www.madridiario.es

Lucas Domínguez, director Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria

'Hay que controlar las enfermedades zoonósicas donde se producen'

"Hay que controlar las enfermedades zoonósicas donde se producen"

domingo 30 de enero de 2011, 00:00h
Lucas Domínguez es el director de VISAVET (Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria de la Universidad Complutense) que el pasado mes de julio logró la acreditación de la ENAC como laboratorio de ensayo. En esta entrevista conoceremos más a fondo su trabajo; pero es a través de su página web (www.vigilanciasanitaria.es) o en el blog de madri+d donde nos podemos mantener puntualmente informados.
Tras sólo cinco minutos de conversación con Lucas Domínguez, se nota que su implicación con el Centro va más allá de lo puramente profesional. Cuando habla de su equipo se aprecia un tono de auténtica admiración.

"Nuestro Centro es muy singular en cuanto a su gestión -apunta- dependemos de los recursos que generamos para nuestra financiación, estando nuestro personal mayoritariamente contratado con cargo a los proyectos en los que trabajamos; es decir, que si desaparece un programa, desaparecen puestos de trabajo. Y tenemos gente valiosísima y muy especializada. Gracias a todos ellos hemos conseguido ser el Centro de Referencia de tuberculosis bovina para la UE y también hemos logrado la acreditación por la ENAC según la norma de calidad 17.025".

¿Cuáles son las consecuencias de esto?
Para cada enfermedad importante hay un solo Centro de Referencia en la UE. Así que todos los países que pertenecen a la Unión nos consultan en lo que se refiere a los programas de control de tuberculosis, de la evaluación de los reactivos y de las pruebas de diagnóstico. Esto significa, entre otras cosas, que cuando hay alguna duda sobre cómo se debe aplicar un programa, la Dirección General SANCO de la Comisión Europea, que es la que se ocupa de estos problemas, nos pide que emitamos un informe científico para asesorarles en la toma de decisiones. Pero, por otro lado, que un centro universitario sea acreditado por la ENAC es también dificilísimo. Aquí todo está controlado, revisado, las medidas de seguridad son extraordinarias. Somos el único centro universitario de la Comunidad de Madrid con laboratorios  y animalarios de seguridad biológica 3. Esto nos hace tener credibilidad en todo el mundo, porque estamos técnicamente capacitados para poder realizar cualquier estudio que implique el manejo de este tipo de patógenos. Ellos  y, por supuesto toda la comunidad científica, porque VISAVET pone sus instalaciones a disposición cualquier investigador que necesite usarlas, lógicamente haciéndose responsable de la financiación de los costes. Esta oferta no solo se limita a la utilización de sus instalaciones, sino también el asesoramiento en el trabajo de investigación y la ayuda en la resolución de las labores administrativas necesarias para su desarrollo.

Pero, ¿cuál es el trabajo del día a día en este centro?
Somos un centro de investigación, pero también de prestación de servicios para la comunidad científica, para la administración y para la empresa privada; participamos en tareas de docencia especializada con la impartición de cursos de formación, de asesoría… Y, por supuesto, trabajamos en tareas de vigilancia sanitaria fundamentalmente en tres tipos de enfermedades infecciosas: enfermedades animales endémicas; enfermedades transmisibles a través de los alimentos y resistencia de las bacterias a los antibióticos. El trabajo de vigilancia se refiere al estudio de todos los riesgos y peligros que puedan existir en lo referente a la transmisión de enfermedades desde animales, tanto domésticos como salvajes hacia otros animales y el hombre. Cada vez más, el entorno de los animales salvajes impacta sobre el hombre y  advertimos el riesgo que suponen para la diseminación de nuevas enfermedades. Estamos observando, por ejemplo, que las grandes epidemias se pueden extender a través del movimiento de animales en migraciones, importaciones, traslados ocasionales, etc…

Al oír estas palabras, me vienen a la cabeza las continuas noticias sobre nuevas epidemias o el resurgimiento de enfermedades que en los países desarrollados teníamos erradicadas. El profesor Domínguez explica:
En las enfermedades zoonósicas, las que se transmiten libremente entre los animales y el hombre, el contagio puede producirse de forma directa por contacto con los animales, a través de los alimentos, o mediante vectores, habitualmente artrópodos hematófagos que toman sangre de un animal y luego llegan hasta el hombre. Nosotros ponemos especialmente el foco en las enfermedades desatendidas o Neglected, que tienen poca casuística en los países desarrollados pero que están suponiendo una enorme traba para el desarrollo de muchos países asiáticos y africanos y que pueden suponer un grave problema para la seguridad sanitaria de la Unión Europea.

A los países desarrollados nos interesa controlar esas enfermedades, no en la frontera, sino en los países donde se producen. En este sentido, España fundamentalmente a través del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, está llevando a cabo una política muy inteligente de colaboración con países del norte de África: no sólo les está ayudando transfiriéndoles tecnología, medicamentos, vacunas… sino que gracias a esta actuación está limitando los riesgo de que éstas enfermedades lleguen a nuestro país.

Entonces, ¿cuáles son hoy por hoy los grandes peligros a los que nos enfrentamos?
Tenemos una primera guerra que es la erradicación de enfermedades endémicas en nuestro ganado y que suponen un riesgo importante para la salud humana, fundamentalmente brucelosis y tuberculosis (la enfermedad que más personas mata en el mundo). España tiene un programa cofinanciado por la Unión Europea gracias al cual todos los años se investigan nuestros principales animales domésticos reservorios de estas enfermedades, que son bovinos, ovinos y caprinos. Todos los animales que se consideran infectados se sacrifican obligatoriamente, no se pueden tratar.

La peste porcina africana va a ser otro de los retos de este siglo. Es una enfermedad que se había erradicado en Europa pero que ha regresado a los países del este de Europa; VISAVET está asesorando a los gobiernos de los países afectados para ayudarles a controlar la enfermedad. En relación al grupo de las enfermedades transmisibles a través de alimentos; Salmonella, Campylobacter…. VISAVET  coordina un programa de vigilancia y control de esos patógenos en alimentos dando soporte y apoyo al Ministerio  de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y a las Consejerías de Sanidad, Medio Ambiente y educación de la Comunidad de Madrid. Se trata de un programa que ya tiene casi 10 años, gracias al cual podemos valorar el impacto de las medidas que se han ido adoptando en los animales y su repercusión en la salud de los consumidores.

Pero además, hay que ejercer labores de prevención con vacunas, tratamientos con medicamentos… Todo esto supone un control absoluto de todos los tratamientos a los que los animales son sometidos. Las vacunas -comenta- no tienen ningún tipo de efecto secundario sobre el consumidor porque no deja ningún rastro, ningún residuo; lo único que hacen es potenciar el sistema inmunitario del animal. En cuanto al control de los medicamentos se puede afirmar que está siendo exquisito, comparable con el que se hace para los humanos. Y me refiero, no sólo en cuanto a los requisitos que se piden para el registro de un nuevo fármaco, sino también en el seguimiento que se hace de él una vez se ha tratado al animal. Así, para poder utilizar los alimentos producidos por los animales (huevos, leche, carne…) tratados con un medicamento, se tiene que tener la garantía de que ha desaparecido cualquier residuo de éste y dejar pasar un tiempo de seguridad al que nosotros llamamos de periodo de supresión.

Pero hay un tercer punto que debemos tener en consideración y que es la resistencia de los patógenos a los antibióticos. Los problemas que produce una enfermedad zoonósica cuando llega al hombre aumentan si el agente es resistente a los antibióticos, dado que ello limita enormemente las posibilidades de tratar a la persona. Nosotros, en el año 1996, empezamos a trabajar en ese tema; somos los coordinadores de la Red de Española de Vigilancia Veterinaria de Resistencia a Antibióticos, una de las redes de vigilancia de la especialidad más acreditadas de Europa.

Sin duda, las palabras del profesor Domínguez transmiten tranquilidad y seguridad, aun así no me resisto a preguntarle por lo que nos pueda deparar el futuro.
Yo no detecto peligros inasumibles -contesta-. El gran reto que tenemos los países desarrollados en estos momentos es controlar las enfermedades en los sitios donde se están produciendo, evitaríamos que nos llegaran a nosotros y, por supuesto, ayudaríamos a esos países a controlar enfermedades que, no sólo están matando a millones de personas sino que les hacen vivir en la más absoluta pobreza, comprometiendo su desarrollo. Por eso, hemos ampliado el concepto de zoonosis, ya no se trata sólo de las enfermedades que los animales tramiten a la personas, sino también las enfermedades que sufre el ganado y que limita la calidad de vida e incluso la supervivencia de las personas porque da lo mismo morir por una enfermedad que morir de hambre porque esa u otra enfermedad ha matado la vaca que te daba de comer.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios