www.madridiario.es

Los trámites políticos acaban, pero no hay dinero para acometerla

La operación Chamartín entra en un callejón sin salida por falta de presupuesto

La operación Chamartín entra en un callejón sin salida por falta de presupuesto

jueves 27 de enero de 2011, 00:00h
Hasta 16.000 viviendas, 4.000 de ellas de protección oficial, un distrito de negocios, una nueva estación de Chamartín e infraestructuras de transporte para acabar con el aislamiento de Montecarmelo, Las Tablas y Sanchinarro. Este proyecto, conocido como la 'Operación Chamartín', cumplió este jueves su último trámite administrativo. Ahora bien, hoy es sólo una quimera que no tiene visos de cumplirse ni a largo plazo por falta absoluta de fondos.
El gran proyecto acordado en 2008 entre el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid, Renfe, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Renfe, el Ministerio de Fomento y la Secretaría de Estado de Vivienda (ex ministerio de Vivienda) ha logrado el visto bueno medioambiental del Ejecutivo autonómico. Más importante aún, el Gobierno de Esperanza Aguirre ratificaba el plan parcial aprobado inicialmente por el Ayuntamiento de Madrid para que la administración dirigida por Alberto Ruiz-Gallardón pueda sacarlo adelante definitivamente.

Según el portavoz del Ejecutivo, Ignacio González, un paso histórico y definitivo ya que, hasta ahora, no había existido un acuerdo tal entre administraciones sobre el contenido, el diseño, la financiación y la ubicación de infraestructuras en este espacio de 312 hectáreas. "Una extensión equivalente a tres parques del Retiro juntos", según la nota oficial. En lo que respecta a los madrileños, a los reversionistas (propietarios privados que reclaman judicialmente sus derechos sobre un suelo que se les expropió con otra finalidad) y a los vecinos del norte de Madrid, nada de nada. Y la razón sólo es una: no hay dinero; y no lo va a haber durante mucho tiempo salvo que se encuentre una solución milagrosa.

Sin solución
El vicepresidente Ignacio González admitía que la voluntad política ya ha hecho todo lo que estaba en su mano. El visto bueno de la Comunidad pasa la pelota a manos de la Comisión de Urbanismo (en la que también está la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, FRAVM) que se celebrará la próxima semana y en la que se dará luz verde al plan parcial. Después de eso, sólo queda esperar a que haya fondos y no telarañas en el fondo de la caja de caudales. "El desarrollo se hará cuando lo permitan las circunstancias económicas. Cuando haya recursos y el mercado pueda digerir la demanda [de tal cantidad de vivienda y suelo comercial y de oficinas], podrá ir más deprisa o más despacio", admitía sin ambages González.

Porque el dinero, aquí, lo ponen las administraciones implicadas e inversores privados. Hoy, ni unos ni otros lo tienen, lo que, en una operación que una vez comenzada tardará entre 15 y 20 años en concluir, equivale a que ni a corto ni a medio plazo sea realidad. El largo plazo, dependerá muy mucho de lo que ocurra entre tanto.

Hoy, la 'Operación Chamartín' está más cerca, pero más lejos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios