetro y la tarificación es la misma para todos. Lo único que se consigue con ese sistema es que el usuario pague por un servicio que no se le presta", lamentó.

El portavoz de la Federación del Taxi, no obstante, concluye con un mensaje conciliador. "Hay muchos más puntos en los que no estamos de acuerdo, pero estamos dispuestos a sentarnos cuando el ayuntamiento quiera para explicarle nuestras posiciones".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios